Pildoritas 126 (año V)

¿Perdón, y bajo qué condiciones?, y ¿Qué piensan de ello los parientes de las víctimas y en general el pueblo venezolano?

La oposición, según lo reseñan los medios, a través de la bancada de la derecha en la Asamblea Nacional, en una especie de pretensión de matar la culebra por la cabeza, han anunciado que quieren que el Presidente les reciba para pedirle libertad para lo que ello llaman “presos políticos” y sobre quienes representantes del gobierno y de órganos judiciales, así como de la Defensoría del Pueblo , hasta el cansancio han dicho que no se trata de “presos políticos”, sino de “políticos presos” que han sido juzgados y condenados con pruebas irrefutables por crímenes cometidos en el intento de derrocar un gobierno legítimo.

Un crimen es un crimen y las víctimas que están bien muertas no pueden opinar, pero hay victimas indirectas, que son madres, padres, esposos, esposas hijos etc., a quienes habría que preguntarles qué opinan sobre un posible perdón para aquellos que les privaron del calor humano, de la sonrisa, de lo momentos de alegría, también de dolor de sus parientes a quienes jamás volvieron a ver, por la macabra decisión de un grupo de desalmados que no midieron las consecuencias del daño que le hacían, no solo a inocentes sino a la Patria.
Son muy caradura quienes piensan solicitarle lo que han anunciado al Presidente, y más cuando incluyen en su petición se le abran las puertas del país a quienes cual ratas de albañal, salieron huyendo después de ser cómplices de los crímenes, pero además autores materiales de los terribles males causados a la economía del País, para autodenominarse exiliados, cuando lo que son es prófugos de la justicia, por delitos comunes así hayan levantado banderas políticas porque esas banderas no son para matar, e intentar acabar con la sobrevivencia de toda una nación.

Cabe preguntarse: ¿Esa gente, ahora protegida por el Imperio, será que regresaría al país a quedarse tranquilos, haciendo uso de las libertades enormes que aquí existen, trabajando por el país, o continuarían ahora desde dentro en sus acciones desestabilizadoras que desde que huyeron han venido intentando desde fuera?

Lo que en realidad sucede es que la disminuida oposición que aquí tenemos necesita de alguna forma importar refuerzos para ver si de alguna manera levantan cabeza, y bien sabemos lo que sucedería si esa gente se incorpora, ahora entrenados por el Norte.

Ahora bien, el curadurismo es tal que se atreven a pedir también el regreso de los ladrones de cuello blanco que estafaron a través de sus bancos a miles de ahorristas y los dueños de constructoras que dejaron en la calle a muchos, así como empresarios explotadores y especuladores como son los casos de Mezherane y Zuloaga quienes dejaron aquí, un centro de acciones desestabilizadoras representado en un medio de comunicación como Globovisión, desde donde las 24 horas del día hacen méritos para que, en lugar de otorgarles medidas como las solicitadas por los diputados de la derecha, algún día se les cobre con toda la fuerza de las leyes sus abusos y desmanes contra una democracia como la que en más de 15 elecciones se ha dado la mayoría de este pueblo.

Así que el Presidente ante estas peticiones debería pensarlo bien antes de tomar una decisión que les pueda favorecer, y más bien debería preguntarle al pueblo qué piensa de ello y si estaría dispuesto a arriesgarse, dejando libres a unos, que ingresen otros, todos bien culpables de las difíciles situaciones que hemos vivido millones de venezolanos.

saulmolina2006@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1554 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: