29 años de la voladura del avión cubano

Hace casi tres décadas, Latinoamérica y el mundo fueron sacudidos por un acto terrorista sin igual, tanto por su crueldad como por la inocencia de sus víctimas. El 6 de octubre de 1976, un DC-8 de Cubana de Aviación, partió de Caracas, hacia Trinidad-Tobago y luego a Barbados. En el avión se encontraban 73 personas, entre ellos los 24 integrantes del equipo juvenil de esgrima de Cuba, quienes celebraban haber ganado todas las medallas de oro del Campeonato Centroamericano y del Caribe. También estaban en el avión 11 jóvenes guyaneses que viajaban a Cuba para estudiar Medicina, cinco coreanos de la delegación oficial de la República Popular Democrática de Corea y varios tripulantes que se encontraban hospedados en la capital de Barbados, debido a la rotación del personal de la aerolínea Cubana de Aviación. Todos murieron.

Los autores materiales de la masacre fueron los venezolanos Hernán Ricardo Lozano, quien manifestó ser miembro de la CIA, y Freddy Lugo, y los terroristas cubanos Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila. A estos autores materiales se les suman otra serie de colaboradores, todos ellos en la categoría de “presuntos”. Uno de ellos falleció hace poco, en el mes de julio, víctima de un ataque cardíaco, el sr. Orlando García Vásquez, cubano nacionalizado venezolano de 79 años. Este señor, miembro de los cuerpos de inteligencia venezolanos de la época, dirigió las primeras investigaciones del atentado, sin embargo, luego se descubrió que estuvo vinculado al acto terrorista según documentos federales recientemente revelados en los Estados Unidos. ¡Qué curioso: zamuro cuidando carne! La DISIP de entonces estaba penetrada por los más ultrosos grupos anticastristas, quienes robaban los dineros de la bonanza petrolera venezolana de entonces para financiar la lucha contra Cuba, teniendo a la CIA como el ente rector de esa acción.

Aunque la organización anticastrista Comandos de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) se atribuyó la responsabilidad de los hechos, queda claro que ellos fueron sólo los autores materiales, ya que el Gobierno de los EEUU, presidido en aquel entonces por Gerald Ford, es, sin lugar a dudas, el autor intelectual de la masacre.

Los autores materiales de la voladura del avión, 29 años después, no han pagado por sus crímenes, aunque no exista en el mundo una pena justa para tan horrendo acto terrorista. Por el contrario, Orlando Bosch fue indultado por el también terrorista Gobierno de Bush, y Luis Posada Carriles está siendo juzgado en los EEUU por un delito de inmigración, debido a que un Juez de Texas, William Abbott, decidiera que este señor no podía ser deportado a Venezuela, tal como lo ha solicitado nuestro Gobierno, debido a que podría ser sometido a torturas en nuestro país. Es decir, seguimos a la espera de justicia.

Por supuesto, el castigo para el autor intelectual de aquella masacre, es todavía más difícil. Recientemente, en el mes de mayo, el presidente Fidel Castro acusó directamente al Gobierno de Estados Unidos de complicidad con el terrorismo, al proteger y ocultar información sobre la voladura del avión cubano. Esta afirmación la hizo luego de determinarse que el FBI y la CIA, según documentos ya desclasificados, tenían conocimiento de los autores materiales del atentado una vez ocurrido el mismo. Pero, aunque esta es otra prueba más de las muchas que confirman la autoría intelectual de los EEUU en tan horrible crimen, los terroristas siguen libres y actuando a sus anchas.

Los que volaron el avión cubano no tuvieron vergüenza en confesar, como lo hicieron ante la periodista venezolana Alicia Herrera que, “…pusimos la bomba ¿y qué?”. Esos cínicos terroristas y sus socios son los que continuaron desangrando a la América Latina con sus crímenes contra los movimientos progresistas y revolucionarios. Esos asesinos son los mismos terroristas que vimos durante el Golpe de Estado de abril de 2002, quienes al parecer se concentraron en Caracas, para agredir e invadir cobardemente al embajada de Cuba. Allí estaban los terroristas ligados a la voladura del avión junto con los neoterroristas. En un solo tumulto, rabiosos y con ansias asesinas, se confundían Henrique Capriles Radonski, Salvador Romaní, Robert Alonso, Ricardo Koesling, Henry López Sisco y muchos más. Por cierto que el fiscal que acusó a Capriles Radonski murió de manos de terroristas “presuntamente” ligados a estos grupos anticastristas. Se trata del valeroso fiscal Danilo Anderson. Por su parte, el sr. López Sisco, quien por alguna razón se pasea libremente por el territorio nacional es el mismo que, casualmente, participó seis años después de la voladura del avión, un 4 de octubre, en la masacre de Cantaura.

En este 6 de octubre de 2005, 29 años después de la masacre, denunciamos al mundo que el Gobierno de los Estados Unidos aún protegen a quienes participaron en la voladura del avión, porque es una manera de protegerse a si mismos.


ofgomez@espacioautogestionario.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3842 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas