Porque la libertad es algo que todos conocen, pero que pocos luchan por ella

“Salmo” libertario de fin de año

      Advierto de entrada, para los que piensan que van a leer una reflexión cargada de mojigatería santurrona, o unas palabras que pretendan revivir una especie de neo-corporativismo de Estado, difundiendo planteamientos conciliadores entre clases sociales, que éste no es el caso, por tanto, lo aquí expuesto no es más que una pequeña reflexión política, de la situación en la que nos encontramos y la lucha histórica que se avecina (en el caso de Mérida). Sin embargo, y para no faltar a los creyentes o pecar de deterministas, ponemos sobre el tapete una serie de cuestiones, que en última instancia se debaten en colectivo, pues el escrito apunta a cuestionar las prácticas sociales que éste escritor sin querer-queriendo reproduce en ocasiones. Lo titulamos Salmo, no por la liturgia de la eucaristía, sino porque, un salmo es un canto, de un coro con su director, con la diferencia que en éste caso, es libertario porque acudimos a un nuevo tipo de organización popular para afrontar las luchas que se avecinan. Evidentemente hay un desorden del coro, tal como lo definió José Nun “una rebelión del coro”, sin embargo hay a su vez una re-estructuración de las fuerzas sociales que entienden que la arena de lucha está en la calle, y que sólo con organización, conciencia emancipadora, unidad y alegría, le pondremos música a ésta melodía, que contiene la letra única de la libertad.         

      Entrando ya en materia, podríamos decir que Diciembre parece ser un mes totalmente diferente. Podemos tener un Agosto caluroso, un Mayo con lluvias o un Enero de noches heladas. Eso puede pasar, pero lo que siempre va a ser distinto es Diciembre, con sus navidades (que no es lo mismo que vanidades, aunque pareciera), con su fin de año, con el encuentro familiar, con la pausa militante de muchos, con sus regalos, con su práctica desaforada del consumismo, y pare usted de contar; Así sea que esto lo hagamos todos los años, siempre va a parecer distinto, pues las formas en cómo miramos dicho mes con el pasar de los años, nos deja aparejada nuevas maneras de entender el mundo. No es igual la navidad para un niño, que para un joven, ambos piden cosas distintas. Igualmente no es igual la navidad para un un profesional promedio, para un pobre, para un rico, para un estudiante, para un militante, para un marxista, para un anarquista, para un reaccionario, para un indígena, para un obrero, para un vago o para un ateo. Las visiones del (sobre el) mundo son más diversas de lo que pensamos en un principio, por tanto iguales las formas de cómo nos relacionamos con él.

      El 2011 nos dejó una serie de cuestiones importantes para la reflexión, entre ellas poca movilización popular, pues pareciera que las convocatorias institucionales agotaron su capacidad para movilizar a las personas, no obstante esto no es del todo malo, desde mi punto de vista, pues estas no habían sido hasta el momento movilizaciones orgánicas (las convocadas por la institucionalidad), simplemente eran ejercicios de medición de fuerza con el adversario, por lo general opositor-de derecha. Recuerdo que para el cumpleaños del presidente se convocó a “Raquel y todo aquel” a la plaza Bolívar del Estado Mérida, era el mes de Julio, y pocos asistimos, no porque a la gente ya no le importe Chávez, sino porque el movimiento popular, y esto hay que reconocerlo, quiere movilizarse para alcanzar metas propuestas, avanzar realmente en la construcción de una hegemonía socialista, es decir que cada movilización traiga consigo logros concretos, que cuando la gente ponga sus pies y consignas en la calle, se vea fortalecido el tan manoseado y poco practicado poder popular el cual equivale al poder del pueblo.          

      Éste 2011 igualmente nos humanizó al propio presidente, y a sus aduladores ciegos, quienes no se habían dado cuenta que el máximo líder de la revolución Bolivariana es un ser de carne y hueso, un mortal pues, como el que escribe éste artículo y usted que lo está leyendo, por tanto debemos trascender la imagen misma del hombre, para convertir el proyecto del pueblo en una idea inagotable en el tiempo. Que el hombre es importante? si, pero que la idea de construir otro mundo, va más allá incluso de las presiones que como mandatario, al presidente se le presentan, y en ocasiones limitan el avance de la organización de las fuerzas revolucionarias, no es menos cierto. Y no es chavismo sin Chávez, es revolución popular socialista.

      Éste 2011, además nos dejó un sabor amargo, por lo menos en lo que fue la celebración del día del trabajador en el estado Mérida. Una competencia de vehículos de alta cilindrada hacía correr a la población merideña de bajos recursos a la cerca de protección del aeropuerto Alberto Carnevali, por la avenida 16 de Septiembre, para disfrutar de un espectáculo de la burguesía, patrocinado por el gobierno regional, lamentablemente. Sólo rosas repartieron algunos colectivos organizados en algunos puntos de la ciudad con el objeto de sensibilizar a la población ante tan importante fecha (labor titánica y sin ayuda institucional por demás).

      En el mes de Octubre del 2011, se lanzó la Misión 7 de Octubre, estrategia política de alianzas y trabajo conjunto para alcanzar el triunfo en las elecciones del 2012 y así profundizar la revolución; sin embargo, hay que estar atentos a que dicha propuesta no se convierta en un llamado “electorero” que permita la consolidación en el poder (poder que reproduce la dominación) de una elite “revolucionaria roja-rojita” que no obedece precisamente a los verdaderos intereses del pueblo. Por otro lado se lanza el Polo Patriótico, política audaz del presidente, para llamar a la lucha a los colectivos descontentos, para que de esta forma a su vez comiencen a construir alternativas reales al rumbo mismo de la revolución.

      Como alivio al trabajo revolucionario, por ejemplo (no estamos diciendo que sea el único espacio), en el Rincón de los Muchachos, en el homenaje a Alí Primera en el mes de Noviembre se habló de unidad, de la posibilidad de construir una comuna cultural, de la importancia de tomarse las calles con cultura, de abandonar los espacios cerrados de discusión, de abrir el debate a los colectivos comunitarios. Como expresión de creer en el hacer, distintos colectivos organizados re-plantean sus formas de organización y buscan nuevas maneras que permitan dinamizar su trabajo de base.

      El año 2011 y el inicio de la Misión Vivienda, el registro y las visitas casa a casa. Pero lo más  importante, en éste caso, son los decretos que justamente en el mes de Diciembre se hacen públicos, con relación a la declaración de uso público de algunos terrenos que hasta entonces habían estado en custodia por pobladores sin vivienda. Aquí entran terrenos de la Universidad de Los Andes. Cosa que no le agrada mucho a los sectores reaccionarios de la “ilustre”, pues dicen que la “chusma” no tiene que meterse con la autonomía mafiosa del conocimiento.

      De esta forma se desordena el coro. Por tanto los coralistas abandonan a quienes dirigen la universidad. Corren en búsqueda de nuevas formas de organización, y con esto evidentemente se preparan para la movilización y la confrontación de las ideas. En éste caso el pueblo tiene la razón, por ende decidimos ponerle una tonalidad distinta a la música que nos indica el camino hacia la libertad. Sin atropellos, pero con pié firme, como el de los universitarios conscientes, que creen en un mundo mejor.

      Todos están convocados. De nuevo es momento de agudizar contradicciones y profundizar la revolución y la construcción del socialismo. El 2012 nos espera. A todos.                            
 

(*)Militante del Colectivo de Acción Revolucionaria CAR-Mérida

carlos_rivas_45@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2345 veces.



Carlos Rivas(*)

Escuela Popular de Comunicación ?Eulogio Paredes?. Vocero de la Casa del Costurero.

 carlos_rivas_45@hotmail.com

Visite el perfil de Carlos Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: