Venezuela en conciencia bolivariana y socialista

La utilización de la preposición “en” significa, en este concreto texto, que Venezuela camina “en” el proceso de su transformación estructural como Estado hacia paradigmas histórico-bolivarianos sustentándose en paradigmas socialista pero con características venezolanas como así están implícitas en su propia praxis desde el mismo momento del triunfo de Chávez Frías como Presidente constitucional. Ello significa que la cotidiana praxis bolivariano-socialista está en permanente contradicción con lo histórico-previo al triunfo en las urnas de Hugo Rafael Chávez Frías según los paradigmas jurídicos establecidos por la democracia representativa que instaló don Rómulo Betancourt cuando, a su vez y por la misma realidad jurídica, ganó las elecciones en tiempos pretéritos. Es decir, es incuestionable la legalidad del triunfo y del Gobierno en la persona de Chávez Frías y su Gabinete. Al juramentar sobre “…la moribunda constitución…”, por aquellos tiempos presentes, explicitaba que nuevas realidades estaban presentes en el contenido de aquella aseveración expresada por Chávez Frías; ello obligaba, inmediatamente, a las oposiciones político-ideológicas, frente a las futuras propuestas de Chávez Frías, a prepararse, políticamente, para ejercer una oposición diferente a la que se había desarrollado durante la calificada, conceptualmente, como 4ta República. En el marco de aquellas realidades, cabe la inquietud ¿Por qué esas oposiciones decidieron desarrollar la “Técnica del Golpe de Estado”, en cualesquiera fueran las tesis de los diferentes autores, incluyendo SunZu, y no ejercer el “juego democrático-representativo” según la propia super-estructura del Estado burgués vigente? En cualquier caso, los resultados son conocidos pero lo importante es que aquellas oposiciones en ejercicio del “Golpe de Estado de Abril”, como consecuencia de aquel “hecho histórico”, esas oposiciones –en plural- se convirtieron, aparentemente, en “la oposición a Chávez” alimentada en sus propias contradicciones conformando un solo bloque político sin ideología pero alimentada por el pragmatismo esquematizado por las tesis de golpe de estado en “permanente revolución democrática washingtoniana de colores”.

¿Cómo se expresará “esa oposición” post-octubre 2012? Nos lo preguntamos sobre la base de las contradicciones político-ideológicas que se suscitaron durante el “Golpe de Abril” cuando la social-democracia entró en contradicción con la democracia-cristiana cuando ésta controló el “poder temporal” del ejercicio del “supuesto gobierno” y cuando dos altos representantes diplomáticos de gobiernos extranjeros, uno del norte de América y el otro al norte de África y/o al sur de Europa, como a ustedes les apetezca, fueron a bendecir al “Breve” sin que estuviera presente representante alguno de la social-democracia. A posteriori, incluso durante el “Golpe Petrolero”, la democracia-cristiana logró el control de aquella “masa opositora” pero no de la “plaza Altamira” que, quizás, le correspondió a los “pentagonistas” asumir lo imposible: el “caos total”, es decir, llevar a Venezuela a lo que hoy en fecha pudiéramos comparar con los desarrollos de reciente fecha en Libia. Es decir, es de fácil comprobación la adhesión en aparente unidad de la y las oposiciones en contra del Comandante Chávez Frías, a la Revolución Bolivariana y a la propuesta del socialismo en democracia participativa con características venezolanas con factores externos y, antropológicamente, en perfecta oposición a lo “inconsciente venezolano”, es decir, a la cultura autóctona criolla.
Nos referimos a lo inmediato anterior cuando hemos conocido el pensamiento de Chávez Frías durante sus expresiones expuestas en la Asamblea Nacional durante su presentación de los “logros y alcances” de la Revolución Bolivariana a favor y en consonancia con el Poder Popular en su Gobierno revolucionario cuando el ejercicio del año 2011.

La idea central de la introducción previa a las exposiciones de los logros podríamos definirla como la conjunción de la “independencia y la cultura” venezolana en su proceso histórico. Recorrió los caminos de la “independencia inconclusa” y resaltó la importancia del crisol cultural autóctono de la Patria. Pero ¿Por qué Hugo Chávez caminó por esas realidades que tanto escozor produce en el mantuanaje y sus acólitos intelectuales del pasado y de aquel presente “cuartorepublicano”? Es de evidente demostración que bien no aceptan y/o desconocen la geopolítica y/o son factores humanos que disfrutan los valses que entona la música del Oval Room. Como dirían los socialistas españoles: “están cargados de mala leche”.

Hugo Rafael Chávez Frías habló, durante la introducción, como líder político en conjunción con el estadista cuando sustentando sus tesis introductorias llamó la atención sobre los peligros en los cuales podría verse sumergida la Patria frente a la “nueva doctrina Obama” (José Vicente Rangel dixit) y las realidades objetivas globales de Venezuela; es decir, frente a esa “nueva doctrina imperial” conjuntamente con la reingeniería del sistema total capitalista por obligación en praxis, Venezuela en su sociedad como un todo deberá asumir sus responsabilidades ante aquellas decisiones expresadas por Barack Obama en el Pentágono en fechas recientes. Esas nuevas tesis en realidades expresadas por Obama obligan a reflexionar, como así lo demandó en respetó el Presidente Chávez Frías en su introito, porque afectarán, necesariamente, las realidades geopolíticas y geoestratégicas no solo de Venezuela en su fachada norte sino en su propuesta histórica de la Patria Grande. ¿Qué entendió la oposición en sus representantes en el Legislativo? Nos explicamos.
A pesar de que sea reiterativo, Venezuela tiene ventajas objetivas en materias primas que son de primaria necesidad para el mantenimiento tanto del Imperio como del propio sistema capitalista. Venezuela tiene una posición geográfica que implica no solo ventajas sino responsabilidades históricas frente a nuestros cercanos vecinos considerando la objetividad de sus realidades geográficas y sus particulares características antropo-históricas. Venezuela tiene responsabilidades históricas compartidas con todos y cada uno de los países al sur del río Bravo que han sido rescatadas de la Historia por Chávez Frías conjuntamente con sus propuestas políticas en praxis. Venezuela no puede ni debe evadir sus responsabilidades históricas expresadas por El Libertador, Simón Bolívar, que son la herencia que marca el “inconsciente colectivo” del ser venezolano. Venezuela en su independencia y cultura es Patria. Cada cual asuma sus responsabilidades ante la Historia.


delpozo14@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a136917.htmlCd0NV CAC = Y co = US