Entre tanto

El quitiplás es rebeldía y comunicación

Digo el quitiplás, pero podría decir el cuatro, la batería de tambores de los chimbangueles, nuestras ancestrales maracas y tantos otros instrumentos nacidos de la constancia antiimperialista que nació en nuestras tierras al enfrentar a las invasiones coloniales europeas y particularmente la española.


La música comunica. Toda música. No sólo la nuestra, la de nuestra tradición, ancestralidad o rebeldía. Cada música tiene una voz propia, encierra una simbología, expresa, cuenta y a veces canta, lo cual hace más explícitos los mensajes que quiere transmitir. Eso lo saben los dominadores. Eso lo sabe el capitalismo, que domina a las grandes mayorías por las relaciones de producción. Por su dominio de explotación sobre los sin nada, que le venden lo único posible: su fuerza de trabajo.

Pero, el capitalismo que sabe el secreto de extensión de la dominación y la ha ejercido por centurias, utiliza los distintos códigos culturales de la comunicación, para ejercer su hegemonía, vanalizar las culturas populares y aplanarlas.

Hemos querido comenzar, o centrarnos, en un ejemplo musical y por eso el título de esta nota alude a un solo instrumento: la batería de los quitiplás, que son esa percusión de bambúes que se golpean contra el suelo, produciendo unos sonidos y ritmos maravillosos, especialmente en nuestra región mirandina y costera central.

En cualquier caso, el tema de esta nota viene al caso por el reciente convenio que se acaba de establecer, entre el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y el de la Comunicación e Información, con la finalidad de incorporar la multicomunicación cultural (y sus medios convencionales también), en el recién creado Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SiBCI).

En mi caso, considero un gran acierto esta nueva articulación que vuelve la mirada estratégica sobre otras formas de transmitir, de comunicar e informar, que van mucho más allá de los avances de las altas tecnologías. No se trata de despreciar a estos últimos ni de regresarse a períodos más artesanales o “superados”. Se trata, como bien lo visionó el gran estratega de la comunicación, nuestro Comandante supremo, Hugo Chávez, al encomendar a Ernesto Villegas, el diseño y puesta en funcionamiento de un verdadero sistema de las comunicaciones y de la información, “que no existe”.

La estrategia la he asimilado en otras reflexiones, con los nuevos conceptos de la Defensa Integral de La Patria. No me asalta ninguna duda en el tema de que la comunicación y la información, forman parte inseparable de la “artillería del pensamiento”, como muy bien fue manejado por precursores independentistas como Francisco de Miranda y Simón Bolívar. Así que creo que uno de los mejores pasos dados en la construcción del Sistema Bolivariano de la Comunicación y la Información, es esta alianza con las culturas y con el órgano de gestión que, desde el Estado venezolano ocupa la tarea rectora de acompañarlas y visibilizarlas a todas.

Corresponde ahora, desarrollar el trabajo de verdaera articulación y operativización de la estrategia de guerra contra la hegemonía dominante del capital. Es el desafío para tener Patria socialista. ¡Viva Chávez!


ivanpadillabravo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2580 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a161835.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO