Astrolabio

Chávez en el imaginario del miedo

    Los ríos conceptuales que recorren el corpus político del pensamiento chavista, provienen de las corrientes emancipadoras de Bolívar, Miranda, Rodríguez, Zamora. 

    Pero como diría Machado: “Nuestras vidas son los ríos, que van a dar a la mar, que es el morir”. Ese mar recoge la lucha del pobre latinoamericano con sus tradiciones,  su lenguaje, ritos y costumbres. 

    Los pobres  por intuición han aprendido  a descifrar el metalenguaje que a través de anécdotas,  gestos picaros y complicidades cotidianas, se expresa en una especie de anagrama, una permanente fuente sagrada de sabiduría 

      El chavismo, se ha convertido en una  escuela de enseñanza política, en una especie de Pedagogía de la libertad humana; donde se aprende los valores fundamentales para la sobrevivencia. 

    Los alumnos de este magisterio son los grandes harapientos y humillados de siempre, ubicados básicamente en las zonas rurales y en la periferia de las grandes ciudades. Gente con una sociología claramente definida. Hombres a quienes la burguesía impuso una simbología del horror para obligarlos a autoexcluirse de la sociedad  

     Esos pobres que sobreviven a inundaciones, que habitan al pie de las grandes laderas en las llamadas zonas de riesgo,  experimentan el miedo a través de las lecciones propias de la vida. Según Salazar Robinson,  “el miedo aísla a los habitantes de cualquier lugar, fragmenta las familias, los grupos humanos y comunidades… ahuyenta la solidaridad y rompe los hilos asociativos de las congregaciones y agrupaciones sociales”.  

    Sin duda que el modo de vida de los pobres ha sido investigado, documentado y analizado por el departamento de estado de los EEUU, y la burguesía local.

     A lo largo de estos procesos electorales han aprendido que es peligroso e impráctico despertar en los desposeidos temor a perder a Chávez, eso desborda, rompe, destroza, sobrepasa todos los horrores del aislamiento.

        Eso explica por qué los dueños de encuestadoras se ven obligados a mostrar la tendencia que hace inminente la victoria de Chávez, y recomiendan no confrontar. El temor de los chavistas a perder lo único que tienen es un motor el dia de las eleciones.

         La burguesía sabe que las provocaciones son inútiles, superfluas y el resultado es contrario al esperado: un pueblo con miedo a perder a su líder se moviliza a votar. 

    Por el contrario el exceso de confianza induce a la abstención, nos agarra dormidos e ingenuamente convencido de que al despertar, como el dinosaurio de Augusto Monterroso, Chávez va a estar allí.    
 

prensafiguera2012@hotmail.com

    



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1346 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: