La reunión indígena, Marcos y López Obrador

1. Por lo menos tres oradoras indígenas lloraron con mucha amargura y coraje en el momento de su intervención en la asamblea indígena convocada por el EZLN y realizada en la comunidad Javier Hernández, vecina de Carmen Pataté, Ocosingo el sábado 13. Explicaban, casi ahogadas por las lágrimas, de manera angustiosa, aunque con mucha dignidad, los terribles desprecios, malos tratos y racismo sufridos por parte de finqueros explotadores, de funcionarios del gobierno mexicano e, inclusive, de muchos ciudadanos contagiados de racismo, cuando las indígenas ofrecen sus mercancías.



2. En esa reunión realizada bajo un amplio tinglado, estaban unos 200 representantes de organizaciones indígenas, además de otros cien mestizos que acudieron por solidaridad, como simples observadores y como periodistas. Participaron con su palabra indígenas otomíes, purépechas, totonacas, mayas, nahuas, rarámuris, huicholes, mazahuas, mixtecos y zapotecos, mismos que saludaron a los asambleístas con frases de sus respectivas lenguas y hablaron con esfuerzo y dificultad el español. Sin embargo ahí estuvieron presentes, acampando en grupos que, comían lo poco que llevaban, hablaban y razonaban.



3. Después de la bienvenida a la reunión a cargo de dos dirigentes indígenas del EZLN y del discurso del dirigente Marcos, vino la interesante intervención de CIPO-Flores Magón de Oaxaca que con honestidad hizo reclamos al EZLN y el CNI por no prestar suficiente atención a la permanente represión que sufren en Oaxaca. Subrayó CIPO que las luchas indígenas en el país vienen muchos años antes de enero de 1994 y que es grave que se piense que no hay más luchas indígenas que las encabezadas por los zapatistas del EZLN. No fue una confrontación, aunque sí una toma de posesión muy marcada.



4. Además de CIPO, todas las organizaciones indígenas que intervinieron apoyaron “la otra campaña” del EZLN, exigieron el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés y pidieron ayuda zapatista para hacer crecer sus organizaciones. Sin embargo, como en la reunión anterior, las organizaciones y dirigentes aún eran pocos comparados con los que realmente debieron asistir. Los ausentes en la primera reunión fueron decenas de organizaciones de la izquierda política no electoral y, seguramente, muchísimas organizaciones indígenas dejaron de asistir a la segunda reunión. Por lo tanto se requerirán nuevos encuentros.



5. Esta reunión indígena fue diferente a la asamblea o mesa política de la semana anterior. Mientras en la del sábado 6 predominaron las intervenciones estructuradas, las discusiones alrededor de los proyectos políticos del PRD, López Obrador y de “la otra campaña”, en la reunión del día 13 abundaron las quejas y las denuncias contra el gobierno, el Estado y los partidos políticos. En tanto que en la primera hubo cierta monotonía porque los argumentos teóricos presentados por los representantes políticos de corrientes son ya conocidos, la reunión indígena fue más novedosa por su espontaneidad.



6. “La otra campaña”, propuesta por el EZLN y apoyada seguramente por todas las organizaciones de izquierda e indígenas que hasta hoy han participado en las dos reuniones de Ocosingo, comienza a tomar forma aunque todavía está muy débil. Está en los primeros pasos, en los acuerdos y compromisos. Se necesitará tiempo para sumar organizaciones e iniciar los trabajos de base, hoy muy pobres. Serán años de permanente trabajo político ideológico en y de la llamada sociedad civil, para romper la gruesa coraza protectora tendida por la ideología capitalista por medio de la televisión, la iglesia y la escuela.



7. La discusión política e ideológica entre el EZLN-Marcos y el PRD-López Obrador -aunque éstos no quieren entrarle- según el dirigente zapatista, apenas se inicia. Será muy sana la polémica si ayuda a la educación política del pueblo mexicano, si contribuye a conocer bien a los que con sus políticas dañan a millones de trabajadores que buscan justicia y respeto a sus vidas. No existe la menor duda del papel funesto que han tenido los gobiernos del PRI y del PAN, ni que muchos del PRD comienzan a andar por el mismo nefasto camino. La discusión ideológica ayudará ver más claras las cosas.



8. En esta discusión que apenas se inicia entre corrientes de izquierda y centro-izquierda mucha gente ha tomado ya una posición definida. Unos lo hacen por convicción ideológica, otros para fortalecer tramposamente el bando enemigo. Muchos de los enemigos del levantamiento indígena de 1994 y de las izquierdas hoy aplauden a Marcos en sus denuncias contra el PRD y AMLO; pero por otro lado, todos los políticos oportunistas colgados de AMLO están cerrando filas contra el EZLN. Lo importante es esperar un poco a que maduren los acontecimientos; contribuir a que no se aceleren las partes y estar atentos para que la población no salga perjudicada. La vida nos da sorpresas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1411 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a16085.htmlCd0NV CAC = Y co = US