Preñéz Revolucionaria

¿Sabían ustedes que los mercaderes del dólar negro publicitan sus ofertas por la prensa nacional e internacional diariamente como si estuvieran vendiendo cambures, y no les pasa nada? Consecuencialmente, sólo los pendejos, como nosotros, pensamos que tales comerciantes del dólar tienen que tener entre sus asociados a los principales encargados de la cuestión financiera y monetaria del país, desde CADIVI, salvo negligencia comprobable, hasta el más novato de los magistrados nacionales quienes siguen siendo escogidos a dedo por los mismos poderosos de siempre, es decir: por la oligarquía criolla, a través de sus serviles e incondicionales representantes políticos(IV república), en función de gobierno, o por los gobernantes díscolos (de la presente).

Ocurre que la posibilidad para que el gobierno peche los enriquecimientos cambiarios devaluacionistas, como lo viene haciendo con el Banco Central de Venezuela, es un problema que la Matemática no resuelve. Si tal figura tributaria y fiscal fuera posible, entonces, cuando nuestra moneda fuese revalorizada todos los tenedores de bolívares deberían *bajarse de la mula* también, lo cual es cuesta arriba per se.

Estamos en presencia de ese tipo de incongruencias insalvables propias de la manipulación financiera que caracteriza la Economía Burguesa en su dilatado mar de embustes sobre embustes.

El reclamo sobre la inconsistencia e impopularidad del Impuesto al Débito Bancario lo hice fallidamente hace varios años, cuando todavía era transitorio, mientras se superaba la crisis deficitaria del Fisco Nacional, y la respuesta dada por el gobierno, en su inmensa preñez de revolucionariedad, fue hacerlo permanente bajo la gestión del premiado Nóbrega.

Ahora al Presidente tiene varios días diciendo que críticas como las nuestras sólo responden a una arremetida del imperio, lo cual confirma que nos está invitando a solicitarle la objetividad más deseable, y quienes no bajen la cerviz ante sus decisiones, por equívocas o antipatriotas que resulten, o se consume como arrastracueros, podrían ser calificados como enemigos al que no matarán, ni pondrán preso, pero lo ignorarán.

Es la nueva estrategia del Imperio: no matar a la gente como lo hizo la IV república, pero sí silenciarle la lengua a cómo dé lugar. El Quijote Danilo Ánderson fue volado en pedazos, y el gobierno ejecutivo se lava y relava las manos con el cuento de que los poderes son autónomos, a sabiendas de que esa es una monumental mentira porque las disposiciones constitucionales relacionadas con las atribuciones del Presidente de la República le confieren amplias facultades para ejercer con manu militari su justicia cuando la justicia ordinaria no funcione. Cf.: Art. 236, # 1, Constitución vigente.

Sin embargo, podríamos decir: así como el Presidente puede indultar oligarcas confesos en crímenes o delitos de alta gravedad, asimismo podría castigar a delincuentes varios, pero, entonces, perdería asimetría constitucional ya que los indultos son actos de máxima casación para burlar las decisiones de jueces díscolos contra un poderoso que no pudo comprarlos en su oportunidad, y recurren al Presidente de turno como alternativa final, y este apela al # 19 ejusdem.
Nuestra Jurisprudencia está preñada de esos ejemplos.

Venimos denunciando la inconveniencia y antieconomicista medida devaluacionista y por respuesta ejecutiva hemos tenido devaluaciones en serie en su corto período gubernamental. Son claras expresiones de su elevada Preñez Revolucionaria.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2257 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas