La nueva ley del Trabajo: Instrumento para superar la explotación capitalista

La propuesta de elaboración de una nueva legislación laboral en Venezuela impone la necesidad de abrir un amplio espacio de discusión en el cual participen todos los sindicatos y los consejos de trabajadores existentes en este país, especialmente de aquellos que defienden abiertamente la teoría del socialismo, puesto que ella representa la oportunidad histórica de adecuar muchas de las conquistas parciales logradas al conjunto de la clase trabajadora en su lucha contra la explotación capitalista. Para ello es vital que los trabajadores se sumen al debate, las movilizaciones y la organización que deben generarse a propósito de esta iniciativa, dándosele un carácter no solamente reivindicativo bien definido sino también haciéndola un instrumento eficaz para crear las condiciones objetivas que le permitan a la clase trabajadora venezolana ser capaz de impulsar los diferentes cambios económicos, sociales y políticos que requiere la sociedad, superando el actual modelo capitalista.

En este marco de circunstancias, unido al propósito colectivo de llevar a cabo la revolución socialista, la nueva Ley Orgánica del Trabajo tendría que insertar la posibilidad de configurar un modelo de planificación, de ejecución y de gestión económica inclusivo y participativo en el cual tengan cabida los trabajadores de manera efectiva sin que se les coarte ninguno de sus derechos, como se acostumbra en las empresas del sector privado de la economía e, incluso, en algunas instituciones de la administración pública. Así, esta nueva legislación laboral debe asegurar y profundizar los derechos conquistados en conjunto por la clase obrera en vez de parcializarse por los intereses de los empresarios, dándosele a estos últimos la ocasión de aprovecharse de cualquier omisión de la ley para no reconocer la estabilidad, la convención colectiva de trabajo, una remuneración justa y las demás retribuciones que merezcan sus trabajadores a cambio de su fuerza de trabajo.

En tal sentido, los sindicatos y los consejos de trabajadores debieran emprender desde ya una campaña de difusión, de movilización y de debate que motive a todos sus asociados la comprensión de la coyuntura histórica que se les presenta, de una forma amplia, a tal grado que se cuestione a profundidad el sistema capitalista imperante, sin contentarse en compartir unas simples migajas con los patronos mientras estos se llevan y disfrutan de la mayor parte de las ganancias producidas entre todos, sean obreros o empleados calificados. Esto nos conduce a la definición de la lucha de clases que debe propiciar en todo momento todo proceso revolucionario, convirtiendo a los trabajadores en una vanguardia consciente de los diferentes cambios estructurales que le faciliten a las ciudadanas y los ciudadanos vivir verdaderamente en una sociedad pluralista, democrática, igualitaria y libre, tal como lo han aspirado siempre. En este caso, es importante que se comprenda igualmente que en esta Ley Orgánica del Trabajo en Venezuela por discutirse y aprobarse se tiene que fijar como objetivo fundamental la eliminación de las relaciones de producción capitalistas, otorgándole a la misma un carácter abiertamente revolucionario, ya que la conciliación de clases sería un contrasentido que acabaría finalmente con la continuidad del proceso revolucionario bolivariano, prescindiendo -por tanto- de todas las conquistas hasta ahora alcanzadas a favor de las mayorías.- ¡¡¡REBELDE Y REVOLUCIONARIO!!! ¡¡Hasta la Victoria siempre!! ¡¡Luchar hasta vencer!! 

mandingacaribe@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4709 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a137439.htmlCd0NV CAC = Y co = US