Venezuela en la ONU: coherencia y dignidad

(Tomado de la sección Mundo Adentro del Semanario Temas Venezuela del 23 de septiembre de 2005)


La semana pasada escribíamos sobre la 60 Asamblea de la ONU. Lo hicimos antes de saber que el Presidente Chávez acudiría a la cita, pues para el momento razones de seguridad parecían impedir su viaje. Sin embargo, en nuestras reflexiones no nos alejamos del análisis y las denuncias contundentes que el Presidente realizó en las Naciones Unidas. En la edición pasada afirmamos: "Desde principios de año se nombró una comisión de 33 países para consensuar un documento de potenciales reformas. En los días previos a la Cumbre , las negociaciones se profundizaron y, aunque no se alcanzaron mayores reformas, la metodología utilizada y los acuerdos alcanzados muestran que la ONU continúa actuando de manera cupular, excluyendo a la mayoría de los Estados miembros de las decisiones importantes". Esta denuncia la hizo el Presidente a viva voz, calificando el documento como ilegal. Sus palabras tuvieron tal trascendencia que el propio Secretario General de la ONU, Kofi Anan, lo invitó a conversar para reconocer manera poco democrática como se aprobó el documento. Más adelante escribimos: "La ONU parece proponer la adopción de la tesis de la seguridad preventiva que ha ejecutado EEUU, al plantear que los Estados que violen los derechos humanos o que protejan el terrorismo serán objeto de acciones multilaterales. Es decir, se estarían asumiendo las directrices del la Política Exterior de EEUU , ¿Si no puedes con ellos, mejor te unes a ellos? Cómo puede la ONU determinar qué grupos son terroristas, o no, o que Estados promueven el terrorismo. No existe una definición consensuada del término terrorismo. ¿Acaso asumirán las definiciones y las listas del Pentágono?". Esa fue precisamente una de las denuncias del Presidente dirigidas al fondo del documento aprobado. Por ello la intervención de Hugo Chávez fue tan determinante, le hizo saber al mundo que la ONU está a punto de convertirse en una instancia de aplicación de la política exterior de Bush, situación ante la cual es preferible apagar las luces y cerrar las puertas de ese organismo sexagenario.

Continuamos en el Mundo Adentro de la semana pasada agregando: "Todo indica que los Objetivos del Milenio para combatir la pobreza en el mundo han pasado, una vez más, a un segundo plano. Se impone la tesis del norte que arguye que los grandes enemigos de la humanidad son el terrorismo y el narcotráfico. Sin embargo, los verdaderos enemigos son la pobreza, la exclusión, los daños al medio ambiente y el modelo productivo imperante generador de miserias". Efectivamente, el tema de la pobreza y su combate fue prácticamente obviado, aunque en teoría la reunión se convocaba para analizar el avance hacia el cumplimiento de las metas del milenio. La necesidad de repensar el modelo productivo también fue puesta sobre el tapete en el discurso del Presidente. Es indiscutible que la humanidad y hasta el planeta corren el riesgo de desaparecer si no nos planteamos una transformación estructural, profunda y humanista del orden económico internacional vigente. Como última idea que rescatamos de nuestra columna anterior, recordamos lo siguiente: "Si la ONU no le da respuesta a los verdaderos problemas sociales del Planeta, perderá su vigencia una vez más. Si la ONU no se democratiza a su máxima expresión, su existencia será inocua o impertinente. Los cambios que reclaman los pueblos del mundo son estructurales, profundos y trascendentes en lo social, económico y ambiental. Si los gobiernos no los interpretan, cualquier reforma parcial de la ONU será inútil y los pueblos harán llegar esos cambios de una manera u otra". En estas últimas palabras coincidimos plenamente con la necesidad de la "refundación" de la ONU que propuso el Presidente. En efecto, cualquier reforma parcial será insuficiente, el modelo de las Naciones Unidas se ha agotado y definitivamente "ó inventamos ó erramos", pero hay que inventar, hay que transformar, hay que crear, hay que buscar la justicia en el mundo con urgencia, hay que declarar al planeta en emergencia. La ONU aún puede ser útil y de someterse una reforma integral, podría canalizar las necesidades de los pueblos. Sin embargo, si no se transforma, los ciudadanos del mundo seguiremos procurando la paz por la cualquier vía.

No queremos decir con esta comparación que nos hayamos adelantado a las palabras del Presidente en la ONU, sencillamente expusimos nuestro análisis tomando como base nuestra coincidencia con la política exterior del Gobierno Bolivariano con la cual estamos íntimamente identificados, así como una serie de necesidades populares mundiales respecto al tema. Lo interesante es que la política exterior venezolana es clara y diáfana y surge de las necesidades de nuestros pueblos y de la necesidad de transformar el sistema internacional en pésima gestación. Por ello la coincidencia de los análisis. No obstante, una cosa es escribirlo para un semanario nacional, y otra tener el coraje de decirlo con firmeza en las entrañas del imperio, de tocar todas las yagas sangrantes y de decirle la verdad a todo el planeta, duélale a quien le duela. Tanto en la sede del MRE, como el Brasilia, como en la Habana, como en Madrid, como los Estados Unidos, los reclamos y las propuestas venezolanas son las mismas. No hay dobles discursos. Por ello el liderazgo del Presidente Chávez ya no es hoy nacional exclusivamente, ni regional, es definitivamente las voz de los pueblos de las países en vías de desarrollo, de un desarrollo humanista, sustentable digno.



OJO CON LA DESCERTIFICACIÓN
La semana pasada el gobierno de EEUU efectivamente anunció que Venezuela era descertificada por ellos en la lucha contra el narcotráfico. Por supuesto que EEUU no tiene autoridad ni moral alguna para evaluar el desempeño de otro país, ni en materia de lucha anti drogas, ni en ninguna otra. Mucho menos cuando ese es el país que más flagrantemente viola las normas del derecho internacional público en todas las materias posibles. En el caso de las drogas, EEUU es el principal centro de demanda de estupefacientes del mundo. Si los millones de consumidores de drogas en EEUU no existieran, no habría oferta de drogas en este continente ni en el mundo. Si algún país debe ser sancionado por su ineficiencia en las políticas preventivas, así como en la falta de control de la entrada de drogas a su territorio es los Estados Unidos. Sin duda que la decisión de descertificar a Venezuela es inocua para nosotros, que no dependemos en lo absoluto de asistencia estadounidense alguna para combatir el tráfico de drogas. Sin embargo, debemos tener algo presente: Venezuela si fue descertificada, pero, bajo una excepción que contempla el mecanismo legal estadounidense, no se nos aplicarán las sanciones correspondientes por razones de "interés nacional de los Estados Unidos". Muchos analistas han dicho que se trata pues de una decisión incompleta que toma Washington para no complicar aún más el asunto con el suministro petrolero venezolano. Para nosotros no es así. Si EEUU nos aplica las sanciones se verían en la obligación de no suministrarle ayuda de ningún tipo a ninguna organización venezolana. Es decir, no podrían seguir financiando a la oposición, a Súmate y el resto de sus subalternos dizque venezolanos. Esa es la razón por la cual no se nos aplican las sanciones. Pero que quede claro SÍ fuimos descertificados, sí fue una decisión política contra Venezuela, sí es una señal más de la hostilidad de la Casa Blanca contra nuestro pueblo. No nos engañemos, si no nos sancionaron es para seguir minando al gobierno por medio del financiamiento ilegal e insurreccional a la oposición.



EVO ARRIBA, PERO….
Por primera vez las encuestas de Bolivia muestran una realidad inocultable, Evo Morales encabeza las encuestas electorales para la contienda del próximo 4 de diciembre. Sin embargo, para presidir Bolivia, la Constitución establece que el ganador debe obtener la mayoría absoluta, es decir, la mitad más uno de los votos. Hasta ahora Morales, según las encuestas, cuenta con un 28%. Ahora bien, el expresidente neoliberal Jorge Quiroga cuenta con 22% y mientras que el empresario, también neoliberal, de centro derecha Samuel Doria Medina tiene un 19% de apoyo. La fuente de los datos es la encuestadora Apoyo, Opinión y Mercado de Bolivia. Si Evo no alcanza el 50% mas uno de los votos no habrá segunda vuelta. Según las leyes bolivianas en ese caso sería dentro del Congreso dónde se definiría la alianza gobernante. Quiroga había dicho que en ese caso respetaría la primera mayoría y apoyaría al más votado para que hiciera gobierno. Sin embargo, saben que un gobierno popular como el de Evo Morales implica, potencialmente, una revolución democrática, una transformación estructural, la verdadera democratización del país. Por ello Quiroga y Doria Medina están dispuestos a unir sus fuerzas en el Congreso para evitar que Evo gobierne, aunque sea el candidato más votado. Por ello, hoy más que nunca es preciso invocar la unidad popular, que todos los sectores indígenas y obreros cierren filas en torno a Evo Morales y el MAS y la victoria sea tal que, como en Venezuela en 1998, por más triquiñuelas de las élites, el triunfo sea incontrovertible. Unidad es la consigna. Hacia el triunfo de las mayorías excluidas, hacia la victoria popular en diciembre 2005 y a prepararse para la refundación de Bolivia con la Asamblea Nacional Constituyente de 2006.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3490 veces.



Jorge Arreaza M.

Ex-vicepresidente de la República. Ex-viceministro de Ciencia y Tecnología, y ex-presidente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho).

 jorgearreaza@gmail.com      @jaarreaza

Visite el perfil de Jorge Arreaza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas