(Por una nueva geopolítica del conocimiento)

Postura hegemónica de la globalización (II)

La globalización y el lenguaje de falsas representaciones, que se construye a través de los medios de comunicación masivos, estructuran en el marco del capitalismo un sistema tal cual como lo señala Silva Ludovico: “doblemente viciado, en la base por la explotación económica y en la conciencia por la explotación ideológica” es allí, precisamente donde se eleva su máxima expresión de postura hegemónica, propia de su naturaleza y de la interrelación dialéctica que muestra múltiples contradicciones sociales por su lenguaje en torno a las mercancías, debido a que en está dinámica sólo se unifica el mercado, y la producción se convierte en un intercambio desigual de mercancías y materias primas controladas por las grandes corporaciones, que bajo su lógica de acumulación, desarrollo desigual, ventajas comparativas y rentabilidad, parecieran o mejor dicho alinean a las instituciones mundiales, en favor de sus intereses para dominar gobiernos, apropiarse de recursos, imponer la cultura de consumo y fomentar la confrontación bélica, la cual pareciera ser para algunos un muy buen negocio.

En tal sentido, vale la pena mencionar el papel que juegan en el orden mundial de la globalización las trasnacionales de la guerra, el petróleo y la comunicación, que afianzan la unipolaridad y nos muestran que esa integración a la que inducen las grandes potencias bajo su credo del neoliberalismo sólo nos permite constatar en el mapa mundial la división internacional del trabajo, que no es más que el resultado entre: explotadores-explotados, productores de materia prima-transformadores de la misma, dominantes-dominados.

Cabe destacar, que todos estos aspectos sólo han profundizado grandes desigualdades en el planeta y dejan al descubierto esa realidad que está inoculada en las en los medios de comunicación privados, y en la plataforma mediática mediante la cual las trasnacionales de la comunicación imponen su lenguaje en torno a las mercancías y a la violencia, afianzando en las mentes de nuestros hombres y mujeres, los patrones reproductores de la sociedad de consumo, pero el problema se extiende cuando se violenta la soberanía de los pueblos y los grandes avances tecnológicos, se sirven de instrumentos para la dominación, ya que en la interacción ser humano- Plataforma mediática-cultura, se suele muy programadamente robar la identidad, la memoria histórica y el sentido de pertenencia de nuestros pueblos.

En síntesis, esto sencillamente deja abierto el debate para intensificar la lucha en la batalla de las ideas, para la construcción de la patria nueva, de un mundo más equilibrado multipolar y multicéntrico, y sobre todo, no descansar en la formación de ese nuevo ser humano afianzado en los valores de igualdad, solidaridad, corresponsabilidad, cooperación, patriotismo e internacionalismo, que a fin de cuentas comprenden la nueva ética esencial que debe conducir a nuestra sociedad en la construcción del Socialismo del siglo XXI.

El autor es: Profesor-Instructor-Soldado de las Ideas.


alexmax001@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1533 veces.



Alexander Colmenares

Profesor-Instructor-Soldado de las Ideas.

 alexmax001@hotmail.com

Visite el perfil de Alexander Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162103.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO