Las cuentas claras y el chocolate espeso

En la celebración de la Primera Rueda de Negocios entre Estados Unidos y Venezuela, muchos se han preguntado cómo es posible que dos países cuyos gobiernos parecieran tener tantas diferencias sustanciales, puedan desarrollar actividades de carácter comercial como la mencionada.

Más allá de que la pregunta pudiera tener lógica cuando se observan las diferencias políticas que se han evidenciado en los medios de comunicación entre ambos gobiernos, está claro que quienes la formulan desconocen cómo se ha desarrollado la relación económica entre los dos países, particularmente durante el período de gobierno del presidente Chávez.

La realidad en cifras A diferencia de lo que muchos pensarían, el intercambio comercial entre Venezuela y Estados Unidos ha aumentado durante el presente período.

Las exportaciones de productos venezolanos no energéticos, es decir, excluyendo las exportaciones relacionadas con el área petrolera, hacia ese país, en el año 1999, fueron de 1.685 millones de dólares. Sin embargo, para el cierre del año 2004, el monto fue más del doble, alcanzando 3.532 millones de dólares.

Si lo vemos al revés, cuando buscamos las cifras de las importaciones venezolanas desde Estados Unidos, nos damos cuenta de que también se ha producido un incremento.

Por ejemplo, las importaciones en el año 2003 fueron de 2.636,5 millones de dólares, pero estas aumentaron en 70% en el año 2004, llegando a 4.482,3 millones de dólares.

En cuanto a las exportaciones totales de Venezuela hacia Estados Unidos también ha habido aumentos significativos. En 2003 éstas fueron de 16.486 millones de dólares y en 2004 aumentaron a 24.176 millones de dólares, un incremento de casi 50% .

Estados Unidos es el primer socio comercial de Venezuela. Por otra parte, Venezuela representa para Estados Unidos el tercer socio comercial de América Latina, por debajo de México y Brasil, pero por encima de países tan importantes desde el punto de vista comercial como Colombia, Chile y Argentina.

Cuando comenzó el gobierno del presidente Chávez, en 1999, Venezuela estaba en el puesto número 23 en cuanto a su ubicación como socio comercial de Estados Unidos en el mundo. Luego de cinco años de gobierno, en 2004, Venezuela subió al puesto número 16, con un crecimiento sostenido del intercambio comercial.

Entre los rubros más importantes que se comercian desde Estados Unidos hacia Venezuela están las maquinarias y equipos para ser usados en el área petrolera, agroindustrial, sector eléctrico, equipos de computación y sus respectivos accesorios, medicamentos y tecnología del sector salud, productos agrícolas, fundamentalmente trigo y aceites comestibles, automóviles y sus autopartes y repuestos, equipos de aviación, electrodomésticos, artículos plásticos y pulpa de papel.

¿Por qué Venezuela es una buena inversión?

Otro asunto importante es comprender que invertir en Venezuela se ha convertido en una excelente opción.

Si evaluamos las cifras macroeconómicas nos damos cuenta de que Venezuela fue el país con el mayor crecimiento económico del mundo en el año 2004, alcanzando 17,4% .

Para tener un elemento de comparación, vale decir que el promedio de América Latina fue 4,9% .

Por otra parte, a diferencia de lo que predicen la mayoría de los libros de texto económicos, que plantean que a mayor crecimiento mayor inflación, en el caso de Venezuela ha sido lo contrario, porque se ha podido lograr un importantísimo aumento del PIB, mientras que la inflación se ha ido reduciendo sustancialmente.

La misma situación se está produciendo con el tema del desempleo, el cual, en la actualidad, se ha reducido casi a la mitad de lo que estaba en 2003.

Particularmente, en este momento, Venezuela está viviendo un crecimiento sostenido que no se experimentaba desde 1982, cuando fue la última vez que crecimos durante siete trimestres seguidos, situación que se está repitiendo ahora, con la ventaja de que no existen elementos objetivos que permitan sospechar que dicho crecimiento se va a detener, al menos en el mediano plazo.

Matrimonio con hijos Si hablamos del tema del petróleo, la relación entre Estados Unidos y Venezuela es todavía más simbiótica.

Por un lado, Estados Unidos es, con mucho, el mayor consumidor de petróleo del planeta. De hecho, consume al menos 20% más de petróleo que todos los países europeos juntos. Por el otro lado, Venezuela tiene, en este momento, las reservas de petróleo más grandes del planeta. Por si todo esto fuera poco, la ubicación geográfica de ambas naciones hace que, por la lógica de la cercanía, sea mucho más barato el transporte del petróleo desde Venezuela que desde cualquier otro gran productor de hidrocarburos.

Por eso, la relación entre Estados Unidos y Venezuela, en lo que a materia petrolera se refiere, pudiera compararse con un matrimonio cuando tiene hijos. La pareja puede pelearse e incluso hasta divorciarse, pero siempre tendrán algo en común, sobre lo que habrá que ponerse de acuerdo.

La rueda de negocios El mecanismo de la rueda de negocios ha sido desarrollado por Venezuela para brindar un escenario comercial, para que empresarios de distintos países se reúnan un par de días y establezcan los contactos y los acuerdos que luego pueden concretarse en negociaciones productivas para ambos. No se trata de la firma de acuerdos entre países, el Gobierno de Venezuela lo único que hace es brindar el espacio, pero los verdaderos protagonistas y beneficiarios de esta actividad son los empresarios.

Evidentemente, el país en su conjunto también sale beneficiado en la medida en que se aumenta el intercambio comercial con alguna nación, puesto que la demanda de productos para la exportación produce crecimiento económico y generación de empleos. A juzgar por los resultados de otras ruedas de negocios con Colombia, Brasil, Argentina y Rusia, este mecanismo es realmente efectivo en cuanto al logro de sus objetivos. Todo parece indicar que lo mismo sucederá en el caso de la rueda de negocios con Estados Unidos.

¿Y el chocolate?

Es verdad que las relaciones políticas influyen en otros ámbitos. Por supuesto que los empresarios estarán más tranquilos a la hora de invertir su dinero cuando los países tienen relaciones de respeto y amistad. Sin embargo, la comunión de intereses que en materia comercial existe entre Estados Unidos y Venezuela es tan importante que, más allá de algunas diferencias que han sido públicas y manifiestas, los empresarios de ambos países no sólo no se han inhibido en continuar su intercambio, sino que además ha aumentado.

La realidad es que, más allá de las obvias diferencias políticas, la tradición comercial de las dos naciones es muy fuerte. Los empresarios invertirán su dinero en aquellos negocios en los que puedan obtener ganancias y, al menos, si nos ceñimos a las cifras, todo parece indicar que la relación comercial entre Venezuela y Estados Unidos no solamente es sólida, sino que continuará creciendo. Las cuentas aumentarán, independientemente del que chocolate se siga tomando espeso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5480 veces.



Mary Pili Hernández

Ex-ministra de la Juventud, ex-viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, y ex-concejal por el Municipio Libertador. Cristiana, Periodista, Socialista, Bolivariana, Antiimperialista y Chavista.

 mphopinion@yahoo.com      @marypilih

Visite el perfil de Mary Pili Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas