Democracia AD-Copei y Revolución

Había apuros en el diario El Oportuno. Era muy importante hacer un reportaje acerca del 4 de febrero porque la fecha estaba allí. Y el director le dio la pauta a la periodista Margot de la Sota. Y como siempre, la periodista fue a ver qué pasaba durante los años de la democracia adecopeyana. Y vio los periódicos de la época y se encontró con cosas que no había imaginado y que muchos medios ahora ocultaban.

En el país del petróleo y las mujeres bellas, pasaban muchas cosas. Desde el nacimiento de la democracia representativa, con el presidente Rómulo Betancourt, comenzaron las violaciones de todo tipo. El presidente, quien tuvo como ministro de Relaciones Interiores a Carlos Andrés Pérez, persiguió, asesinó y torturó a muchos venezolanos. Dio la orden de “disparen primero y averigüen después”, y una vez que terminó su periodo, un nuevo compañero del partido adeco, asumió la presidencia, Raúl Leoni, y se creó la figura del desaparecido político. Y continuó la represión, la tortura y la corrupción. Después vino el presidente Rafael Caldera y hubo cambio de partido. Ahora gobernaba Copei. Y el presidente Caldera realizó la política de pacificación y soltó a los presos políticos, entre ellos a Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez. Pero también continuó con la persecución y la tortura y los desparecidos, entre ellos Noel Rodríguez, Felipe Malaver, y los hermanos Pasquier. También, a pesar de haber sido profesor de la cátedra de Derecho en la Universidad Central, decidió allanarla con la policía militar.

Y vino el gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez. Y llegó la abundancia porque los precios del petróleo se dispararon y se creó una política de pleno empleo y había gente trabajando en los baños y ascensores. Y Pérez siguió con la política que ya conocía: represión, perseguidos políticos y cárceles y torturas. Y la educación y la salud se fueron haciendo inalcanzables para la gran mayoría del pueblo venezolano. Y volvió Copei al gobierno con Luis Herrera Campins. Y llegó el viernes negro. La devaluación del bolívar. Y siguió la protesta y el asesinato de estudiantes y el pueblo siguió soportando en paz el atropello diario de la policía.

Y pasaron cinco años y Jaime Lusinchi, de AD, llegó el poder. Y ahora la más destacada del gobierno era la figura de Blanca Ibáñez, a quien Luis María Piñerùa Ordaz, militante del partido adeco, calificó como barragana. Ella gobernaba, y siguió la represión. Estudiantes sin cupo en las universidades. Venezolanos desasistidos y Blanca Ibáñez gobernando detrás del presidente Lusinchi. Y volvió Carlos Andrés Pérez. Y allí se produjo el 4 de febrero de 1992, cuando un grupo de jóvenes militares decidieron rebelarse contra el gobierno ante tanta injusticia. Después Pérez salió del poder, por corrupto y Ramón J Velásquez fue llamado para continuar el gobierno. Y volvió Rafael Caldera, ahora no con Copei, sino con algo que se llamó el Chiripero.

-Y ¿con qué se puede comparar esto? – Se preguntó la periodista.

robertomalaver@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3083 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: