Un pueblo antiimperialista

América Latina ha sido un continente lleno de personajes con una pasión y convicción antiimperialista de enormes magnitudes históricas, que a su vez no son más que el fiel reflejo de lo que en definitiva es el pueblo latinoamericano: un pueblo antiimperialista.

En virtud de lo anterior mucho se podría hablar y escribir de esos rasgos, hazañas, hechos y anécdotas que ha adelantado todo el pueblo latinoamericano y caribeño en su larga y heroica lucha contra el saqueo, la invasión y el despojo de la soberanía que muy caro nos ha costado, no en vano nuestra guerra de independencia contó con figuras que más allá del estrecho límite histórico que el modo de producción y las realidades socio-políticas imponían a esos liderazgos, como bien lo enseña el materialismo histórico, se convirtieron en estadistas de un claro pensamiento y acción antiimperialistas con planteamientos totalmente vigentes en nuestra realidad actual, no es por casualidad que Bolívar sea considerado por el cubano Francisco Pividal como el precursor del antiimperialismo en el continente; sin embargo antes y después de Bolívar muchos personajes, algunos conocidos y otros casi que anónimos, advirtieron y lucharon contra la colonización y contra la emergencia de lo que posteriormente sería el imperialismo en atención a la definición concreta que de él hace el leninismo.

Son incontables las rebeliones de pueblos indígenas, muchas de ellas con planteamientos más profundos que lo contado por la historiografía oficial, que se han desarrollado en este continente siglos antes de las declaratorias “formales” de independencia que comenzaron casi todas al unísono desde México hasta Argentina con el surgimientos de Juntas en defensa del depuesto Rey Fernando VII y que se tuvieron que debatir poco tiempo después entre tres vertientes: la realista, la autonomista y la independentista; igual sucede con incontables rebeliones de negros esclavos y hasta de criollos con un pensamiento político de avanzada para la época que sirvieron de acumulado histórico para las luchas que se han desarrollado y segurán desarrollándose en América Latina y El Caribe.

Y entre tantas fechas y hechos que recordar como experiencia viva de lucha y dignidad, junto a esos nombres universales como Tupac Amarú, Tupac Katari, Pedro Toussaint Louverture, Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Martí y muchísimos hombres y mujeres de pensamiento y acción antiimperialista, quiero resaltar un hecho igualmente digno de estar presente en la memoria colectiva además porque colectiva fue su ejecución, me refiero a la posición del pueblo venezolano cuando el 13 de mayo de 1958 visitó nuestro país el Vice-Presidente nortemaericano Richard Nixon.

Este señor fue abucheado por una enorme multitud desde su llegada al aeropuerto hasta el final de su visita, la situación fue de tal tensión que el Presidente gringo para ese entonces, Dwigth Eisenhower, ya tenía dispuesta una flota en aguas caribeñas para rescatar al Señor Nixon.

Fue una digna respuesta, de las muchas que ha dado nuestro pueblo, a las pretensiones estadounidenses de convertirnos en su “patio trasero”.

Han pasado 54 años de ese acontecimiento y los avances han sido realmente importantes aunque falta mucho camino por recorrer; por eso la primera tarea antiimperialista de nuestros tiempos es defender y profundizar los procesos políticos que hoy se viven en buena parte del continente.



Militante del PCV

@edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: