Reinvindicando a Bolívar

En primer lugar, Alejandro Magno, rey de Macedonia, no perdió para nada su reconocimiento como uno de los más grandes conquistadores de todos los tiempos, a pesar de su promiscua ambigüedad sexual, y en especial con jóvenes de su cortejo, cuyas relaciones fueron tan intensas y apasionadas, que se entregó a la muerte luego que conoció la muerte de su compañero de infancia y amante, Hefastion.

En lo que respecta a Bolívar, era un ser de nobles sentimientos, que desbordaba ímpetu y pasión en todo lo que hacía, tal como lo refiere el escritor Waldo Frank en su apología al Libertador:

“Bolívar amó el humo de la batalla, el sudor de los caballos, el clamor del populacho al cruzar en triunfo la ciudad. Amó el manejo de los hombres, la creación de capitanes, la intriga habilidosa del Gabinete y del Congreso. Amó el poder de condenar y absolver. Amó su propia voz ascendiendo cadenciosa, el brillo de los ojos y las bocas abiertas de admiración cuando se apagaba su retórica. Amó la languidez de la fatiga, la carne roja, el vino tinto, los baños de aguas perfumadas. Amó la música y el baile. Y amó los labios de las mujeres y el temblor de sus carnes cuando los brazos de un conquistador las estrechaban”

El amor de Bolívar por Venezuela, América, la Justicia y la Libertad, eran sentimientos impregnados de una gran pasión, que hacían de sus convicciones una religión de oraciones bolivarianas con un profundo contenido profético, como evidencian cada uno de sus pensamientos; tal cual lo refiere en una Carta de despedida que le hace a su prima Fanny, a pocas horas de morir:

“Adiós Fanny... Todo ha terminado... Juventud, ilusiones, sonrisas y alegrías se hunden en nada; sólo tú quedas como visión seráfica, señoreando el infinito, dominando la eternidad… Me tocó la misión del relámpago, rasgar un instante la niebla, fulgurar apenas sobre el abismo y tornar a perderse en el vacío... Adiós…”

En el ápice de su gloria como héroe indiscutible de la Revolución Bolivariana, Delfina Guardiola, llamada "La Bella de Angostura", mujer de exuberante belleza y femineidad, le había cerrado la puerta de su casa en las narices, enfurecida por sus veleidades hacia el sexo femenino, y sui fama de mujeriego:

“Usted es un hombre eminente, más que ninguno... le dijo esto en justicia a sus ideales... pero el amor le queda grande”

Ante esa respuesta que pretendía romper de una vez por toda la relación, Bolívar se metió por la ventana de la cocina y permaneció con ella durante tres días y tres noches seguidas, hasta convencerla de su amor... Bolívar ante la crítica de sus allegados, él mismo se declaraba: "Soy un mujeriego empedernido"... Una pasión desenfrenada que se desbocó, desde que su única esposa falleciera a los ocho meses de feliz matrimonio; tal cual lo refirió la escritora Juana de Ibarbourou:

“Bolívar tuvo el romanticismo del ibero cuyo símbolo eterno es Don Quijote, y la orgullosa altivez de la raza india cuya encarnación más completa es Caupolicán. Fue a la vez un militar y un caudillo: un orador y un visionario, un legislador y un diplomático… Bolívar era todo”

Más de 35 mujeres transitarán por la agitada vida de Bolívar en los siguientes 32 años, "sin contar las pájaras de una noche", como bien decía su mayordomo José Palacios, aún cuando la cifra exacta se la llevó Bolívar a la tumba... Ese encanto apasionado, romántico, refinado, amable y seductor, fue su arma infalible en el amor como lo fue su inseparable espada en la guerra… Bolívar conquistó tantos corazones como pueblos esclavizados se cruzaban en su transitar; y su sola presencia cautivaba la atención, admiración y atracción física tanto de mujeres como de hombres, quienes veían en él al héroe indiscutible de la emancipación de todo un continente… Sólo así, se explica como su indiscutible liderazgo cautivó a los pueblos, donde hombres y mujeres se enrolaban en el ejército Libertador…

Finalmente… Bolívar escribió nuevas páginas de la historia universal, no por su cautivante personalidad, ni por su carismática seducción, ni sus encantos para cautivar al sexo femenino… Bolívar estuvo, está y siempre estará en la historia de este continente, mientras exista Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá como naciones libres e independientes, y mientras la llama de la Revolución Bolivariana permanezca encendida en los corazones de todos los pueblos que luchan por justicia y libertad.

En los años siguientes a su desaparición física, la oligarquía y el clero, se empeñaron de borrar su imagen y desvirtuar su obra… Era la convicción, que mientras existiera la imagen del líder, la llama de la revolución mantenía el fuego de la guerra… Pero… a pesar de las infamias y la tergiversación de su legado, no había forma de borrar seis naciones que existen gracias al Libertador… Bolívar se había impregnado en los corazones de todo un continente, a través de una obra tan monumental, que muy difícilmente pueda ser superada en el tiempo; tal cual lo escribió Guillermo Sherwell, quien estuvo dispuesto a descarnar la realidad de la Epopeya Bolivariana que tantos elogios registra la historia; pero luego de leer las cartas del Libertador, sus pensamientos, las impresiones dejadas por quienes lo conocieron, y los escritos plasmados por otros escritores, en 1921 resumió toda su experiencia de varios años en pocas palabras:

“El que estudia a Bolívar siente al terminar su tarea, la misma reverencia que se experimenta al dejar un lugar sagrado, donde el espíritu ha estado bajo la influencia de lo sobrenatural y lo sublime”

Hoy podemos decir con orgullo bolivariano, que a pesar de la infamia, la ignominia y la ingratitud, nadie ha sido magnificado como Simón Bolívar… y no existe prácticamente un lugar del planeta donde no se haya erigido un busto en su honor...

Sólo la iglesia en sus distintas versiones es digna de competir en la veneración que se le ha dado a un mortal

No existe en el Planeta un solo lugar donde no esté escrito su nombre; bien sea en una estatua, un monumento o una simple placa de reconocimiento… En la década de los años 32, al paso del alpinista Domingo Peña, una comitiva se dirigió al “Pico Bolívar” de la Sierra Nevada de Mérida a 5.530 metros de altitud, para colocar en las nieves perpetuas un busto a Simón Bolívar con la siguiente leyenda:

“Libertador..! la cumbre más alta de los Andes es todavía pequeño pedestal para tu gloria”

Una estrella en el firmamento lleva el nombre de “Bolívar”… Especies de la naturaleza han sido bautizadas con su homónimo “bolivarense”… Existen platos culinarios que llevan su nombre, como también bailes, modas, estilos, premios y reconocimientos a la excelencia… Accidentes geográficos, picos, ciudades, puertos, plazas, edificios, bancos, tarjetas de crédito, monedas; en fin, innumerables conceptos también llevan como nombre “Bolívar” y hasta el caso único de un país que ha sido bautizado con su nombre “Bolivia”… y podemos decir con orgullo, que la historia está llena de un sin número de faraones... conquistadores... emperadores... reyes... presidentes... generales... capitanes... y héroes de todo tipo; pero Simón Bolívar posee el único título que a sólo un hombre se le ha dado en toda la historia de la humanidad...


LIBERTADOR..!

No importan lo que digan de Bolívar… No importan las infamias que se escriban de él… Su legado es inmortal… Por 165 años su imagen estuvo sometida al escarnio histórico, por una oligarquía capitalista de insaciable deseo de poder… y en los últimos 40 años, por una dictadura adeco-copeyana anti-bolivariana, que no pudo frenar la masa popular que despertó al llamado de la Revolución Bolivariana.

Enterrar el Ideal Bolivariano..!

es el objetivo de la contra-revolución aupada

por el Clan Bush desde Washington

Ya lo vimos el 12 de Abril del 2002, cuando el gobierno de facto de Carmona, antes de destituir todos los poderes públicos legalmente constituidos, lo primero que hizo fue desaparecer las “pinturas de Bolívar” y borró su nombre de la Constitución… Pocos hombres en la historia han estado sometidos a una instigación constante como ha soportado el Libertador, y a pesar de todo el escarnio, su revolución crece cada día más en todos los rincones del planeta… En cuanto a lo que ahora se dice de sus preferencias sexuales, no es más que la respuesta a una Revolución Bolivariana que cabalga a pasos agigantados en este continente… Respondamos como lo hizo Don Quijote, hoy de moda:

“Sancho… Si los perros ladran es porque cabalgamos”

Miguel de Cervantes


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4989 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US N ab = '0' /actualidad/a14151.htmlCd0NV CAC = Y co = US