La tragedia de New Orleans

A Can't-Do Government

Nota de Aporrea: Traducido por Melva Márquez del New York Times.
Antes del 09/11, la Agencia Federal para la Manejo de Emergencias publicó las tres catástrofes con mayores probabilidades de darse en EE.UU: un ataque terrorista en Nueva York, un terremoto de gran intensidad en San Francisco y un huracán en Nueva Orleáns. "El escenario del huracán sobre Nueva Orleáns", apareció en el Houston Chronicle de diciembre de 2001, "puede ser el más letal de todos". Describió, para entonces, la posible catástrofe con una gran similitud a la que hoy día se ha producido.

Entonces, ¿por qué Nueva Orleans y el resto del país no estaban preparados? Después del 09/11, se aplazaron algunas preguntas incómodas bajo el nombre de la unidad nacional. Luego, fueron sepultadas bajo una gruesa capa de cal. Ahora, necesitamos a los responsables.
Primera pregunta: ¿Por qué han tardado tanto en llegar la ayuda y la seguridad? El huracán Katrina tocó tierra hace cinco días – y ya era un hecho para el viernes pasado que Katrina podría ocasionar graves daños a lo largo de la línea costera del Golfo-. Pero la respuesta que usted podría esperar de un país desarrollado nunca llegó. Miles de estadounidenses murieron y mueren, no porque se hayan negado a ser evacuados, sino porque eran tan pobres o estaban tan enfermos que no lo podían hacer sin ayuda – y esa ayuda nunca llegó. De hecho, muchos aún la están esperando.

Surgen y deberán seguir apareciendo muchas preguntas en torno a la respuesta que han dado los gobiernos estatales y locales. Hay una en particular, ¿no pudieron haber hecho algo más para ayudar a los pobres y enfermos a escapar? La evidencia, sin embargo, apunta a una supina falta de preparación y de medidas de emergencia de parte del gobierno federal.

Ni siquiera los recursos militares apostados en la zona recibieron órdenes para entrar en acción. En una editorial del Sun Herald en Biloxi, Mississippi, apareció la siguiente nota: "Para el miércoles, los reporteros que oían las terribles anécdotas de muerte y sobrevivencia en el refugio del Biloxi High School, observaron hacia el norte de Irish Hill Road, personal de la Fuerza Aérea jugando baloncesto y haciendo calistenia. ¡¡Jugando baloncesto y haciendo calistenia!!"

Es probable que los funcionarios públicos hayan creído que la Guarda Nacional local mantendría el orden y tranquilidad. Pero muchos de estos guardias están con sus equipos –incluyendo lanchas- en Iraq. "La Guardia Nacional necesita estos equipos de vuelta para dar apoyo a la seguridad del país", declaró hace unas semanas a los reporteros un oficial de la Guardia acantonada en Louisiana.

Segunda pregunta: ¿Por qué no se tomaron más acciones preventivas? Después de 2003, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército disminuyó drásticamente sus operaciones sobre el control de inundaciones, incluyendo las operaciones sobre los diques. "El Cuerpo nunca trató de esconder el hecho de que las presiones sobre los gastos de guerra en Irak y la seguridad en el país –que llegaron al mismo tiempo de recortes en los impuestos federales- fueron la razón de la tensión, según apareció en un artículo editorial, el cual incluyó a su vez citas de otros artículos en el Times Picayune de Nueva Orleáns.

El jefe del Cuerpo renunció en 2002 después de haber presuntamente recibido amenazas de muerte, luego de que criticara la propuesta de la administración de reducir el presupuesto, el cual afectó el gasto para el control de inundaciones.

Tercera pregunta: ¿El gobierno de Bush destruyó la efectividad de FEMA? A todas luces se observa que el gobierno ha tratado la agencia para el manejo de emergencias como un hijastro no deseado, llevando incluso a un éxodo masivo de profesionales experimentados.

El año pasado, James Lee Witt, quien recibió elogios de parte de los dos partidos políticos por su gerencia al frente de la Agencia durante los años del gobierno de Clinton, dijo ante una audiencia del Congreso: "Me siento muy preocupado porque la capacidad que tiene nuestro país para preparar y responder ante desastres se ha disminuido enormemente. Casi a diario oigo a los funcionarios encargados, a líderes locales y estatales y a funcionarios rescatistas que la FEMA que ellos conocieron y en la que trabajaron ya no existe."

Yo no creo que esto sea un simple cuento de incompetencia. La razón por la cual a los militares no se les ordenó de inmediato la ayuda a la zona del Golfo de México es, creo yo, la misma razón por la cual no se hizo absolutamente nada para parar el saqueo después de la caída de Bagdad. Se negó el control ante inundaciones por la misma razón que nuestras tropas en Iraq no obtuvieron un adecuado blindaje.

En un nivel elemental -agregaría yo- nuestros líderes actuales no se toman en serio las funciones primordiales del gobierno. Les gusta apostar a la guerra pero no les gusta ofrecer la debida seguridad, rescatar a quienes necesitan; tampoco les gusta tener gastos en medidas preventivas. Y jamás piden ni pedirán un sacrificio mutuo.

Ayer, Mr. Bush lanzó un llamado completamente asombroso: que nadie esperaba el rompimiento de los diques, cuando en realidad, hubo varias advertencias en torno a este riesgo.

Así que los EE.UU., famoso alguna vez por su actitud hacia el poder-hacer, tiene ahora un gobierno de no-poder-hacer que inventa excusas en vez de hacer su trabajo. Y mientras se inventan las excusas, los estadounidenses siguen muriendo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2267 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter