El Euro se derrumba

El fraude Contable de Bankia y la tragedia griega:

El gobierno del fascista Partido Popular (PP) liderado por el gris e inexpresivo, Mariano Rajoy, ha sido la mayor desgracia que ha podido ocurrirle a España después de la transición a la democracia parlamentaria y el tan cacareado “milagro ibérico”. El adelanto de elecciones para el otoño boreal de 2011, fue una jugada magistral de Zapatero y el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) para no afrontar el costo político de la Segunda Gran Depresión Capitalista, en un 2012 plagado de incertidumbre, nerviosismo y desesperanza.
 
 
La vergonzante conducta de Rajoy al esconderse de la prensa, ofrecer declaraciones ambiguas, ausentarse de la Sesión de Control del Parlamento por un mes y poner cara de imbécil cuando le formulan preguntas sobre la materia económica, son un ejemplo de la poca capacidad del dirigente derechista y franquista para ser un verdadero estadista en un contexto tan delicado, tan desolador. Desde su llegada a La Moncloa, en diciembre de 2011, el Presidente del Gobierno se ha empecinado en negar que el sistema bancario de su país necesitara de algún tipo de ayuda financiera. Luís De Guindos, ministro de Economía y Competitividad, entre otros voceros de la cúpula PP-Gobierno, estuvo por meses asomando la idea de que no habría –bajo ningún concepto- dinero público para los bancos españoles y que éstos podrían recapitalizarse en el mercado bursátil. Rajoy y su cónclave corrían la arruga para calmar a los especuladores y no horadar el orgullo nacional: admitir la necesidad de un rescate –de cualquier tipo- sería una humillación para la cuarta economía de la Unión Europea. 
 
El caso Bankia (*) ha sido el detonante del derrumbe del sistema bancario liderado por Santander y BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria), el cual había sido catalogado hace pocos años como “el más sólido del planeta”. La debacle del banco del Partido Popular, Bankia, se debe a la gran cantidad de “activos tóxicos” producto de la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, en 2007, y del propio “affaire” del ladrillo que sobrevino meses después. Los denominados “activos tóxicos” eran los créditos hipotecarios que no habían sido cobrados por los bancos o cajas de ahorro, debido a que éstos habían sido adjudicados a personas que no podían honrarlos, por lo cual éstas últimas caían en el terreno del impago: perdían el activo (la casa) y quedaban en morosidad. En otras ocasiones, a pesar de que los créditos sí habían sido otorgados a familias con capacidad económica, el aumento de las tasas de desempleo y la creciente depreciación de los inmuebles, hacían mella –a posteriori- en la posibilidad de amortizar las deudas con los bancos o cajas.
 
Todavía es difícil precisar la cantidad de “activos tóxicos” que inundó el sistema bancario ibérico, europeo y mundial, hasta el año 2007, pero podríamos estar hablando de cientos de miles de millones de dólares. Desde luego, tan apocalíptico daño patrimonial a las instituciones financieras del Gran Capital ha sido ocultado en la operación de fraude contable más ambiciosa de la Historia. El banco estadounidense, JP Morgan, ya ha reconocido que 2 mil millones de dólares se “esfumaron” de sus balances por un “error” de contabilidad. ¿Casualidad? ¡No! Recordemos las bancarrotas de Enron, Worldcom y Parmalat: presentaban pérdidas como ganancias con ayuda de firmas auditoras como Arthur Andersen, que tenía a Worldcom en su cartera de clientes. En ídem dirección ha obrado la directiva de Bankia, liderada por Rodrigo Rato (PP), organización que reportó ganancias netas en 2011 por el orden de los 300 millones de dólares y que más tarde, en mayo de 2012, desliza –sin rubor- números rojos por más de 4.300 millones de euros. Como si ello fuese poco, las actuales autoridades de la Bankia intervenida piden una inyección de más de 23 mil millones de euros del erario público, lo cual sobrepasa, verbigracia, el presupuesto anual de la NASA estadounidense, que es de 17.300 millones de euros.
 
Aunado a lo pretérito, las acusaciones a Bankia por la oferta engañosa sobre su estatus financiero cuando salió a Bolsa, son para coger palco. Bankia infló artificialmente el valor de sus acciones para cotizarse en los mercados capitalistas y al cabo de cuatro meses, el valor nominal de éstas había perdido más del 60%. Más de 400 mil pequeños inversionistas han sido estafados por Rodrigo Rato y sus secuaces, con la complicidad de Fernández Ordóñez, antiguo Gobernador del Banco de España (Banco Central) y demás entes reguladores del Estado.
 
Al tiempo que estalla el escándalo de Bankia, otras entidades también han admitido agujeros multimillonarios: Catalunya Caixa y Novagalicia requieren más de 9 mil millones de euros, sin contar que éstas ya han recibido más de 6 mil millones en auxilios. La gran preocupación de propios y extraños es que no se ha hurgado a profundidad sobre las dimensiones del hoyo de los “activos tóxicos” y lo más probable es que, además de Bankia, otras organizaciones del sistema –entre ellas, las cajas- hayan incurrido en el delito del fraude contable para “maquillar” sus golpeados guarismos. De descubrirse ese fatal escenario, las piezas del sistema bancario español y europeo se derrumbarían como una fila vertical de dominó.
 
EL RESCATE QUE HUNDIRÁ MÁS A ESPAÑA
 
Mariano Rajoy ha debido tragarse su vanidad patriotera de franquista trasnochado y ha tenido que acudir a la Unión Europea en búsqueda de liquidez para el sistema financiero de España. Mal estratega, mal orador y encima, ¡mentiroso! El Presidente del Gobierno ha solicitado 100 mil millones de euros que serían “suficientes” en la recapitalización de entes en quiebra técnica, como Bankia. Los recursos serían canalizados por medio del FROB (Fondo para la Reestructuración Bancaria de España) y no implicarían –en teoría- más ajustes macroeconómicos para el Estado. Sin embargo, se desconoce el alcance real de la insolvencia en Madrid y sus alrededores, por lo cual la cifra genuina de rescate podría sobrepasar fácilmente los 200 mil millones de euros. En tal circunstancia, España tendría que solicitar un “salvataje” como país a la Unión Europea, el Banco Central y el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que sus bancos yacerían inviables y –por ende- el Estado correría el grave riesgo de una bancarrota irreversible. El detalle es que un inminente “rescate” a España desataría el pánico entre los capitalistas especuladores y la Unión Europea estaría en riesgo de “evaporarse”. El Fondo de Rescate de Bruselas está diseñado para contingencias puntuales, no para un colapso general como el que se avecina.
 
Otra arista de la grave situación, es que no importa cuánto dinero se ponga sobre la mesa: cada euro irá a un saco roto. Los bancos están quebrados por las “hipotecas basura” y demás instrumentos financieros suicidas, por lo cual no lograrán retribuir el préstamo de la Unión Europea. Además, en un contexto de depresión económica las instituciones no estarán en posición de –por ejemplo- tramitar créditos a la gente y cobrar intereses que las hagan disponer de dividendos con el objeto de reintegrar los fondos. C’est-á-dire, el círculo vicioso empuja a España –y a Europa- al precipicio: sin crédito no hay reactivación, sin reactivación no hay salida de la depresión.
 
Los escándalos de corrupción de la trama Gürtel, el tráfico de influencias de Urdangarin, las “escapadas” a Botswana de Juan Carlos y los periplos de placer del magistrado Dívar, entre otras “perlas” de la decadente burocracia pública y privada, hacen pivotar a España entre la indiferencia y el estallido social. Con respecto al “affaire” Bankia, el panorama no podía ser peor: Rajoy y el PP han bloqueado –a través de la mayoría absoluta- cualquiera comparecencia de los implicados en la estafa de marras, ante el Parlamento. El pretexto de los fascistas es que si empiezan a sacarse los “trapos sucios” de Bankia, los mercados capitalistas acabarán por sacrificar a Madrid en el altar sacrosanto del IBEX 35. ¡No me jodas! Para colmo, los “modestos” sueldos devengados en la cuarta entidad de España, no dejan de ser obscenos en tiempos de crisis: Rodrigo Rato (Presidente), 2,34 millones (2011); José Luís Olivas (Vicepresidente), 2,26 millones (2011); Francisco Verdú (Consejero Delegado), 1,62 millones (2011); y José Manuel Fernández (Adjunto a la Presidencia), 600.000 euros (2011).
 
Con 24% de desempleo nacional, más de 50% de paro juvenil y una Reforma Laboral que destruye las conquistas históricas de los trabajadores, en España convergen los ingredientes de un auténtico cóctel “molotov” que amenaza con detonar la paz social. La fragmentación territorial del país es inexorable y la instauración de una Tercera República obrera es perentoria.
 
EL DILEMA DE ATENAS: ENTRE EL EURO Y EL NUEVO “DRACMA”
 
El drama de la nación helénica ha llenado titulares desde 2010, cuando tuvo que ser “auxiliada” por primera vez debido a sus crecientes dificultades con la deuda soberana. Grecia sólo representa el 5% del PIB de la Zona Euro, sin embargo se ha erigido como paradigma de lo débil que puede ser la unión monetaria del Viejo Continente. Por ello, los miembros del club de Bruselas se han consagrado a la tarea de “salvar” a Atenas de un “default” o cesación de pagos. ¡Todo sea por el vapuleado honor de los 27!   
 
El primer rescate de mayo de 2010, liberó 110 mil millones de euros para Grecia que serían transferidos a las arcas del país en varios tramos de depósitos. Entre las condiciones fijadas por la Unión Europea y el FMI, con el objeto de brindar el “auxilio” de efectivo a los griegos, estaba la imposición de draconianos ajustes como la reducción de sueldos y pensiones, el aumento del IVA y la reducción drástica de empleados en la administración pública. Dos años después, la situación no puede ser peor y la “troika” (Unión Europea, BCE y FMI) continúa presionando para aplicar más rigurosidad al paquete económico neoclásico “á la grecque”. La infamia no puede ser mayor para el ciudadano común y corriente: aumento de la pobreza, la desnutrición y las enfermedades asociadas al estrés, a la depresión. La tasa de desocupación es de 20.9% (48% en el ámbito juvenil), los sueldos no alcanzan ni para sufragar los servicios básicos y ni siquiera se consiguen las medicinas porque la deuda del Estado con los laboratorios es multimillonaria.
 
En 2012, la nación de la Acrópolis y el Partenón sigue en declive: la “troika” otorga 130 mil millones de euros adicionales pero no se vislumbra la luz al final del túnel. Los retiros de depósitos han ido creciendo de manera alarmante y sólo en un día se han registrado cifras de hasta 800 millones de euros. La onerosa deuda soberana helénica se catapulta hasta el 160% del PIB. Para darnos una idea al respecto, el nivel de deuda de Venezuela es de 20% del PIB.
 
Los suicidios en Grecia también van en alza: hasta abril de 2012, 149 personas habían puesto fin a sus vidas por motivo de la crisis económica. Dimitris Christoulas, un jubilado de 77 años, decidió inmolarse en la céntrica plaza Syntagma debido a las penurias de la austeridad. Las últimas líneas de la carta, que escribió Christoulas antes de morir, parecen ser un profético manifiesto político de las masas enardecidas: “(…) Creo que los jóvenes sin futuro tomarán las armas algún día y colgarán a los traidores nacionales en la Plaza Syntagma, igual que los italianos colgaron a Mussolini [en la Piazza Poreto de Milán]”. En varios lugares de la nación helénica se ha dejado de utilizar el euro y se han creado signos monetarios locales, con los cuales se pueden adquirir productos de primera necesidad. Algunos proponen, muy en serio, la vuelta al “dracma”, la divisa de curso legal existente en el país hasta el arribo oficial del euro, en enero de 2002.
 
LA CARRERA ARMAMENTISTA DE GRECIA Y EL INEVITABLE TRIUNFO DE SYRIZA
 
El doble rasero de un sector de la clase política griega es descarado, insolente. Los ajustes exigidos por la “troika” a Atenas sólo se han implementado en la administración pública, impuestos regresivos como el IVA y el Estado de Bienestar. Evidentemente, el desproporcionado gasto militar no ha sido tocado y –por el contrario- se ha disparado. Debido al conflicto con Turquía por la isla de Chipre, Grecia destina el 4,3% del PIB a la estéril carrera armamentista con Ankara, lo que coloca a Atenas a la cabeza de la Unión Europea en ese rubro.
 
Sólo en 2010, la nación adriática destinó 10 mil millones de dólares a la defensa, siendo un territorio poblado por 10 millones de habitantes y con un monto de 5.546 millones de dólares en reservas internacionales. Los proveedores más importantes de Grecia son: Alemania, con ventas por el valor de 6.500 millones de euros en los últimos 10 años; y Francia, con 4.160 millones en igual período. Las contribuciones a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) –brazo armado del Imperio en Europa- se ubican en 60 millones de euros. Hay dinero para bombardear a Afganistán, Irak o Libia, pero no para una población helénica cada vez más depauperada.
 
Las elecciones convocadas para el próximo domingo, 17 de junio, marcan un hito en el errante devenir de Atenas. El favorito de la jornada es Alexis Tsipras, líder de la Coalición de Izquierda Radical (Syriza), quien desea abolir el memorándum de austeridad pactado por el anterior gobierno con la “troika”. Angela Merkel, Canciller de Alemania, y otros burócratas de Bruselas han advertido que tal hipótesis no es viable. Según ellos, Grecia debe seguir al pie de la letra el tratamiento de “shock”. Aunque Tsipras asegure que no sacará a Atenas del euro, lo más probable es que Berlín y el resto de los miembros execren a la nación helénica de la unión monetaria si ésta no cumple con los dictados de la “troika”.
 
Desde luego, lo pretérito provocaría una implosión dentro de Bruselas y desataría un “efecto contagio” en el conglomerado de los 27. La victoria de Syriza en las elecciones parlamentarias del domingo 17, sería una oportunidad única para explayarse en un programa revolucionario que recupere la soberanía económica y haga pagar un alto precio a los promotores de la crisis. Entre las medidas que recomendamos, están: 1) estatización de la banca y todas las compañías privatizadas; 2) confiscación del patrimonio de los políticos, banqueros y empresarios responsables de la debacle helénica; 3) juicio público a los autores intelectuales de la estafa a los ciudadanos; 4) autorización para la utilización de monedas comunitarias e instrumentación del trueque; 5) ocupación obrera de las empresas y fábricas cerradas por los explotadores; 6) lucha frontal contra la evasión fiscal; 7) disminución radical del presupuesto castrense; y 8) declaración de una moratoria de deuda y establecer –a través de una incisiva investigación- hasta qué punto es legítima la misma.
 
La Segunda Depresión Capitalista en la Zona Euro debe ser la plataforma objetiva para relanzar la Revolución obrera que piden a gritos las masas desde Praga hasta Madrid, desde Atenas hasta Reykiavik. Lo que se decida en Grecia, este domingo, debe ser la chispa que haga encender el foco del cambio cualitativo en España, Italia, Portugal, Chipre y el resto de la vasta geografía europea. ¡A tomar el poder, proletarios!
 
P.D. Aprovechamos este espacio para felicitar a Aporrea por sus merecidos 10 años. La relevancia de la Asamblea Popular Revolucionaria en el mapa informativo nacional, es más que evidente y como tal debe ser reconocida. Los que somos vetados en los medios de comunicación del “mainstream”, podemos expresarnos libremente gracias a esta tribuna. ¡Que viva Aporrea!

  elinodoro@yahoo.com
 
 (*) El 3 de diciembre de 2010, siete cajas de ahorro se unen para crear el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), con activos por más de 344.508 millones de euros. Las cajas fusionadas son: Caja Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja de Segovia y Caja de La Rioja. En abril de 2011, nace Bankia, con 10 millones de clientes, y meses después se estrena en los mercados; el 8 de mayo de 2012 es intervenida por el gobierno del PP y pone “en jaque” al resto de las entidades. Ante el peligro real de colapso del sistema financiero español, lo recomendable es que los gobiernos responsables de América Latina nacionalicen –de inmediato- todos los bancos locales que sean filiales de grupos ibéricos


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1597 veces.



Adán Gonzalez Liendo

Traductor, corrector de estilo y locutor

 elinodoro@yahoo.com      @rpkampuchea

Visite el perfil de Adán González Liendo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a145140.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO