Lucha de Clases

Hay muchos asuntos de lo humano que se pueden negar. Una solo es imposible de objetar: el pensamiento, de allí la proclama eterna de la libertad de información, entre otras.

Según el libro “Propaganda gubernamental” García Beaudoux, D´Adamo, Slavinsky todo contenido escrito en prensa tiene por fin actuar como factor de propaganda política. Sin discusión.

De allí que algunos voceros utilicen sus documentos, bien cuando afirman o cuando niegan y al hacerlo, deslicen los hechos según motivaciones que convierten en opiniones, “hacia el terreno moral o los juicios éticos” Pág. 33, lo cual constituye la denominada “propaganda negra” cuyo propósito es acreditar o desacreditar a alguien con modos falsos. De ese campo lo notable es cuando se trampea y manipula hechos con intención propagandista y política.

En ese espacio de la opinión algunas negaciones son patinadas validas como cuitas personales; pequeños ruidos, leves mojigangas, que por insustanciales producen risa.

Sin embargo otras son desmesuras que por su grosera presencia es imposible dejar de lado, sobre todo si quien los expone lo hace desde la solemnidad y pretende engañar lectores desapercibidos con apreciaciones de difícil verificación Pág. 34.

Algunos desean hacer propaganda, uno a quién leí hace poco, acude a alardes de erudición para desaprensivos lectores. Es otro de los muchos que así se comportan, y este, acaba de “descubrir” y escribir sin el menor empacho que la lucha de clases es un invento, una ficción, para exacerbar odio social y división cuyo único propósito es mantener a Chávez en el poder. Es decir invento del chavismo.

Bastaría solo con buscar en Google el termino o idea, “lucha de clases”, para descubrir un océano de informaciones de diverso origen ideológico, que reconocen su vigencia y validez; claro, con él se puede o no estar de acuerdo, pero negar su valor es una temeridad.

Hoy y siempre uno de los conceptos que la ciencia social ha tenido como una categoría de análisis históricamente mas estudiada y comprobada. Maquiavelo: es uno de quienes primero lo reconoce, imposible tenerlo como   marxista o marxologo y menos apostata de Marx, pero, así lo dijo: “en toda  República hay dos espíritus contrapuestos, el de los grandes y el del pueblo, y fue la causa principal de la libertad de Roma”. Asunto que el vocero de la derecha que leímos, olímpicamente niega.

Trampear con esta variable o sus ecuaciones derivadas -que ha sido desde su anuncio no solo tesis, sino casi, aceptable como Ley de la dinámica de la sociedad- y base de muchas revoluciones e impulsora de modificaciones legales y sociales, es realidad imposible oscurecer. Menos viable, negar su actual vigente.

Nada mas que revisar los diarios del día sobre los Indignados o “pingüinos chilenos” aportaría hechos sobre esta realidad de la “lucha de los opuestos”.

Sin embargo, el mentado escribidor, se permite guabinear y dar por desplumado y sacar del juego a pitazo limpio, una de las ideas pivotes que  han permitido justificar los avances  sociales de los humanos para lograr mejores garantías de vida.

Tampoco se trata, Pág. 32, de tenerla como otro mito, o símbolo propagandístico que busque activar acciones o quererla manejar como sub-propaganda que luego sirva para la activación política, sino, valorar que el concepto es un notable referente que motiva discusiones.

Definitivamente irrita el atrevimiento de aquello que buscando crear “propaganda de cohesión” Pág. 130, para una candidatura que cada día luce menos llamativa y en vías de extinción.

Apelen al verbo que distorsiona la realidad para desarrollar lo que ” García Beaudoux, D´Adamo, Slavinsky  critican de quienes solo buscan, alentar, el temor, el terror y la desesperanza inducida con informaciones tendenciosas u ocultas para animar silenciosamente la polarización con lo que llaman “propaganda disuasiva polarizada”. Situación que en Venezuela es mas que notable,

Pensamos que la incontinencia de algunos los hace incapaces de ganar un cielo con su silencio, y así, evitar que se les descubra en la riqueza de algún absurdo.

Sobre el libro, es bien didáctico y debo decir que alerta y critica a todos los que tienen que ver con el tema de la propaganda político, y cometen faltas en su nombre, independiente de la acera ideológica en la cual estén situados o sitiados.

tuliom@cantv.net

Referencia:

“Propaganda gubernamental”-Tácticas e iconografía del poder”, Virginia García Beaudoux, Orlando D´Alamo, Gabriel Slavinsky, Buenos Aires, La Crujía 2011.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1389 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a143574.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO