Llama bolivariana abrasa praderas europeas

La crisis estructural que sacude las bases de un sistema agotado, que ya no resiste más, alimenta la llama bolivariana que está incendiando las praderas europeas, donde en las últimas manifestaciones hemos visto a indignados españoles ataviados con franelas rojas, con el impreso de la mirada del Comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías y el brazalete del 4F, lo cual representa un mensaje bien significativo, para la oligarquía y la monarquía corrupta española, que se ha postrado a los pies de la troika, que está llevando a la clase media a vivir en situación de calle y al suicidio de muchos, que ante la desesperanza de haber perdido todo, prefieren dejar este mundo.

El movimiento de los indignados silenciado por la mediática ibérica cada día aparece con más vigor y consignas más audaces que llaman a la rebelión popular en contra del sistema que ha llevado a la ruina al país entero, con excepción de los banqueros timadores, que amparados por el paquete neoliberal puesto en vigencia por el gobierno de derecha, liderado por Rajoy, se apropian hasta de los ahorros del pueblo peninsular, que ya no aguanta más el hambre impuesta por la bota de la señor Angela Merkel, Jefa del gobierno alemán, idéologa y ejecutora del paquetazo del Fondo Monetario Internacional, que está sumiendo en la ruina al continente europeo y al resto del mundo

La situación que confronta España, es la misma de Grecia, Portugal, Italia, Francia, parte de Asia y en Estados Unidos, que avanza, sin prisa pero sin pausa, cuyas consecuencias son que cada día más familias de la llamada clase media, se ven obligadas a vivir dentro de un auto, en los espacios que en otros tiempos eran utilizados exclusivamente para los paseos con pernocta de fin de semana a bordo de sus lujosas casa rodantes. Para estas familias el llamado “Sueño americano” se ha convertido en la peor pesadilla de su vida y la peor parte la llevan las minorías: latinos, negros, asiáticos y todos los que hasta hace poco se desempeñaban en actividades que los bancos nativos rechazaban por considerarlas denigrantes, pero que hoy día se las disputan a las minorías “inferiores”, para poder sobrevivir a la crisis que acabó con todas sus esperanzas.

Afortunadamente la Venezuela Bolivariana, ha escapado a esta brutal opresión, gracias al legado de Hugo Rafael Chávez Frías, el presidente y Comandante eterno y, a la lealtad del pueblo digno que sigue apoyando sus ideales, que el pasado 14 de abril, dijo enfáticamente no, al aventurero, payaso del imperio, que bajo engaños pretendía obtener el apoyo popular, para aplicar en nuestro país el mismo paquete que hoy está sumiendo en el hambre y la miseria al mundo.

La crisis del capitalismo está llevando a sus peones a tomar caminos peligrosos y desesperados, que amenazan con la paz mundial, si los pueblos no toman conciencia y se unen a quienes están confrontando a ese flagelo que amenaza la vida del planeta y a la especie humana.

El gobierno norteamericano columna vertebral del capitalismo imperial está tramando agresiones contra diversos países del mundo, buscando salir de la crisis a través de guerras, que pudieran dar origen a una conflagración mundial, en la cual perderíamos todos, por cuanto el envenenamiento de la atmósfera producto del uso de armamento químico, acabaría con las posibilidades de vida en el planeta.

El acariciar la idea de salir del atolladero en que se encuentra el capitalismo, a través de la guerra, como en otras oportunidades, pudiera ser la última aventura del Club Bildelberg y su brazo armado, el complejo militar, industrial y comunicacional, que pretende erigirse en gendarme del mundo.

Por eso se impone la reflexión, la unidad revolucionaria del mundo y el amor por la paz, para aislar a los violentos fascista que desde diferentes partes del planeta intentan revivir el sueño de Adolf Hitler, que ya sabemos las consecuencias que trajo para la humanidad, casi 60 millones de víctimas.

Es necesario trabajar por la unidad y la consciencia de clase en todo el planeta, porque solo la revolución socialista puede salvar a la humanidad, pero no puede ser parcelada, sino expandida por todo el globo terraqueo para que se convierta en una pared de contención contra el avance del nazismo, que se manifiesta con énfasis en las políticas guerreristas de los gobierno de Estados Unidos, de Israel, de la Unión Europea y de algunas manifestaciones en América Latina, que aunque aisladas son preocupantes, como en el caso de Venezuela, con la falange representada por la llamada MUD, donde el fascismo amarillo, hace su voluntad.

Frente a esta amenaza el Estado Venezolano, no puede continuar ignorando las tropelías de criminales que ya llevan once víctimas de las filas revolucionarias, pérdidas incalculables por daños a bienes nacionales y la zozobra, que generan con sus desafíos al orden establecido, tal como ocurrió en Puerto La Cruz, la pasada semana, cuando dos destacadas figuras de la TV y su familia estuvieron amenazadas de muerte por el solo hecho de ser simpatizantes del gobierno bolivariano. Las instancias correspondientes no pueden seguir haciéndose de la vista gorda. Basta de impunidad y de provocar al pacífico pueblo chavista, que permanece atento observando como la oligarquía endurece cada día el golpe blando, que no ha abandonado desde 2002.

Este fenómeno atizado desde Estados Unidos, con la intención de acabar con la clarinada de libertad en Suramérica y el Caribe, no ha logrado su propósito porque ha encontrado un muro de contención, en el fenómeno que cada día se fortalece y avanza en el mundo, como lo es la llama bolivariana que actualmente incendia las praderas europeas.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1461 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: