(o la responsabilidad de un pueblo)

Del Rumor al Regaño

Entre la lluvia de rumores y el regaño presidencial, por tanta preocupación indebida, median motivaciones fundamentadas sobre la ausencia presidencial y su “mandato” desde el silencio.

Cual sea el motivo de la desaparición presidencial nos importa muy poco, a la final como él señaló; es humano, tiene sus necesidades, deseos o satisfacciones privadas. Sin embargo, si es materia de ocupación, o debería serlo, de todos aquellos que creemos en este proceso: la frágil, endeble o inapropiada manera como los voceros gubernamentales o medios de comunicación oficial argumentaron la ausencia del jefe de Estado, ese si es el punto. Puesto que no se ausentó, sin explicación suficientemente conocida, un muchacho mas de la barriada; el conocido de ocasión en una reunión cualquiera, no, la desaparición no suficientemente argumentada es la del Presidente con mayor protagonismo y confrontación al neo-liberalismo a nivel internacional en los últimos años; el líder más carismático y de mayor credibilidad para las masas populares en el tercer y cuarto mundo.

Estamos hablando del hombre que con sus defectos o virtudes es una referencia obligada para los amigos o enemigos de pueblos mancillados y, particularmente en Nuestramerica, referencia ineludible para cualquier intelectual de izquierda comprometido con los cambios radicales en su país; para conglomerados de hombres y vanguardias revolucionarias en lucha contra el Imperio. Entonces, las características del indiciado, como quien dice, ameritaba una consistente y adecuada aclaratoria sobre la ausencia referida. Era necesario que el mismo domingo, mediante cadena nacional, el Vice-presidente, ministro de relaciones interiores o de comunicaciones, desmontara la situación de tensión que paulatinamente se estaba activando. Pero no, a cual competencia de desinformación cualquiera, se dio la partida; un rumor tras otro, varias bolas y muchas afirmaciones temerarias, desacreditaban cualquier iniciativa gubernamental, fue mas fuerte y asertiva la acción del comentario disperso y al voleo, que la política comunicacional, si es que la hubo, del Estado, a pesar de todos los recursos habidos y por haber.

Fue entonces en ese contexto que surge la movilización espontánea hacia Miraflores; importante decisión, necesaria manifestación, y que comienzan los planes de contingencia entre las ciudades, pueblos, y a lo interno de algunas parroquias o barriadas, todo lo cual hay que evaluar luego. Ignoramos si existió estado de alerta a nivel de los mandos militares, pero si observamos la desconcertante desmovilización en los estamentos políticos-partidistas del proceso e instancias gubernamentales. Así pues, del regaño presidencial, solo coincidimos con el llamado de atención referido a la ausencia de un tejido u organización social que garantizará la información emanada desde el entorno presidencial en situaciones como la planteada.

Por otra parte, este transito del rumor al regaño no se da solamente ante la mirada de fuerzas aliadas, también cuenta el enemigo con su ojo de odio, de guerra, del mal, de la añoranza por la Venezuela de la IV República y una Nuestramerica sumida en el desconcierto de los años 70, 80 y 90; del pensamiento único.

Señor Presidente, con todo respeto, parece que alguien tiene que recordarle que el contenido de sus palabras son la medida de sujeción de sus acciones y que sus acciones para bien o para mal de sus deseos están amarradas con el destino de 24.000.000 de personas y otro pocote de seres más allá de nuestras fronteras. Y es en ese sentido que compartimos su regaño de haberse realizado en sentido contrario, esto es, ¿cómo es posible que sus colaboradores mas cercanos, no supieran informar sobre su ausencia de manera contundente y sin lugar a dudas? ¿Dónde está ese pueblo que a falta de una información creíble, no pudo llevar 500.000 compatriotas a las afueras del Palacio y a una media de 50.000 por capitales de estados y algunos 10.000 ó 15.000 por poblados pequeños? ¿Qué pasó con los colectivos de activistas populares distribuidos según responsabilidades concretas en un escenario de preocupación por el líder fundamental del proceso o peligro eminente del mismo? ¿Qué pasó con las Ubes, el F.F.M., los estudiantes de la Bolivariana, los miembros de las misiones, los cuadros y militantes que hacen vida en Ministerios, Institutos Autónomos o fundaciones gubernamentales?

Todo eso, en el entendido que el problema se circunscribe a fallas comunicacionales en el seno gubernamental y de éste con la colectividad; si nos atenemos a las palabras del Presidente el día lunes 30 de mayo. Pero, ese ojo contaminado de guerra, muerte y destrucción de los pueblos, más allá de la ausencia presidencial, justificaciones gubernamentales y regaño presidencial, observó la ausencia de pueblo en Palacio, en los alrededores de los medios de comunicación de masas, en las plazas Bolívar o guarniciones militares. De algún modo, tomada la no-presencia del presidente Chávez y las incongruencias comunicacionales como un ensayo o simulacro, el resultado es lapidario, acá salieron raspados desde los mas encumbrados líderes del proceso hasta el más sencillo militante, a excepción de los “desesperados” ” que dignamente se aglomeraron cerca de Miraflores. Es evidente, parece que un cierto liderazgo con píes de paja goza de poco reflejo e imaginación en circunstancias como la vivida, y menos voluntad de acción para hacerse parte de los “desesperados”.

Como se ve que esta sigue siendo una revolución de pocas exigencias, mínimos sacrificios, poco ojo avizor ante los peligros e iniciativas ante lo inesperado. La preocupación no fue tanto la ausencia presidencial como la poca iniciativa gubernamental para romper o aclarar la cadena de rumores.

SOLIDARIDAD CON LOS HERMANOS PERIODISTAS DEL DIARIO EL GLOBO


SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO

Luis Villafaña
M13-PNA
Dirección de correo: negrohereje@hotmail.com










Esta nota ha sido leída aproximadamente 2953 veces.



Luis Villafaña / M13A-PNA


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas