Transición al Socialismo (XI)

Al contraataque “con cuatro cabezas y ocho colas”

El combate contra los enemigos del pueblo es hoy inevitable, necesario, vital. En estos tiempos Sun Tzu, los clásicos, “El Arte de la Guerra” -la estrategia que de allí se desprende-, son herramientas fundamentales para dirigir las operaciones de defensa de la Revolución Bolivariana y de resguardo de la posibilidad socialista que alcanzamos, durante los últimos 14 años, de la mano de nuestro líder y comandante eterno Hugo Chávez.

El general chino Sun Tzu en El Arte de la Guerra -el mejor libro de estrategia de todos los tiempos- establece que “una operación militar preparada con pericia debe ser como una serpiente veloz que contraataca con su cola cuando alguien le ataca por la cabeza, contraataca con la cabeza cuando alguien le ataca por la cola y contraataca con cabeza y cola, cuando alguien le ataca por el medio”. Sun Tzu también nos manda, haciendo referencia a un manual de ocho formaciones clásicas de batalla: “Haz del frente la retaguardia, haz de la retaguardia el frente, con cuatro cabezas y ocho colas. Haz que la cabeza esté en todas partes, y cuando el enemigo arremeta por el centro, cabeza y cola acudirán al rescate".

Hoy la Revolución Bolivariana se encuentra bajo feroz ataque. La embestida del antichavismo apátrida es por y desde todos los flancos. La agresión del imperialismo y la camarilla burguesa antinacional es irreflexiva y cruel. Perdieron y, a lo Jalisco, ahora quieren arrebatar. No aceptan los resultados electorales del 14-A, desconocen a nuestro Presidente Nicolás Maduro y pisotean su propia legalidad burguesa. ¡Están locos!. La junta con “los gringos” los tiene "envalentonaos”, “guapos y apoyaos".

Es así como nos continúan golpeando en lo socio-económico y en lo político-militar. Sabotean, obstaculizan, desabastecen, acaparan, especulan y roban dólares, y al mismo tiempo conspiran, engañan, se complotan y desestabilizan directa e indirectamente -con sus medios de deformación-, fomentando la violencia, la inseguridad, la impunidad, la improductividad y la inacción gubernamental para con ello obtener dividendos politiqueros y concretar sus inconfesables propósitos apátridas.

En consecuencia, nuestro deber, nuestra obligación, es contraatacar “con cuatro cabezas y ocho colas”, cual “serpiente veloz” descrita por Sun Tzu, y formarnos, unidos, para la lucha, para la batalla y para la victoria, como en su oportunidad nos lo indicara el Comandante Chávez, citando al insigne político, historiador, sociólogo y escritor venezolano Augusto Mijares.

Los revolucionarios, los socialistas, los antiimperialistas, los hijos de Chávez, debemos preparar habilidosos nuestro plan de contraataque. Cero pactos con la burguesía y radicalización de la Revolución. El único diálogo posible es con el pueblo, por la consolidación de sus conquistas sociales más sentidas. Esta es la línea a seguir.

Preparemos entonces una recia ofensiva contra las siniestras élites golpistas. Dispongámonos a luchar, a defender la Revolución.

Es necesario orientar a nuestro pueblo sobre qué hacer. No confundirlo. Más bien conminarlo a dar respuestas contundentes y ejemplares frente a la irracionalidad burguesa. Profundizar y radicalizar en sumas. El área comunicacional es prioritaria. ¡Actuemos!.

Impidamos que los “medios” sigan desequilibrando emocionalmente al país y afectando los niveles de espiritualidad socialista adquirida por los venezolanos; garanticemos la unidad de los revolucionarios, la vigencia del Comando Político-Militar de la Revolución, y enfrentemos -socializando, desechando las máximas del capital e incrementando la conciencia socialista- la guerra económica que nos ha declarado la oligarquía. Sólo así estaríamos dando un salto hacia el Socialismo.

villegas20@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2502 veces.



Frank Llegas


Visite el perfil de José Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Villegas

José Villegas

Más artículos de este autor