Herodes hizo de todo, paralizó PDVSA, las industrias básicas, la banca. Pero los niños venezolanos no perdieron la pureza de su sonrisa

Herodes derrotado

Esta noche es noche buena y el degollador de los inocentes se consume de rabia. Terrible como torpe fue la dinastía de los Herodes, reyes de Judea. El primero de ellos, llamado El Grande, ordenó el asesinato de todos los niños menores de dos años, con el fin de eliminar, en uno solo de ellos, al Mesías anunciado por los profetas. El que lo sucedió, su hijo el Antipas, autorizó decapitar a San Juan Bautista. No acabaron con el Salvador ni con el bautismo. Los Herodes siempre dieron palos (y paros) de locos. Los siguen dando.

A Venezuela, los místicos y esotéricos la consideran la segunda Jerusalén. Yo no sé nada de eso. Seguro sí estoy que es tierra de gracia, como la bautizó el genovés Cristóbal Colón. Tierra de un bravo pueblo y, también, de gente generosa, alegre, hospitalaria. Este diciembre lo recibe azotada por un absurdo y ya fracasado paro patronal. Un grupo de gerentes ha colocado su pulgar y su índice en la yugular de la economía venezolana. Otra vez, Herodes intenta degollar a los inocentes de la patria, mediante el estrangulamiento de su economía.

Este Herodes empresarial y petrolero les conculcó su derecho a la alimentación, a la salud, a la diversión. Una dirigente de la patronal proclamó por televisión que este año el Niño Jesús está de paro. Lo decidió ella y su cúpula gremial. Ellos aprobaron que nuestros niños no tendrían navidad. Otra vez los inocentes perseguidos, la navidad degollada, la sonrisa vulnerada. Una entrevistadora de continuada histeria matutina, pidió por su cuenta que nadie adornara su casa con motivos navideños. No hagan pesebres ni armen los arbolitos. Pocos se dejaron contagiar de tanto odio y el espíritu de la navidad se impuso. El Niño Jesús, no faltaba más, desatendió la orden de los que, sin acceder al cielo, verán a un camello pasar por el ojo de una aguja.

"Dejad que los niños vengan a mí", dijo el Nazareno. Para impedirlo, Herodes los ha asustado, les ha inyectado miedo, angustia, incertidumbre. Pero la inocencia se ha impuesto. Herodes hizo de todo, paralizó PDVSA, las industrias básicas, la banca, la medicina privada, la distribución de alimentos, todo lo que pudo parar. Pero los niños venezolanos, en medio del estupor, no perdieron la pureza de su sonrisa. Cada noche se les lee un parte de guerra y, sin embargo, cada noche ellos le preguntan a papá y mamá, al abuelo y la abuela, al tío y la tía y a los hermanos, por la llegada del Niño Dios. Y el niño del pesebre, el hijo de José y María, no escucha a los Herodes sino a los inocentes, a los millones niños a quienes en este 2002, en esta patria herida, les quieren degollar el sueño.

De la navidad escribe el poeta Aquiles Nazoa: "Nos bastaría subirnos en el trineo de esta hermosa tarjeta para viajar con el sueño hasta el país de los cocuyos, pero una rápida mirada por la ventana hacia el radiante cielo nocturno de diciembre nos restituye a la fe en que este instante del mundo es también hermoso, puesto que aún podemos de un solo trago celeste, llenarnos los párpados de estrellas".

Vean ustedes, así sentía el poeta la navidad, como la más hermosa fiesta universal. Día y noche de paz, fraternidad y amor. Herodes hace esfuerzo para que los niños venezolanos no suban al trineo de los sueños y viajen al país de los cocuyos y se llenen los párpados de estrellas. Como sus antecesores de la antigua Judea, que no pudieron degollar e impedir la llegada del Mesías con sus buenas nuevas, ni acabar con el bautismo, tampoco podrán los Herodes caídos este diciembre sobre Venezuela, bloquear en los puertos al Niño Jesús y trancarle la nochebuena y la navidad a los pequeños venezolanos. Para ellos brilla hoy con todo su esplendor la estrella de Belén. Y yo los abrazo y les digo: ¡Feliz Navidad!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3248 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas