Venezuela, cien y más veces traicionada

A mitad del año de 1.817 los patriotas venezolanos detuvieron dos embarcaciones de bandera estadounidense, ésto, por haber burlado el bloqueo que se tenía a la entrada y recorrido del río Orinoco, y por estar los dos navíos cargados con armas y pertrechos para surtir a las tropas españolas; a las cuales los venezolanos combatían por la independencia del país, por tal motivo Bolívar no las devuelve y las retiene a pesar de ser reclamadas por el gobierno estadounidense a través de su emisario Bautista Irvine. Bolívar a pesar de muchas amenazas del estadounidense mantiene firme la decisión de no liberar las dos goletas. El 27 de Mayo de 1.819 Bolívar sale con tropas llaneras rumbo a Casanare, Colombia, acción que incluye el famoso paso de los Andes, esta marcha dura 65 días y en el transcurso de ese tiempo tiene que atravesar por lugares inhóspitos, al comienzo ellos extremadamente calurosos y al final con temperatura gélidas y ventiscas que penetran hasta los huesos; esta proeza fue admirada por el mundo entero y reconocida como una de las acciones más osadas de la historia militar universal. Una semana después de llegar Bolívar al lugar escogido, donde descansa un poco y repone su fuerza física, reanuda la marcha al sitio denominado Boyacá y allí combate el 7 de Agosto a las tropas españolas, y aunque éstas sobrepasan en número a las patriotas, el empuje que en la lucha pone los patriotas y la sorpresa que causa en los españoles la presencia de Bolívar dirigiendo a sus tropas, determinan una contundente victoria para los patriotas; esta es la celebre batalla de Boyacá ganada por Bolívar y con la que se libera al territorio colombiano de tropas española. Al poco tiempo de que Bolívar había partido de Venezuela, Francisco Antonio Zea nacido en Antioquia, Colombia, el 23 de noviembre de 1.766, encargado por Bolívar del gobierno al salir éste de Angostura, a finales del mes de Julio de ese año 19 entrega al gobierno estadounidense, a cambio de una fuerte cantidad de dinero para su provecho personal, las goletas Tigre y Libertad, esta acción le trae a Zea grave consecuencia porque poco días después es echado del mando; este es el primer golpe de Estado que sufre la república venezolana.

Zea, conocido por sus cualidades como hábil redactor de documentos y refinado orador logra que Bolívar lo nombre agente de Colombia (Gran Colombia) en Europa con la finalidad de que represente los intereses de la patria y procurar conseguir préstamos para la república. Luego de candorosos discursos por todos lados Zea logra un préstamo por la cantidad de 50.000 libras esterlinas, suma que nunca hace llegar a Bolívar. Zea en combinación con su cuñado londinense José Meilhon, comienza a hacerle la vida imposible con intrigas en los círculos sociales y políticos al meritorio venezolano Luis López Mendez, quien venía desempeñándose con mucho acierto en gestiones oficiales para el reconocimiento de la Independencia de las nuevas repúblicas, además que Zea hace publicar en un diario que él era el único autorizado para hablar por Bolívar y el gobierno de Colombia; logrando que López Méndez sea ignorado como agente venezolano. Zea que ahora encuentra el camino libre de intrusos, logra establecer contacto con la casa prestamista Herring Grahan Powles y recibe la cantidad de 550.000 libras esterlinas el primero de agosto de 1.820, dinero que sería destinado para sostener la lucha emancipadora de la Gran Colombia; Zea se queda con 66.500 libras haciéndole creer a Bolívar que esa suma era por el pago de comisión y otros gastos de la firma financiera.

A Zea, Bolívar le pide negocie una cantidad de lingotes de plata guardadas en la Casa de la Moneda de Bogotá. Esta propuesta despertó en Zea nuevos apetitos de ponerse en algún dinero fácil y rápidamente entabla contacto con un banquero quien acepta recibir las barras en calidad de garantía y así le concede un préstamo a la Gran Colombia por la suma de 466.000 libras esterlinas; esta vez el señor Zea se queda con la cantidad de 50.000 libras, que según él debería de pagar en comisiones. Los comentarios de estas infames andanzas llegan al nuevo mundo y un buen día se decide revocarle todos los poderes plenipotenciarios a este colombiano bellaco. La persona portadora de tal noticia para Zea fue el abogado Luis López Mendez, el mismo personaje que tiempo atrás había sido desalojado del cargo de representante oficial del gobierno en Londres por la insidia de Zea; finalmente el señor Zea a causa de una enfermedad muere el 22 de noviembre de 1.822 en aquella ciudad. El 14 de enero de 1.823, Bolívar sin conocer aun la muerte de este colombiano, en carta a Santander le dice “el señor Zea es la mayor calamidad de Colombia; es horrible su malversación” Sin embargo el destino le preparaba una formidable sorpresa a Bolívar, ya que años después otro colombiano eminente lo traicionaría, esta vez sería el propio Santander.

joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1475 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a151142.htmlCd0NV CAC = Y co = US