Sin prole significa sin opción ganadora en elecciones populares

En Venezuela, la derecha quedó sin prole

El patriciado romano siempre fue una marcada y relativa minoría demográfica; eso lo tenían muy claro porque eran los principales censores de marras. Cuando los esposos neobíblicos de Jerusalén, José y María, hacen su apresurado viaje a Nazaret, desde Galilea, y allá ella realiza su afamado alumbramiento, lo hicieron en obediencia al mandato del Imperio Romano, invasor y opresor, que para entonces realizaba una exhaustiva y fiel contabilidad censual de sus colonos y contribuyentes en el mundo ya conquistado por la fuerza. No en balde se trata del imperio de mayor duración y trascendental peso ideológico en la Historia de la Humanidad.

Roma, sinónimo de Imperio Esclavista, dispuso de la mejor calidad técnica y servil ( en músculo y conciencia) hasta ahora conocida entre las elitistas burocracias   del mundo, y así se cumplió hasta la aparición del servilismo científico e ideológico que engendró el Imperio del Capital, una forma de gobierno sui géneris que paradójicamente y sin las inzanjables limitaciones físicas feudales del latifundismo, no tiene fronteras ni nacionalidad, que ha hecho del planeta Tierra su mercado efectivo y potencial, y como tal ha resultado dueño económico, en primer lugar (el poder jurídico pertenece a cada persona burguesa, mientras el p. económico los ejercen todas ellas), un mercado  que involucra todo el patrimonio material del Globo y hasta de más allá.

Esta “flamante” modalidad de dominio burgués fue la que les permitió a Carlos Marx y a Federico Engels precisar que resulta más rentable controlar un mercado (de mercancías y de votos o adeptos electorales) que registrar como propios y personales vastos territorios. En el capitalismo se registra como propio y privado el mercado potencial de todas las mercancías, con inclusión de la fuerza de trabajo en músculos y en conciencia, como valores de uso y como votos que garanticen determina forma de Estado y gobierno conveniente a sus interés, mientras en los regímenes anteriores se registraba la tenencia de la tierra por la tenencia misma con sus campesinos o inquilinos , como adheridos al suelo.

El caso es que Roma logró tanto poder explicable sólo a punta de la prole esclava y clientelar. La gente romana que no poseía patrimonio pecuniario representaba la principal fuente de soldados que alistar para sus conquistas. Los hijos de patricios no hubieran alcanzado por sí solos.

En los casos como Venezuela, la derecha ha podido ganar elecciones porque ha engatusado políticamente a la prole o proletariado pobre, y particularmente a los marginados a quienes se les ha empleado más como votos que como trabajadores útiles. En Venezuela casi no somos industriosos, pero sí bastante rentistas, y como tales, la compra de fuerza de trabajo se halla constitucionalmente minimizada.

 El caso es que no se necesita ser ningún Estadístico de oficio ni andar por allí compilando opiniones meustrales porque “lo que está a la vista no necesita anteojos. La conmoción electoral del año 1998 en Venezuela tintó de rojo los escenarios electorales en todo el territorio nacional, con lo cual salieron electos principales y suplentes chavistas y no chavistas de casi todas las listas de entonces.

El desenganche de entonces, del reciente electo Presidente Chávez, de la derecha oligárquica, la misma que coadyuvó a su triunfo con dinero, pero no con votos, seguido de su inaudita política populista de notorio e ilimitado paternalismo, puso de manifiesto que en este país, los emergentes son los marginados de ayer. La prole de ayer que usurpaba la derecha hoy se ve liberada. Como sin prole no puede haber explotación ni dominio de una clase por otra, podemos concluir con que la derecha quedó sin prole y consecuencialmente sin votos triunfadores.


1 http://www.sadelas-sadelas.blogspot.com 

    marmac@cantv.net

15/03/2012 5:02:34



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1840 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: