Gabo y el olvido

Hace ya varios años circulo por internet una carta supuestamente escrita por Gabriel García Márquez en la que el premio Nobel se despedía del mundo cuando permanecía hospitalizado en una clínica de Los Ángeles a causa de un cáncer linfático.

Por aquéllos días el actual director de Notitarde, periódico en el que trabajábamos para entonces, en un gesto inusitado de ignorancia y cursilería  leyó la misiva a toda la redacción. A decir verdad, cualquier lector avezado conocedor del estilo de Gabo jamás le hubiera dado crédito a la fulana noticia que poco después  terminó  siendo un rumor.

Algo similar está ocurriendo en estos momentos con la salud del escritor colombiano. Son varias las personas que nos han comentado por ahí de manera informal que el escritor colombiano supuestamente está sufriendo de  Alzheimer, algo que realmente  sería  lamentable, pero muy extraño porque tal información, que sepamos, no ha sido publicada por ningún medio de comunicación más o menos  serio.

Lo más interesante de la farsa ocurrió cuando aquélla  famosa misiva fue “interpretada” en una radio de Argentina por un locutor que imitaba la voz del autor de Cien años de soledad. La interpretación le dio la vuelta al mundo hasta que el propio García Márquez  se encargó de  desmentir  la treta desde su lecho de convalecencia. 

Casualidad que por esos días aún estando en Los Ángeles Gabo quedó boquiabierto cuando observó las imagines tomadas por una televisora de Miami en las que su  entrañable amigo, el líder de la revolución cubana Fidel Castro, caía una y otra vez  en cámara lenta desde la tribuna durante un acto público en La Habana, mientras que el locutor en off  afirmaba que “últimamente se le había visto muy débil”.

Horas  después García Márquez quiso comprobar que el patatú  magnificado por los medios había sido pasajero.  Tomó un avión, aterrizó en La Habana, y estuvo conversando con Fidel hasta las cuatro de la madrugada. Luego el Nobel declararía a la prensa: “Fidel está para mucho tiempo”.

Aunque se le ha visto poco en la vida pública, esperamos que lo del supuesto Alzheimer de García Márquez sea solo un rumor. Es el escritor vivo más importante en la historia de la literatura, y quizás el mejor de lengua española. Además un excelente periodista que ha sido testigo de grandes acontecimientos, como aquellos que  vivió en Caracas, siendo jefe editor de Venezuela Gráfica, cuando a las tres de la mañana en la casa de  Plinio Apuleyo Mendoza escuchó y vio el estruendo y las luces del avión que el 23 de enero de 1958 se llevó al exilio a República Dominicana al dictador  Marcos Pérez Jimenez. 


jhocas10@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1768 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor