Tibisay Lucena frente a sus acusadores: ¿Inocente o Culpable?

No tengo razones personales para defender a la Presidente del CNE (ella preside un ente...no una enta), quiero decir, más allá  de las que puede argumentar cualquier venezolano que observe y estudie el proceso electoral.

Pero su desempeño profesional al frente del organismo rector de los procesos electorales ha sido eficiente y loable, muy contrariamente a la ola de ofensas y descalificaciones que de parte de los sectores más recalcitrantes de la derecha se vienen manifestando en contra de ella.

En base a algunas apreciaciones fundamentadas en informaciones veraces podemos sacar las siguientes conclusiones y conjeturas:

¿Es realmente factible vulnerar el sistema electoral venezolano?; de ser así ¿de qué manera? si la tecnología conocida hasta ahora es la única que permite emitir un veredicto capaz de negar categóricamente esta presunción.

Casi todas las denuncias de fraude hechas por la oposición giran en torno al voto asistido (¿cual es el universo de votantes con estas características?).Los votos asistidos  es algo permitido, y necesario en muchos casos, y que está normado ... ellos dicen que hay demasiados, y que esos son votos obligados ... son argumentos absurdos: hay casos de centros de votación cercanos a un ancianato, en una comunidad rural remota, en una comunidad indígena, o corresponde a un grupo de invidentes, etc ... Además, no es algo que se dilucida en el cuaderno de votación ... ni se puede demostrar, ni se demuestra nada con ello ... no tiene nada que ver; que a pesar de las capta-huellas, hubo personas que presuntamente votaron varias veces por el candidato ganador; que hubo votantes que estaban fallecidos y se les usurpó la identidad, o lo de los homónimos (mismo nombre, misma fecha de nacimiento y cédulas distintas) ... o sea, doble cedulación ... es algo ya identificado en las auditorías y muchas veces tiene una explicación, aparte del azar (hermanos morochos, error en la fecha de nacimiento). Ellos quieren pescar algún caso en los cuadernos para gritar que hubo una irregularidad; que cerraron centros electorales cuyos electores podían beneficiar al candidato de la oposición a punta de pistola (hasta la fecha no han dicho cual, con testigos y elementos testimoniales, solo hay denuncias).

Ahora el cuaderno de votación ha pasado a un segundo -o tercer- plano; el papel principal lo juega el capta-huellas o SAI (Sistema de Autenticación Integrado), que es el garante -o por lo menos en esa vía se está avanzando- DE QUE UN ELECTOR SEA UNA HUELLA Y UN VOTO y que si el elector no es de esa mesa no puede votar... pero ellos quieren volver al cuaderno, al CUADERNO MATA VOTO ... que en este caso no tiene nada que ver, nada que aportar en una auditoría, salvo para verificar esos casos de fallecidos u homónimos  ... pero eso se dirime en otro tipo de auditoría, la del Sistema capta-huellas posterior a las elecciones, que ellos han pedido hacer y que el cne ya les ha dicho que la van a hacer: se les ha dado todo y quieren más, porque nunca será suficiente.

La Presidente del CNE no tiene un dispositivo que le permita intervenir la data que viaja a través del sistema de transmisión controlado por el software que maneja la plataforma del proceso electoral, esto, solo es posible imaginarlo virtualmente y propagarlo mediáticamente (como están acostumbrados los operadores sicológicos pro-imperiales); ni sus propios técnicos ante el CNE admiten esta posibilidad.

Tibisay Lucena fue lo suficientemente cuidadosa la noche de las elecciones, no ignoró a ninguna de las dos partes en especial y expresó:  Llamé a los respectivos candidatos y les informé de los resultados. (reto publicamente a Radonsky a que pruebe lo contrario).

De haberse dado un revés que pudiera desviar la tendencia (irreversible para el momento de emitido el informe) no se hubiera atrevido a pronunciarlo, esto hubiera ocasionado un caos de nefastas consecuencias ante la presunción de que los votos faltantes para terminar de cuadrar el conteo, podrían dar la victoria al candidato opositor.

No se les ha negado que obtuvieron un aumento significativo en la lista de votantes a favor de Radonsky, que pasó de una distancia de 10 puntos a 1.7; ya aceptarlo denota coraje de parte del ente electoral; si se preparaba un fraude, se ha podido dilatar mas los resultados, para en todo caso, buscar extraterrestres que cambiaran la información que además, estaba refrendada ya no solo en los cuadernos, sino sobre todo en los capta-huellas.

La presunción de que se alteró la data es producto de: la ignorancia asociada al mecanismo automatizado del CNE y el papel de los cuadernos, así como del capta-huellas y los testigos de mesa por parte de un sector importante de la población; y de la mala intención de los manipuladores mediáticos asociados a la MUD, con la intención de crear zozobra y descontento.

La auditoría planteada por la MUD es un ejercicio inútil, un exabrupto estadístico, que no agrega valor, desgastante; ya se verificó que todo cuadraba en caliente, el mismo día de las elecciones, en un 54% de las mesas electorales; y se verificó también en frío, con la presencia y participación de sus técnicos, en el 0,5% de las mesas -estadísticamente suficiente como muestra-; y, lo más insólito: ahora, los que lo solicitaron, los que lo exigieron, se retiran irresponsablemente de la mesa de trabajo, burlándose de ABSOLUTAMENTE TODOS LOS VENEZOLANOS.

¿Por qué no se pronunciaron cuando se realizó el proceso de las elecciones primarias de la MUD, en donde ellos mismos quemaron todos los cuadernos, con el ridículo argumento de proteger supuestamente a los electores de presuntas retaliaciones  por parte de sus empleadores (si eran del sector público)?...la realidad allí es que Leopoldo López pudo engañar hasta a los mismos adecos con ese cuento.

El desvío de la discusión de fondo hacia la persona de Tibisay Lucena, no puede tener otra finalidad que impactar en su resistencia emocional y sicológica, afectar su salud  y producir una renuncia, para así poder gritar a cuatro vientos: Vieron...no aguantó la presión y al no poder ocultar más los resultados verdaderos...renunció.

La Doctora Tibisay Lucena no puede ser el centro del debate, porque en primer lugar, ello pondría en duda a TODO el personal del CNE (incluyendo el rector y parte del personal afecto a la derecha), ya que en primer lugar: no puede realizarse ninguna acción que pueda cambiar los resultados de modo significativo sin una larga lista de complicidades que de una u otra manera, por lo blindado del sistema a que he hecho alusión, no tardarían en descubrirse: sería tan tonto como tener un arma homicida, resultar positivo en un exámen (prueba de rodizonato de sodio, harrison-gilroy, espectrofotómetro), tener testimonios de un altercado con la víctima y estar en el lugar justo en el momento del crímen apuntando a la víctima todavía.

Por otra parte: EL MISMO CNE QUE LE HA DADO LAS ASCENDENTES VICTORIAS A LA DERECHA (y que ellos no cuestionaron cuando los benefició) ES EL MISMO CNE QUE REALIZA LAS ACCIONES QUE HOY (A PETICIÓN DE SU CANDIDATO) HA DECIDIDO REALIZAR, DEMOSTRANDO CON ELLO QUE SI EXISTE EL MECANISMO DE RECLAMO Y SU CONSECUENTE RESPUESTA INSTITUCIONAL.

Lo que sí creo que está claro aquí es que no podemos permitir la división del pueblo entre chavistas y antichavistas y no como es en realidad: entre explotados y desfavorecidos por un lado y explotadores y favorecidos en el otro, tanto en el plano nacional como en el internacional.

Hasta ahora, el sector gubernamental, no ha hecho esfuerzos para explicar a sus afectos las razones que motivaron la gran migración o trasvase de votos hacia la derecha más recalcitrante; se diluyen en mensajes que, independientemente de elevar el estado de ánimo de los sectores más identificados con el proceso revolucionario, contribuyen también a crear ese halo de intangibilidad (o impunidad)  con el que pretenden rodear los fracasos, derroteros y desvíos de la propuesta revolucionaria originaria de Chávez (incluyendo las de él, ya sea por la ineficiencia o la corrupción de sus subalternos, o por los humanos errores cometidos por el comandante).

Esta falta de modestia, aunada a la persecución y satanización a la crítica interna, genera decepciones notorias entre los afectos al proceso y así mismo, malestar y confusión en el electorado que posiblemente haya votado en contra del proceso ejerciendo un voto castigo, viendo que finalmente no les sirvió de nada ya que muchos de los funcionarios y dirigentes siguen igual de soberbios y prepotentes.

La derecha por su parte, genera angustias y caos en la población utilizando al máximo los recursos mediáticos de que disponen (muchos de ellos auspiciados por el propio gobierno) y recurriendo a los siempre portadores del doble discurso que en definitiva, estarán siempre bien con el gobierno y la derecha, a nombre de supuestas imparcialidades y universalidades tecnológicas y artísticas.

Los escritos y parodias en TV en contra de la doctora Lucena, por demás intrigantes y carentes de fundamento técnico y moral, son una muestra de la cobardía de quienes, amparados en la Libertad de Expresión de que se goza plenamente en Venezuela, lo utilizan para manipular y crear matrices de opinión de manera sesgada, sirviendo como operadores de la desinformación y el odio entre venezolanos.

Salud!!!

diegosilvasilva@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2381 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: