En respuesta al camarada Juan gómez Muñoz

¿El encamburamiento de Elías? ¿Qué análisis es ese?

Si bien  en este artículo haré alusión directa a lo expresado por el compatriota Juan Gómez Muñoz en su artículo publicado en Aporrea, en fecha 17/01/2013, intitulado: El "encamburamiento" del compañero Jaua ¿Para qué sirve?”, (http://www.aporrea.org/actualidad/a157650.html), mi propósito es salirle al paso a este tipo de comentarios, que si bien no se hacen con mala intención, sí están desprovistos de un análisis más profundo, y por ende certero, del hecho criticado; lo cual puede crear una ola de confusión y malestar en algunos militantes que lean esa crítica. Crítica que puede ser válida, pero que soslaya algunos elementos para el análisis.

Yo soy un fiel creyente que la crítica es un método excelente de rectificación dentro de la evaluación del proceso revolucionario, pero el estudio y la práctica política nos enseña, que la crítica debe ser más que una opinión o un parecer, ya que ella requiere del análisis más profundo que pueda hacer el revolucionario, y para lo cual se debe investigar mucho de manera de poder recopilar la mayor cantidad de elementos de convicción que sustente su parecer y que le permita proponer la acción o conducta correcta; ya que para los revolucionarios, la crítica es un método científico imbricado con la dialéctica, por lo que debemos ser responsables al utilizar este método. De no ser así, terminamos expresando un parecer con muy poca base real y que, en el mejor de los casos, termina convirtiéndose en un sofisma.

Con este artículo no estoy defendiendo a Elías, porque él no necesita ser defendido más que por su trayectoria revolucionaria, que bien ponderada le da un crédito a su favor. Pero me veo obligado a hablar un poco de su trayectoria política, que buena parte de ella ha sido pública y notoria, para demostrar que en su crítica el compatriota Juan Gómez dejó de valorar elementos importantes que lo hubiesen llevado a otra conclusión.

Elías es oriundo de Barlovento; específicamente, de San José de Barlovento – en donde, por cierto, gobierna el mejor Alcalde del Estado Miranda – y es incuestionable el apoyo que Elías ha dado a la sub-región barloventeña desde todos los cargos que le ha tocado dirigir. Pero no sólo a apoyado a Barlovento, ha participado activamente el la política del Estado Miranda y nunca ha dejado de hacer política y atender a su Estado natal (claro, en la medida que las responsabilidades de Estado que le imponen en la Revolución, se lo permiten). Esto que estoy diciendo es fácilmente verificable revisando las noticias en internet relacionadas con Elías y las actividades en el Estado Miranda. Revisando eso tendremos elementos como para no presumir que Elías vaya a abandonar su trabajo político en el Estado Miranda por el hecho de asumir La Cancillería.

El nombramiento de Elías como Canciller, no obedece jamás a algún tipo de “reciclaje de funcionarios” o de “premio de consolación” (expresiones, por demás peyorativas) y mucho menos de una actitud “camburera” del camarada Elías. Se trata de que él es uno de los cuadros de mayor confianza del Presidente Chávez y el Ministerio de Relaciones Exteriores, es el Ministerio más “político” de todos, ya que ahí se definen las relaciones de nuestro país con el resto del mundo; y en la actualidad, el mayor enemigo de la Revolución Bolivariana está fuera de nuestras fronteras. Hoy podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la política exterior nuestra de alianza y amistad revolucionaria, ha evitado una invasión imperial, tan común en esta época y tan solicitada por la oposición apátrida que tenemos.

Al mando de ese Ministerio se requiere a alguien que crea, comprenda e impulse la visión geopolítica del Gobierno, y eso lo hace bien un político como Elías.

Nadie apostaba medio a la gestión de Nicolás en ese Ministerio y luego de evaluar su gestión, tendremos que concluir con una expresión del argot hípico: no hubo cuadro con seis.

Nicolás demostró  cuáles son las cualidades necesarias para ejercer ese cargo, y no creo que alguien tenga dudas que Elías las posea. De modo que si vemos el nombramiento de Elías con los elementos que acabamos de analizar, tampoco se hubiesen utilizado  expresiones como: “reciclaje de funcionarios”, “premio de consolación” y “encamburamiento”, expresiones éstas que sesgan e insultan una decisión del Comandante Presidente tan importante para la defensa internacional.

Finalmente, reitero que la intención de este artículo es la de hacer un llamado a los camaradas que utilizan la crítica como una forma de expresión, más que como un método de rectificación.

Cuando criticamos públicamente las acciones de nuestro gobierno o de nuestros camaradas, es importante hilar fino, para hacer la crítica necesaria y no darle insumos a la oposición para que sigan mintiendo.

valgo7968@gmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2215 veces.



Juan Carlos Valdez G.


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: