Que sea el pueblo quien decida

Pildoritas 138 (año V):

En mi anterior artículo hice una sugerencia en relación a que se debería consultar al pueblo sobre el perdón o la amnistía, que algún sector político está empeñado en que se decrete o que se legisle sobre este asunto, muy sensible, pues los hechos que delincuentes políticos cometieron contra el país, su pueblo, su economía y su constitución son terribles, tanto que están catalogados como de lesa humanidad.

Me dio mucho gusto recibir de algunos de mis lectores opiniones positivas sobre la propuesta, pero además me alegró oír a el entrevistado de este lunes por Vanessa Davis en su programa CONTRAGOLPE, hacer la misma propuesta, la cual dijo se le había ocurrido en ese instante, “ se me acaba de ocurrir ahorita” dijo.

El personaje es dirigente de la ONG VIDEPA (Victimas del paro) creo que así se denomina, quien recordaba a los principales personajes protagonistas del crimen o crímenes que significó el paro del 2002, muchos de los cuales andan muy horondos como diputados o como alcaldes, caso del nefasto Antonio Ledesma, o postulándose para cargos de elección popular como el Sr, Capriles R,, en buena hora derrotado pero insistiendo en continuar como gobernador, o el enano siniestro Andrés Velázquez, e informaba que desde el año 2003, se interpuso acusación ante la Fiscalía General de la República, con pocos a ningún resultado hasta ahora y que actualmente, en ocasión de cumplirse 10 años de tan infaustos sucesos, exigía de nuevo aprovechar la imprescriptibilidad de los diversos delitos, para ejercer la justicia, que es de lo que se debería estar hablando y no promoviendo una supuesta amnistía o perdón que sentaría un terrible precedente de impunidad y establecería una inconveniente jurisprudencia que serviría para que en el futuro, delitos similares sean cometidos por desadaptados de la misma calaña de quienes no podrían ser olvidados jamás por el pueblo, especialmente por sus víctimas directas, muchas de ellas aun sufriendo las consecuencias.

Pero es que además durante estos 10 años quienes quieren amnistía, no han hecho méritos para que se les considere ni siquiera arrepentidos, pues por el contrario lo que ha hecho la mayoría es conspirar desde el exterior y casi a diario montar ollas y matrices de opinión contra la revolución, celebrar la enfermedad de nuestro líder y hacer todo lo posible, incluido el financiamiento a la ultraderecha de aquí, para desestabilizar el país.

Si lo que los proponentes desean, que es un decreto de impunidad que así se le debería llamar, y en vista de que el caso es de principalísima trascendencia, lo más conveniente sería dejar en manos del pueblo soberano la decisión y no que una persona (el Presidente) o un grupo (Los diputados de la AN) sean quienes decidan, pues este asunto es una oportunidad de oro para permitir que sea el soberano quien ejerza su derecho a su participación y protagonismo, como dispone la Carta Magna y así se evitaría que cualquier decisión, a favor de los culpables pueda ser achacada por las generaciones futuras a un solo hombre o a un grupo de personas,

Qué bueno sería que por ejemplo se aprovechase la circunstancia de la elección para alcaldes de abril del 2013, mes emblemático por cierto, para que se le pida al pueblo su opinión sobre si quiere o no, el perdón para quienes hace diez años, hicieron todo lo posible por enterrar no solo la Revolución, sino el futuro de la Patria. De aprovecharse ese día, se ahorrarían costos y se garantizaría una buena participación popular, pero además una decisión justa y sin apelación posible.-

saulmolina2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2220 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: