¡Qué oposición tan torpe tenemos…!

La llamada “intelectualidad” de la oposición no termina de salir del charco de las contradicciones. Es sorprendente la capacidad que tienen casi todos sus integrantes o al menos, los más publicitados, de saltar de un postura que suele, a veces, mostrarse como producto de algún rasgo de racionalidad o de algún tipo de estrategia o táctica un tanto inteligente, para, de pronto, olvidarse de todo ello y retomar de nuevo las armas de quienes andan totalmente extraviados y no logran dar pie con bola. Recurren a la mentira reiterada y a la manipulación descarada...

Armando Durán, quien fue ministro de varias carteras durante la Cuarta República, ministro de Información y Comunicaciones durante el gobierno de Lusinchi y Canciller y Secretario de la Presidencia de CAP II, escribió hoy en el diario El Nacional, bajo el título “Condiciones electorales”, recordando los eventos del referéndum revocatorio a Chávez: “A raíz de este amargo episodio, agravado penosamente por la confección de la obscena lista Tascón, cuya finalidad era y sigue siendo acosar y penalizar sin piedad a quienes hace 9 años en condiciones electorales ejercieron su derecho de solicitar la celebración del referéndum, provocaron numerosas protestas contra las triquiñuelas elaboradas en el CNE (..) La intensidad del debate fue tal que a los partidos políticos, presionados por una sociedad civil movilizada contra la inclusión de máquinas captahuellas en la nueva parafernalia electoral, se vieron obligados a retirarse de las elecciones parlamentarias de 2005 y convocar, aunque a regañadientes, a la abstención. Fue, nadie puede negarlo, un gran triunfo político y electoral de la oposición. Como quiera que se mire, el único triunfo de la oposición en 14 años de confrontación”. Opinión ésta que sorprende a tirios y troyanos, pues en las propias filas de la MUD, de manera general, recuerdan esa opción como una infeliz torpeza.

Como ven, este viejo político, al parecer, lo dejó el autobús de Capriles o, simplemente no quiso montarse, pues la inmensa dirigencia opositora se arrepiente de haber apoyado la abstención del 2005. Hemos escuchado a muchísimos dirigentes y/o voceros de la oposición, decir en programas de opinión de la televisión, que eso fue producto de una absurda e infantilada decisión y, obviamente, lo menos que les interesa, así lo creemos, es volver a tocar ese tema y menos a pocos días de las elecciones del 14 de abril, donde ya saben que muchos de sus seguidores ya decidieron no sufragar.

Pero es que veamos lo que escribió Durán hace apenas escasos dos meses en el mismo diario El Nazi-o-nal (11 de febrero), dejando a entrever, en términos sumamente claros y que para nadie podía ser ese escrito la advertencia de que para él, en ese momento, repito, hace menos de dos meses, Capriles era un pobre candidato que no llenaba expectativa alguna para derrotar al chavismo, cualquiera fuese su candidato. Como sabemos aún no había fallecido Chávez, pero su salud no andaba nada bien, tal y como se lo dijo al país todo en su última aparición en la televisión el 8 de diciembre de 2012, cuando le pidió a los venezolanos que en caso de que él no pudiera asumir la presidencia para el mandato hasta el 2019, que votarán por Nicolás Maduro: “En el fondo, no ha sido suya toda la culpa (se refiere a Chávez) de que la oposición no haya sabido aprovechar las oportunidades para ensanchar la rendija democrática, sino de la propia oposición, a la que hasta ahora le han faltado tres cosas esenciales para recuperar el poder: un liderazgo fuerte, estable y consolidado; un proyecto político alternativo y claro; y unas estructuras sociales y mediáticas que permitieran que sus propuestas llegasen a todos los ciudadanos y no sólo a un sector de la clase media.”

Pero es que lo que llama a mayor sorpresa es que el mismo Durán -asegura- ahora que Capriles no podrá perder, salvo que las triquiñuelas oficialistas hagan trampa y es tanta la seguridad que tiene él de ese triunfo, que concluye su artículo al que me refiero con esta advertencia que no es otra que un llamado a desconocer cualquier resultado que no le de la victoria a su contendor, pero más aún, su nota es una clara convocatoria a la violencia, a la guerra, si llegase a suceder que el CNE le dé el triunfo a Maduro y sino, por favor, lean lo que dice: ¿Se limitarán Maduro y compañía a acusar a los denunciantes del delito de estar promoviendo la desestabilización y el caos, al fin se darán cuenta de que la situación política no es igual a la del 7 de octubre, o se inclinarán por la opción de la intransigencia a fondo? Esta sería la provocación más peligrosa, porque acorralaría a un adversario (Capriles) que luce estar resuelto a sostener, contra viento y marea, que hasta aquí, y sólo hasta aquí, llega la paciencia franciscana de la oposición. ¿Será que el 14 de abril comienza un mundo nuevo?

Pero nos preguntamos, “muy preocupados”: ¿Él ocupará -acaso- los puestos de vanguardia en caso del enfrentamiento que pronostica, porque no creo que ya sepa que Capriles no va para el baile…?

oliverr@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2014 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a163015.htmlCd0NV CAC = Y co = US