Asomos de nueva crisis con la reapertura petrolera

30 ago. 05
*Sembrar el petróleo en Venezuela* es una consigna lanzada durante los tiempos de Medina Angarita. Su asesor favorito, Arturo Úslar Pietri, se acogió limpiamente a la conseja neoliberal de EE UU, según la cual los impuestos y dineros del Fisco Nacional debían subvencionar a los empresarios privados y crearles las obras de infraestructura industrial que ellos consideraban improductivos para su capital, aunque necesarios. Eran los prolegómenos del *capitalismo de Estado*. Fue este el keynesianismo que echó raíces gruesas y profundas en todos estos países idiotizados por el imperio burgués.

Todo comenzó en firme en la Venezuela de los años 60 cuando hasta los Concejos Municipales crearon cotos industriales llamados *parques* para, dotados de los servicios más costosos, cloacas, aguas potables, galpones, calles, alumbrado, oficinas, etc., invitar a personas adeptas al gobierno y amantes de la corrupción para que fungieran de empresarios con capital ajeno, del Estado, con créditos blandos e impagables. La última perla de esta apropiación ilícita la practicó Carlos Andrés Pérez, quien de un plumazo les condonó a esos maulas 2MMM de Bs. con poder adquisitivo de los años 70.

Para el momento de ascender al poder el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, actual Presidente de la república, y máximo administrador de los dineros e ingresos públicos, la Apertura petrolera iniciada por los últimos gobiernos de la IV república estaba desenfrenadamente en marcha, a tal punto que la consigna política opositora que terminó privando en los partidarios de la nueva V república fue que *Pdvsa se estaba tragando a sí misma*, con inversiones dentro de sí misma, y muy pocos aportes al Fisco Nacional, además de las troneras presupuestarias que se colaban subrepticiamente en los libros oscuros de la sempiterna Caja negra de esta empresa accionaria que, vale la cita, es propiedad de todos los venezolanos, pero que los variopintos partidos políticos disponen otra cosa.

Y ocurre que el Presidente de la república, contradictoriamente, acaba de anunciar por cadena nacional que decidió, sin consulta popular alguna, reaperturar la industria petrolera. Esto significa volver a la vieja política de la Pdvsa, aquella gerenciada por Guisti, cuando éste, en aras de poder compensar los envilecidos precios de petróleo, aconsejaba agotar a en el menor tiempo posible nuestras reservas petroleras, con lo cual, a mayor oferta menores precios de manera econonómicamente enviciada.

Creemos que el Presidente Chávez no ha sido suficientemente asesorado en virtud de los ingentes ingresos que los coyunturales y elevados precios del petróleo le están permitiendo. No creemos que esos precios se mantengan en el mediano plazo. Y ocurrirá que para entonces las cuantiosas inversiones practicadas con esta reapertura nos llevarán a una Pdvsa con una pesada infraestructura de elevados costos operacionales, para los cuales los precios del petróleo venidero resultarán irrentables. Para ese momento, el país y Pdvsa deberán abrir los chorros a todo giro para compensar la caída de precios con volúmenes in crescendo, con el agotamiento prematuro de nuestras costosas reservas, y, de paso, estaría ayudando a los inversionistas de EE UU a darle empleo a sus inventarios invendibles que dispone como excedentes de producción.

Piénsese por un momento los abultados compromisos sociales que los ingresos actuales le han permitido al gobierno aprobar para múltiples misiones, muy necesarias, pero sujetas a unos elevados ingresos petroleros de dudoso sostenimiento en el tiempo. Y no es precisamente con el agigantamiento estructural de la industria petrolera como podremos enfrentar las próximos bajones de ingresos cuando los precios del petróleo empiecen a estabilizarse hacia abajo.

No es con una Pdvsa tragándose a sí misma la mejor siembra que podemos hacer con nuestras transitorias reservas petroleras. Tal panorama lo consideramos como asomos de una venidera crisis presupuestaria de mediano plazo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2283 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas