Capriles no sirve ni pa jugá fútbol

Debo aclarar primero. Había propuesto, durante el periodo electoral, no nombrar el candidato opositor, pues convencido estaba que nosotros de tanto nombrarlo lo hacíamos más popular, más conocido, y eso, desde el punto de vistas del proselitismo, podía tener un efecto positivo para su candidatura. Así lo propuse en un artículo que escribí (http://www.aporrea.org/oposicion/a161381.html). Por cierto, creo que muy pocos acogieron mi propuesta y, tal vez, con eso aportamos un mínimo al opositor. Sin embargo, pasada ya las elecciones, las cosas han cambiado y ahora si podemos mencionar al ex candidato presidencial, por eso lo hago.

En efecto, conversando con mi hija, una joven que al igual que millones está siendo bombardeada por la oposición, a cada milésima de segundo, a través de las redes sociales con los mensajes demagógicos y tergiversadores de la realidad, le explicaba las razones por las cuales no era necesario hacer el reconteo de votos, tal como lo reclamaba el candidato perdedor. Que Maduro había ganado limpiamente las elecciones. Le explicaba que unas elecciones eran como un partido de fútbol. En ese deporte hay una serie de reglas que lo rigen y hay, además, un árbitro. En este caso de las elecciones en nuestro país, tenemos el Poder Electoral y el árbitro es el CNE.

Cada equipo de fútbol debe, como parte interesada, leer y conocer las reglas de ese deporte, para poder jugarlo legalmente. Antes de empezar el partido, el árbitro pide a los capitanes de cada equipo, respetar y acogerse a esas reglas. Esto implica, por supuesto, que debe respetarse, entre otras cosas, las decisiones, que durante el desarrollo del partido, desde el primer hasta el último pitazo, tome el árbitro. Y arranca el partido. Si durante el desarrollo del mismo se generan situaciones con las cuales no se está de acuerdo, por ejemplo un penalti que se considere mal pitado, se protesta, pero el partido no se para. Continúa. Una vez culminado el partido gana quien haya metido más gol, así el equipo perdedor no esté conforme con los resultados. Luego es cuando, apegados a los protocolos que establece el reglamento, el perdedor puede cursar los reclamos formalmente. Estos reclamos deben estar, lógicamente, bien soportados, fundamentados, justificados y apegados al reglamento bajo el cual aceptó jugar el perdedor.

Esta situación aquí descrita, le decía a mi hija, implica que un equipo se somete a un juego de fútbol, si y sólo si, acepta previamente las reglas del juego. Si las aceptas debes someterse totalmente a ellas, no hay otra manera. Ahora, un equipo puede decidir, sino está conforme con las reglas, no jugar. Pero si juega, es porque aceptó hacerlo bajo las condiciones preestablecidas. No puede ese equipo, bajo ninguna circunstancia decir, luego de jugado el partido, que no está de acuerdo con las reglas del juego. Eso sería una absurdez.

Haciendo el paralelismo con las elecciones presidenciales recién celebradas, hubo un resultado donde Nicolás Maduro sacó el mayor números de votos (hizo más goles) y resultó ganador y Capriles Radonski menor número de votos (hizo menos goles) y resultó perdedor. El árbitro, el CNE, en consecuencia promulga como ganador de la contienda electoral (el partido jugado) a Nicólas Maduro. Así de simple. Si el perdedor no está de acuerdo con ese resultado, como en el fútbol, tiene todo el derecho a reclamar, pero debe hacerlo de acuerdo y en conformidad con los protocolos establecidos, los cuales se supone él debió conocer y aceptar. Los reclamos, tampoco pueden ser por simple capricho y dolor de perdedor. Deben ser, como ya mencionamos anteriormente, bien justificados y fundamentados. Si el contendiente ganó en buena lid, debe ser aceptado con gallardía y punto.

Capriles perdió porque sacó menos votos en ese proceso electoral en el cual participó. Proceso electoral, que de acuerdo con sus reglas, tiene establecido estrictos controles que aseguran la transparencia del mismo. Los resultados son, en consecuencia, confiables. Él sabe que es así. Los técnicos y testigos de su tolda política, quienes participan junto con el CNE antes, durante y después del proceso, saben que es así. Los acompañantes de Venezuela y al mundo saben que es así. Así lo certificó el Centro Carter. Ahora, también es cierto, que un equipo que va a jugar un partido debe estar consciente que estará expuesto a ganar o a perder. Sus seguidores deben saberlo. Debe ser un buen ganador, pero también un buen perdedor. Debe celebrar el triunfo, pero también reconocer la derrota. Si se pierde, así sea por un gol y no se reconoce al ganador, significa que es un mal jugador. Y se es peor jugador aun cuando se comienza a renegar del árbitro y, en consecuencia, de toda la afición que vio el partido. Y es mucho más grave, si quien dirige el equipo perdedor arenga irresponsablemente y con mentiras a sus fanáticos y seguidores, llevándolos a no aceptar la derrota. Pues éstas son masas importantes que creen y confían en su equipo y sus dirigentes y pueden, en circunstancias de dolor por la pérdida, ser peligrosamente manipuladas, con nefastas consecuencias.

Por último, le explicaba a mi hija, el árbitro debe vigilar el proceso y hacer cumplir las reglas, en consecuencia no puede ni debe, bajo ninguna circunstancia, acatar imposiciones ni ser manipulable. Sería un mal árbitro y generaría desconfianza. Debe ser estricto y muy apegado a las reglas. De lo contrario los resultados tampoco serían confiables. Menos debe el árbitro hacerle caso a un perdedor frustrado, por no decir de un mal jugador. Capriles jugó y perdió, pero es un mal perdedor. Aceptó las reglas del juego, pero no acepta al árbitro, ni acepta que perdió. No reconoce el triunfo del vencedor. Por lo que se ve sólo acepta las reglas y al árbitro cuando resulta ganador. No sirve pa jugá un partido de fútbol. Ni siquiera una caimanera.

(*) Profesor Titular, ULA

Email: heribertogomez60@gmail.com

@ulandino



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2721 veces.



Heriberto Gómez (*)

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: