Desde Bailadores

De capilla de bahareque a Santuario Diocesano

Conocedor de la labor que los Agustinos habían realizado, desde su llegada a Mérida en 1591, encargándose de las doctrinas de Tabay, Timotes, Mucuchíes, Mucurubá y otros pueblos vecinos, el padre Bartolomé Carrero de Escalante, benefactor social de Bailadores, les donó sus haciendas para que instituyeran un monasterio. Al menos esto registra la escritura del 6 de enero de 1634. Al poco tiempo entregó a los Padres Recoletos su casa para que fundaran convento.

Ya el padre Carrero tiene construida una capilla en devoción a Nuestra Señora la Virgen María con la advocación de la Candelaria, cuya imagen debió traerla hacia 1627, la Ermita data de 1633, siendo la Primera Iglesia de Bailadores, erigida en 1689 en viceparroquia a la matriz de la Grita con residencia de un Ecónomo para la administración de sacramentos.

La Parroquia se erigió entre el 29 de diciembre de 1772 y el 9 de enero de 1773, según consta en el Libro de Bautismo, aunque no aparece el acta de creación correspondiente. Una vez creada formó parte del Obispado de Mérida en 1778, cuando se creo por Bula del Papa Pío VI, dependiente de la Arquidiócesis de Santa Fe hasta 1804, cuando pasa a depender de la Arquidiócesis de Caracas y por último a la Diócesis de Mérida. 

La iglesia estuvo situada en la Capellanía de Bailadores hasta 1810, cuando se adquirió el terreno donde actualmente se ubica. Su construcción se realizó entre 1826 a 1833. Su estructura soportó los avatares de la guerra y el terremoto de los Andes en 1894…

OTROS TIEMPOS…

Al llegar, aparece ante nuestros ojos la majestuosidad del Templo Parroquial de Nuestra Señora de La Candelaria. Los trabajos comenzaron en 1928, a iniciativa del Pbro. Hazael Arellano Belandria. Primero, la construcción del presbiterio, con su correspondiente cúpula, de estilo románico, proyectada y dirigida por el arquitecto Juan de los Santos oriundo del estado Táchira. Para 1936 se encargó de la parroquia el sacerdote Octavio Rincón Santos, construyéndose la Capilla del Santísimo.

Por 1944, vino en su reemplazo el Pbro. Silvestre Pernía Carrero, quien se abocó a los trabajos, con el apoyo de la Junta Pro Templo, integrada por Don Zacarías Belandria, Don Celestino Ramírez, Don Mercedes Moret y la tesorera Doña Josefa Herenia Acedo de Vázquez. Durante el ejercicio se construyeron techo de asbesto, columnas de las naves, piso de mosaico y las hermosas torres que vislumbran ante la mirada, adquiriéndose además el reloj que ostenta la torre occidental.

 Luego el joven sacerdote Ramón Emilio Pernía Noguera, se ocupó con entusiasmo de la continuación de los trabajos del Templo. Se reemplazó el viejo techo de asbesto, reforzamiento de columnas, cambio de ventanales y se inicia la decoración interior, trabajo a cargo del pintor Arnaldo Giordani.

En agosto de 1964 el Pbro. Olinto Rosales, continúo la decoración interior del templo. Muy breve fue la actuación del Padre Rosales, pero entre tanto hizo gestiones para obtener del Ministerio de Justicia una ayuda para la continuación de los trabajos de pintura del Templo y la culminación de la construcción de la Nueva Casa Parroquial.

Dos años más tarde, en agosto de 1966, se encargó de la Parroquia Antonio Romero, a quien correspondió terminar la decoración del Presbiterio y la construcción del artístico altar donde fue colocado el cuadro de la Virgen de la Consolación, original de W. Bourguereau, y copiado por J.A. Belt. París 1896, una de las joyas de arte más preciadas de Bailadores.

La terminación del Templo Nuestra Señora de Candelaria se logra en 1967, gracias a la labor tesonera de sacerdotes y personas que en una u otra forma con su colaboración hicieron posible que fuera una realidad la obra. En estos últimos cuarenta años las remodelaciones y restauraciones han sido muchas, pero nada comparable con el logro de los pastores referidos.

 UNA SINFONIA DE LUZ

Una nueva visión llena los espacios de Bailadores. La iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria luce ahora un extraordinario simbolismo que cubre con maestría el perfil conservador de sus fieles devotos. La iniciativa alcanza un ambicioso proyecto que dota de perfecta iluminación a la iglesia y su entorno arquitectónico convirtiendo a este terruño en referente turístico de excepción.

Bailadores es novedad en Venezuela con este proyecto que por vez primera utiliza en forma permanente la iluminación de estado sólido (LEDS) para una obra arquitectónica donde podrá proyectarse sonido y luz. Una policromía inimaginable, de hasta 16 millones de colores, generados por un sistema de luminarias y equipos computarizados de alta tecnología, envuelve en emotivas sensaciones a los habitantes y visitantes que presencian la puesta en escena de este maravilloso espectáculo de sonido y luz.

Tan maravillosa distracción bailadorense podrá ser admirada además, en la página Web http://150.187.29.100, a cualquier hora y desde cualquier lugar del planeta; y posteriormente en la página www.rivasdavila-merida.gob.ve. Sus creadores los arquitectos Duilio Passariello y Pablo J. Rodríguez P. han hecho posible este sueño alentados por el Alcalde del Municipio Carlos Andrés Pérez Medina y financiados por el gobierno de Mérida que preside el Capitán Florencio Antonio Porras.

Ahora el visitante tiene mayores razones y mejores motivos para visitar Bailadores, pueblo de tradición agrícola por excelencia y orgulloso de contar en su historia que un día aclamó a Bolívar como su Libertador. A partir de ahora en sus páginas de oro se inscribirá el momento en que la luz se hace turismo y cultura.

El 31 de mayo, fecha en que todo Bailadores celebra el Día de la Madre, se une otro hito importante en la historia del pueblo, la elevación a Santuario Diocesano de nuestro templo parroquial “Una hermosa realidad por la fe de Bailadores”.

nesabad@hotmail.com

*Director del IMUCU



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5441 veces.



Néstor Abad Sánchez*


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: