La devaluación reduce nuestras Reservas Internacionales

Desde hace semestres venimos denunciando que las devaluaciones del bolívar final y principalmente buscan contraer de hecho el volumen físico de los dólares que nutren nuestras Reservas Internacionales, propias de un país, como Venezuela, que fundamentalmente produce DÓLARES mediante sus conocidas exportaciones energéticas y mineras en general.

Todo comenzó con el Dictador Juan Vicente Gómez, bajo cuya administración se reemplazó el oro amonedado por plata amonedada; siguió en orden la devaluación materializada por Raúl Leoni (1965, aprox.), encargado de devaluar el bolívar mediante acuñaciones de Níquel puro en una relación 1/1 para los argénteos bolívares de marras; y el pueblo ignaro de entonces ni chistó.

Recientemente fueron reemplazados esos bolívares de Níquel puro por otros de menor tenor o bajo valor intrínseco (1975, aprox.), y estos actualmente se reemplazan por metal feble de muchísimo menor valor per se.

Y este es caso que nos ocupa hoy: La prensa de ayer nos dice que el Fisco Nacional recibirá del Banco Central de Venezuela una transferencia en bolívares de aprox. 3 billones de bolívares, o sea, 3 mil millardos de Bs., por concepto de utilidades cambiarias o algo parecido.

Obsérvese bien: esos 3 BB de Bs. equivalen a 1.396 MM de US$, a la paridad vigente desde febrero cercano. Este es el monto que ahorita y potencialmente enriquecería las Reservas Internacionales, mientras, que mutatis mutandi, a la paridad inmediata anterior más fresca, esos mismos 3 BB de BS. equivaldrían a: 1.563 MM de US$, todo lo cual significa una reducción de esas reservas en la friolera de 167 MM de US$.

De resultas: Esos numeritos reflejan el porqué y para qué de la política devaluacionista emprendida por el gobierno, y de la cual difícilmente podrá retractarse, según lo vientos que soplan, y habida cuenta que se trata de una artilugiosa merma física de los ingresos petroleros, que mueve al consejero financiero de Miraflores y quien no necesariamente representa fielmente los intereses de nuestro país. Una cosa es ajustar la paridad al valor adquisitivo que den nuestras Reservas Reales de dólares, y otra, devaluar para mermar a estas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2498 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas