Paradojas idiomáticas

En Filosofía y Matemática hay varios ejemplos de paradojas, antinomias y afines que tanto sirven para matarle el tiempo a muchos, así como para hacernos dudar con razón acerca de la universalización y completitud de muchos axiomas y asertos lingüísticos que tanto han enriquecido el currículum de muchos connotados filósofos y matemáticos de vieja y reciente data.

El idioma castellano alberga algunas otras contradicciones que perfectamente son calificables como paradójicas. Tal es el caso de la alumna/o a quien la maestra de Educación temprana invita a conjugar correctamente el verbo comer, en su modo indicativo afirmativo presente, y nuestra/o aprovechada/o e ingenua/o estudiante arranca diciéndole: Yo como, tú comes, él come, nosotros comemos, ustedes y ellos comen.

Que también se puede hablar en modo negativo no desvalida la paradoja en cuestión porque cuando la conjugación corra a cargo de quienes siempre comen en este sistema, estos mentirán al decir: *Yo no como*. Pero esa/e aprovechada/o alumna/o, más temprano que tarde, caerá en la cuenta de su tamaña mentira, cuando sus tripitas le entonan las consabidas contracciones intestinales y estomacales por falta de alimentación oportuna. (Obsérvese lo *pichacosa de esta disposición constitucional venezolana acerca del asexsualismo idiomático, mientras nuestra propia Constitución hace mutis ante la más bochornosa promiscuidad de nuestras niñas y nuestros niños en sus tempranos y bisexuales centros de estudio.

Paradojas y contradicciones de esas abundan en toda sociedad clasista, donde los idiomas son diseñados haciendo la más absoluta abstracción de la existencia de grupos o clases sociales donde, por supuesto, no todas ni todos comen, y la conjugación en negativo siempre adopta visos de afirmatividad.

Otra paradojita no menos llamativa es esta: A Fulanita, una rebelde cualquiera que aprendió a leer en este *improductivo* lenguaje castellano, le impusieron que los nombres o sustantivos propios *deben* comenzar su escritura con mayúscula. Pero Fulanita decide escribir su propio nombre con minúscula, y a partir de ese momento para todos suscribe *fulanita*, y cuado le dicen que está incorrectamente escrito les dice que hasta su modo de escribir su nombre es propio, suyo y de ella, y como tal lo puede escribir como le venga en ganas, y hasta así: Phulanita, phulanita, Fulanita, fulanita, cosas así.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3136 veces.



Manuel C. Martínez C.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas