¿Demócratas quiénes?

Democracia y Socialismo

Quienes se reclamaban seguidores de Marx, dice Armando Fernández Steinko*, fueron los padres del sufragio universal en Finlandia (1906), Rusia (1917), Alemania (1918), Suecia (1923), España (1931), Francia (1945), Italia (1946) o Bélgica (1948). Allí están los predecesores de quienes, a partir de la segunda mitad del siglo pasado hasta ahora, reclaman mayor participación de los trabajadores en la dirección de las empresas públicas y privadas. Son los mismos militantes que ante el fracaso del capitalismo salvaje, revindican el socialismo como paso previo a una sociedad sin explotados ni explotadores: el comunismo. Una sociedad sin manos privadas que decidan el acontecer público y por extensión la existencia.

¿Sabemos cuál porcentaje de la vida en sociedad es regido por las decisiones de grandes empresas privadas y actores no elegidos por nosotros? La vida en las sociedades modernas transcurre en diversos escenarios interrelacionados, con prelación, preeminencia o ausencias. No existen sujetos cuya existencia en sociedad no esté matizada por el peso que en el país tienen las acciones de la junta directiva de la banca privada; de una inmensa empresa de construcción o una magna corporación de la comunicación y el entretenimiento. Pero esa misma persona no tiene ningún derecho a elegir, destituir o desconocer a las directivas de esas grandes corporaciones capitalista.

En la cotidianidad, estamos mucho menos sujetos a individuos y referencias escogidos por nosotros en elecciones, que a decisiones directas de un adicto a la heroína y máximo accionista de una compañía privada para el servicio público de seguridad o del entretenimiento de nuestros hijos; adicto que nunca fue a elección pública y menos podrá ser sometido a un referéndum consultivo, abrogatorio o médico.

Esa consideración: que en nuestras vidas tengan cabida decisiones de seres que desconocemos, que no hemos elegido y que no están aptos para el desempeño de oficios relacionados con la vida en sociedad, replantea en su justo lugar la hipocresía liberal capitalista referida a la Democracia excluyente que ellos avalan y la verdadera Democracia solo realizable en el marco del Socialismo Revolucionario y Nuestro-americano, por el cual ahora más que nunca luchamos los seguidores del viejo Marx en estas tierras de Bolívar.

Esos representantes de la Democracia Representativa Capitalista y Corporativa que someten al escarnio público las ideas socialistas mencionadas por el Presidente Chávez; esos mismos que se rasgan las vestiduras en defensa de los fascistas que hoy no dan la cara por las acciones terroristas desatadas en el país durante el 2001, 2002, 2003 y 2004; esos que gritan libertad mientras niegan el derecho de organización sindical a sus trabajadores y menos aún, que éstos en el ejercicio de sus profesiones hagan gala de la ética necesaria para el digno desenvolvimiento de sus funciones laborales y comunicacionales. Esos, decimos, en una sociedad medianamente normal y sana, no tendrían posibilidad alguna de poner en riesgo la convivencia social a partir de sus alocadas y riesgosas decisiones debido a altos cargos que detentan en las corporaciones privadas..

En un conglomerado humano civilizadamente conformado, la definición y atención de lo público debería ser materia de las mas calificadas personas propuestas para tan delicados cargos por grupos de ciudadanos escogidos en sufragios universales y secretos. Los empresarios de los medios privados de comunicación de masa, deberían someter sus instancias de dirección a la consideración del soberano, así como a la opinión de sus empleados; las grandes empresas privadas de extracción de recursos naturales no-renovables, de construcción, turismo, transporte, etcétera, deberían ser supervisadas mediante el mecanismo antes señalado como forma de ejercitar a los usuarios y consumidores en prácticas democráticas de participación, escogencia y designación de sujetos para actividades privadas de consecuencias públicas.

Es evidente que cuando se imponen valores culturales y raciales totalmente contrarios a una sociedad dada; cuando se obliga a pagar una deuda externa ilegal; cuando se impone un tratado de “libre”comercio; así como cuando se declaran guerras y atropellos de manera unilateral de parte de una gran potencia existe usurpación de soberanía. Y todo ello ocurre porque el mundo es regido bajo los parámetros del capitalismo, de la mas injusta y antidemocrática relación que haya concebido el ser humano. ¿Quiénes y bajo que mecanismo se escogen las autoridades de la ONU; OEA; OTAN; OMC; BM? por solo nombrar algunas ¿Qué democracia se ejercita en esos órganos del poder imperial? Y paradójicamente, esos mismos son los que a los cuatro vientos señalan las ideas socialistas como sinónimo de dictadura. Por nuestro lado, en sano ejercicio de la ociosidad, sostenemos que el solo gesto de impulsar el sufragio universal y directo en todas las instancias de representación mundial: significaría un radical cambio a nivel de las decisiones políticas y de la propia vida, sería el mas cercano ejercicio de democracia conocido. De allí que la gran mafia mundial coloque sus fichas sin consulta ni parodia democrática alguna.

Sólo se logrará el sueño de una Organización de Naciones Unidas (ONU) o una Organización de Estados Americanos (OEA) votando a favor de los abandonados de la tierra, cuando las mayorías sean poder, y éstas sólo lo podrán ser en el Socialismo; resoluciones efectivas contra el hambre, el analfabetismo, la miseria y las enfermedades serán realizadas por estas instituciones únicamente en el instante que dejen de ser regentadas por representantes de corporaciones privadas, mafias y oligarquías mundiales. Es más, hasta el milagro del agua en las zonas desérticas de África, mar para Bolivia o real atención médica a los enfermos de Sida, solo es posible en un régimen mundial donde prevalezcan las ideas del viejo Marx, sobre todo aquellas referidas a lo público, lo social, lo humano y lo solidario.

SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO


*Carlos Marx: Minimalismo y Maximalismo....: CUBA SOCIALISTA. Revista Teórica y Política 9 Abr 03


Dirección electrónica: negrohereje@hotmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2692 veces.



Luis Villafaña/M13A-PNA


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas