Hay que cambiar al mundo

Siempre he considerado una descalificación la consideración sobre la gravedad y la urgencias de los asuntes actuales inherentes a la humanidad sobre los pasados, es como decirle a las generaciones pasadas que sus problemas y sus luchas, y por ende sus sacrificios, aportes y reflexiones fueron innecesarios por decir lo menos; pero también es cierto, objetivamente hablando, que en este inicio de siglo hay serios problemas y amenazas que acechan a la humanidad poniendo en riesgo, como nunca antes (no es un lugar común), la supervivencia de toda forma de vida, incluyendo la nuestra.

Esta macabra fase del capitalismo que nos ha tocado vivir, llamada imperialismo en la concepción leninista, no es solamente una etapa agresiva y de mayor obtención de plusvalía, sino que además ha desarrollado un  inmenso poder de agresión a quienes le oponen resistencia y además ha desarrollado una efectiva maquinaria comunicacional reforzadora de su ideología que está llevando a buen número de personas a no hacerse cuestionamientos del mundo que les rodea, ni en lo referente a la naturaleza ni al orden social vigente.

Afortunadamente cada vez con mayor fuerza avanzan las propuestas que enfrentan, desde todas las vertientes, al capitalismo como formación socio-económica amenazante de la vida en el planeta: el antiimperialismo, las fuerzas progresistas revolucionarias y el Movimiento Comunista Internacional.

Entonces, cambiar al mundo, para bien, no es solo una necesidad sino una gran posibilidad.

Continúa avanzando el Movimiento Comunista Internacional

Una muestra muy clara del avance que referimos anteriormente lo constituye el reciente triunfo del Partido Comunista de Chile en las elecciones de la Central Única de Trabajadores (CUT) de ese país de nuestro continente, triunfo que se une a una larga lista de avances, grandes y pequeños, de los Partidos Comunistas y del Trabajo en todas las regiones del mundo y en las distintas formas coyunturales de lucha que la realidad impone.

Amuay

Los llamados hechos desde diferentes sectores institucionales, políticos y sociales a no caer en especulaciones sobre la causa de la lamentable explosión en la Refineria Amuay el pasado sábado se corresponden con una posición seria que obliga a esperar las investigaciones oficiales las cuales establecerán la responsabilidad sobre tan doloroso acontecimiento; ahora bien, en relación a esto tampoco luce descabellado que más allá de estas investigaciones todas las organizaciones revolucionarias y antiimperialistas redoblen su vigilancia y capacidad de movilización frente a cualquier eventualidad y agresión concreta contra el país, no podemos olvidar el momento en el que nos encontramos: a pocas semanas de unas de las elecciones presidenciales más importantes para Venezuela, dónde va compitiendo la misma oposición que en los años 2002 y 2003 le causó enormes daños materiales, morales, emocionales y hasta en vidas al pueblo en su agresión contra la industria petrolera en su plan por derrocar al gobierno bolivariano.

Vaya a los familiares de las victimas, a los heridos y afectados materiales de esta explosión nuestra palabra de aliento y solidaridad, precisamente en respeto a ellos los venezolanos esperamos un pronto esclarecimiento de los hechos.

edgarml79@gmail.com

Militante del PCV

@edgarmelendez79



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1417 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: