La columna de Dante Rivas

Pastor Maldonado enterró a los voceros de la antipatria

La fantástica victoria de Pastor Maldonado en el Gran Premio de Formula 1 de España contiene una serie de mensajes positivos que es importante rescatar mas allá de la crónica deportiva.

Pastor representa a los jóvenes revolucionarios que recibimos de Hugo Chávez la plena confianza para desempeñarnos en cargos de alta responsabilidad. Maldonado es nuestro abanderado en ese escenario planetario, con mi millones de televidentes en cada carrera. Su selección respondió a su excelente hoja de vida de piloto exitoso y sus dotes naturales de buen venezolano.

Con altura y extraordinaria madurez padeció 15 meses de descredito, persecución mediática descalificante (algunos periodistas y los medios de siempre) y sobre todo la vocería bruta de diputados y operadores de la antipatria. En vez de estar orgullosos de tener la tricolor a la vista del Universo, fueron por todo y querían que lo bajaran del Williams. Lo dejaran de a pie. Le quitaran el patrocinio natural que requiere tener una butaca con potencial en ese reducido círculo que tiene apenas 24 sitios.

Chávez redobló la apuesta a favor de la Juventud Bicentenaria y Pastor nos regaló el placer nacionalista inmenso de saber que en todo el mundo desde Montmeló (Barcelona) se veía subir a la tricolor y se escuchaba por primera vez nuestro glorioso ¡Gloria al Bravo Pueblo!

Y mientras esa minoría recalcitrante se revolvía frente a la pantalla, en el podio se registraba una imagen inédita: Fernando Alonso (España/Ferrari) y Kimi Räikkönen (Finlandia/Lotus-Renault), los dos campeones de la F1, que lo escoltaron, en gesto de admiración y buena gente, alzaron sobre sus hombros al valiente compatriota. Era el reconocimiento a una hazaña, que una vez mas unió a lo mejor del pueblo con un gobierno revolucionario sensible a los sueños de sus hijos con altas condiciones competitivas.

Pastor, como Gustavo Dudamel, los vinotinto de todas las especialidades, nuestros olímpicos rumbo a Londres, son el ejemplo a seguir y muestra palpable del “SI SE PUEDE”. Y mucho más si hay un gobierno que los apoya y protege.

Todos ellos hacen un culto del estudio, la perseverancia en el esfuerzo, la vida sin vicios, el amor a la familia, los compañeros y sus entrenadores. Sin excepción, por mas alto que lleguen, no se olvidan de donde vienen, y mucho menos de este Pueblo que los ama.

¡Un fuerte abrazo y VIVA LA BRILLANTE JUVENTUD VENEZOLANA!



NE.DANTERIVAS@GMAIL.COM


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



Dante Rivas


Visite el perfil de Dante Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Dante Rivas

Dante Rivas

Más artículos de este autor