El pueblo hará de Maduro, Cabello o cualquier otro u otra, buenos líderes

Durante mucho tiempo hemos defendido la posición del presidente Chávez, su legitimidad y su convicción por el socialismo, pero, tan pronto como surge un posible abandono del poder el pueblo se rehúsa por amor, lealtad, gratitud a admitir su reemplazo tan profundamente convencido, que incluso, puede superar el cáncer, hoy, el comandante hace una invitación en caso de fuerza mayor a votar por Nicolás Maduro, sin embargo, desde varias posiciones del poder como la Asamblea Nacional se manifiesta que Chávez seguirá siendo el presidente sin darnos cuenta del daño que le hacemos a él y a la revolución.

Daño a Chávez porque su salud no da para más. El presidente y camarada Chávez será el fundador del nuevo socialismo para Venezuela por siempre, y daño a la revolución porque seguimos postergando un relevo que en estas condiciones es fundamental para la política regional del cual depende, también, el éxito de la revolución venezolana. En los dos casos las pasiones son más fuertes que la lógica y el sentido común.

En nuestra participación con la revolución no solo nos hemos limitado a registrar la verdad sino a crearla y las decisiones tomadas, unas acertadas otras no, nos han conducido hasta aquí con el presidente Chávez, pero hoy, los hechos son los que son y es necesario que alguien tome el cargo de Chávez en la presidencia para que el comandante fortalezca desde las bases el proceso revolucionario e impulse la transición al socialismo.

Todos aceptamos que las misiones no solo han logrado réditos sociales han permitido que el pueblo recupere su dignidad, le ha facilitado al ejecutivo triunfar en las elecciones allanando el camino para la revolución que moviliza por su organización y consciencia social recursos económicos y masas de personas, pero, estas dos peculiaridades reclaman una mayor intervención en lo público y privado por parte del Estado.

Hay una exigencia de identificación con nuevos elementos que reclamen cambios en los ideales revolucionarios de combate frontal al burocratismo, al conformismo, nuestro conocimiento en la participación nos asigna el derecho de exigir transformaciones en las estructuras públicas; pertenece en su esencia revolucionaria al hecho de estar siempre ganando, siempre perdiendo y siempre frenando el proceso, esta última actitud por largos periodos de tiempo, así, no podemos definir cuándo empieza la transición.

Es indiscutible también que el aporte moral, económico y petrolero del presidente Chávez, con los años identifica la integración caribeña y sudamericana con la Celac, Petrocaribe, UNASUR, ALBA, organizaciones que han ayudado a soltar parte del lastre neoliberal que arrastran todos los países de América Latina.

Soltar ese lastre ha permitido que unas 75 millones de personas accedan a la clase media y mientras la desigualdad crece en todo el mundo, América latina por primera vez en 50 años logro disminuir la desigualdad social.

Venezuela en el MERCOSUR representa una tremenda oportunidad y una enorme responsabilidad por la productividad si América del Sur aspira a desarrollarse en los próximos años mediante el mejoramiento de la educación, de la tecnología, infraestructura y reducción de los costos logísticos especialmente del transporte en donde Venezuela juega un estratégico papel, ayudara a que el 70% de los venezolanos y venezolanas vivan en esas 3000 comunas socialistas, sueño del presidente Chávez.

Comunas socialistas ya en ejecución, se sostendrán por la autogestión y por una avasalladora convicción de unidad, esta petición de unidad es un hecho fundamental siempre presupuestado pocas veces practicado.

Para sostener este modelo y ampliarlo el estado debe contar con más recursos y ser más eficaz en la distribución de la salud, seguridad y educación para atraer a la clase media a formar parte de este proyecto social.

Con cualquiera que acceda al poder las comunas socialistas deben concretarse no solo porque EEUU llegaría en los próximos 10 años a la autosuficiencia energética con el gas con lo cual afectaría el mercado petrolero, y aun cuando China, convertido ya en el principal socio económico de la región, quite el freno a su desarrollo hay un clamor mundial por aliviar el calentamiento global y disminuir los cambios climáticos porque los modelos computarizados nos enseñan conmociones naturales de seguir con los combustibles fósiles.

Las comunas socialistas una vez en ejecución en Venezuela, servirán de modelo para la región y el mundo porque las crisis económicas globales con 7- 8-9 mil millones de personas se sostendrán, no solo subirán los precios de los alimentos sino que abra desestabilización social y política por la violencia y el crimen o por cualquier otra cosa, las comunas socialistas son una prioridad.

Estamos concibiendo de mejor manera nuestra identidad revolucionaria después de tantos años de experimentos revolucionarios ahora nos tocara experimentar con nuevos líderes, el presidente Chávez nos demostró que un buen líder sostiene un gobierno a su vez sostenido por el pueblo con su participación voluntaria en un pleno ambiente de libre pensamiento que sostenga un constante sermón de unidad, es importante.

Por último, todos suponen que hay dos posibles liderazgos para continuar con el proyecto del presidente Chávez. En primera instancia por la premura del tiempo después del 10 de enero o en un mes si se requieren nuevas elecciones, pero, de ahí, practicando el principio revolucionario de igualdad de oportunidad ellos y ellas pueden acceder a una presidencia, porque, liderazgo es otra cosa.

Cuantas veces sentimos que el liderazgo del camarada Chávez nos hacía falta abajo en las bases porque no se consideraban nuestros proyectos e ideas; siempre fue una exigencia inmediata mejorar el proceso de cambio con y desde el pueblo.

Se nos dice que debemos continuar con el proceso así como esta, yo no estoy de acuerdo, hay que superar lo hecho y desde las bases hay que empezar a preparar nuevos liderazgos capaces de superar lo actuado por los Rangeles, Chacin, Jaua, Rodriguez, Maduro, Cabello, Flores, otros y otras, para la segunda generación requerimos otras y otros revolucionarios más humanistas y más socialistas tipo Samán, Villegas, Acosta, es decir nuestro propio idéntico yo de ese estado mental que no será el mismo para que constituya la base de la revolución futura suministrada por nuestras aspiraciones que no siempre calaron en el ejecutivo y en la Asamblea.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1428 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: