O los virtuosos ineficientes

Defensa Endógena de la Revolución

Era común en la cuarta república y ahora se hace moneda corriente en la quinta, la existencia de funcionarios públicos indolentes. Seres cuya mayor dedicación es no cumplir con sus obligaciones; “acomodando” a sus familiares y amigos en altos cargos; apropiarse del poco o mucho dinero del erario público. Estos individuos y sus respectivas camarillas operan tanto en las ciudades como en los más apartados municipios del país, agravándose en estos casos la situación, ya que la mala maña de los mencionados ocasiona muchas veces, muerte por desnutrición o falta de atención médica de niños; pérdidas de cosechas; destrucción de las más importantes carreteras o pérdida de la planta eléctrica de todo el poblado.

Estamos hablando de individualidades, colectivos sociales o familiares que actúan como mafias, pululando de entes en entes públicos; enredados en la conformación de empresas poco pulcras; ineficientes por naturaleza y reaccionarios genéticos. Son las mismas figuras de la cuarta, caracterizadas en los programas cómicos con el ¿Cuánto hay pa’ eso? O, ¡ponme donde hay! Es parte de la basura, del estiércol que generó la cultura del neoliberalismo, bajo la careta de la cuarta y que ahora se han incrustado como hienas en el proceso bolivariano. Evidentemente, este problema a lo interno del proceso bolivariano y, particularmente, a nivel de la siembra de esperanza y expectativas del pueblo viene ganando rating.

Los esperpentos señalados son esos que aparecen con caras de ridículos detrás, al lado o al frente del Presidente, cuando éste último terminó de dar solución a un problema que correspondía a ellos. En realidad, usted nunca verá a esos sujetos realizando una obra social con desprendimiento, en el anonimato. Si quiere saber de ellos váyase a las tascas o centros de entretenimiento de mayor prestigio en la calle, el poblado, la ciudad o el país. Allí los encontrará negociando desde cargos a próximas elecciones, puestos en la dirección del partido o, tal vez, los verá cerrando una última licitación a dedos. Y lo peor, de estos mamarrachos está repleta la nueva clase política, existen hasta en el último rincón del país y saben mimetizarse tan bien, que cuando son denunciados, salen con las tablas en la cabeza aquellos que ingenuamente los señalaron.

Los virtuosos ineficientes son excluyentes, antidemocráticos, personalistas, autoritarios. Enemigos de la democracia protagónica y participativa; esconden su cuarta república en el burocratismo, clientelismo, e ineficacia. Allí está el chavismo sin Chávez. Allí la falta de amor y solidaridad. Es la complementación de la corrupción y, junto al imperialismo, intentan cercar lo mejor del proceso en función de hacer fracasar la revolución. Es una conducta de derecha, que conciente de su papel y juntando esfuerzos con enemigos declarados de la patria, apuestan por la muerte del proceso desde adentro, mientras corean el ¡uh, ah Chávez no se va!.

Qué hacer?

Es prácticamente imposible profundizar la revolución bolivariana, mientras actores políticos-sociales, como los antes señalados, tengan cierto peso en la vida pública nacional, es imposible porque la revolución bolivariana en esencia es una lucha, una confrontación contra el neo-capitalismo y toda su cadena de atrocidades y, precisamente, las características antes señaladas se inscriben en la más aberrante practica de valores y costumbres del neoliberalismo. La promesa bolivariana apuesta por la reivindicación de la vida digna como el supremo valor del ser humano, en un entorno de justicia social, genuina libertad y progreso integral del ser humano. Contra eso conspiran los virtuosos ineficaces.

Ante el escenario descrito, sólo tenemos una alternativa: Defensa Endógena de la Revolución caracterizada por una férrea lucha contra el lucro e individualismo como bases de una neo-ética que destruye silentemente la especie humana; contra el personalismo que convierte las instituciones públicas en eficaces oficinas para el negocio. Debemos impulsar una práctica política que reivindique lo público, lo solidario, lo transparente en la ejecución de las políticas sociales; una práctica de respeto hacia toda la especie humana, pero muy especialmente hacia los más desasistidos.

Otro frente de batalla en contra de esa síntesis entre lo insufrible de la cuarta y lo peor de la quinta, es el ejercicio de un real Control Social, apoyado en redes solidarias y populares para la investigación, constatación, sistematización y denuncia de hechos de ineficacia y/o corrupción. Contraloría social que vinculada a una especie de cabildo y parlamentarismo de calle, de al traste con las solidaridades automáticas, las alcahueterías o tergiversación de la denuncia. Ante la ineficacia del Concejo Municipal, la Asamblea Legislativa, la Asamblea Nacional, Procuraduría o Fiscalía, el ejercicio de la Democracia Protagónica es crucial. Es indispensable hacerle saber al corrupto, al ineficaz, que tendrá que atravesar un largo túnel de riesgos, obstáculos y peligros que le imposibilitarán disfrutar de sus actos hamponiles.

Debería también incluirse en una jornada como la señalada, la revisión pública de prebendas y altos sueldos de asambleístas, concejales y altos funcionarios de la administración pública, misiones, fundaciones y demás empresas del Estado. Sano es, que cualquier ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela sepa a cuanto alcanza el sueldo y demás beneficios de su Alcalde, Diputado, Presidente de la empresa estadal, tal o cual coordinador general de la Misión X y, que sumado a eso, este ciudadano bolivariano conozca y legisle sobre actos de corrupción cometidos por seres con prebendas como esas.
Nota: Ciertamente los sujetos inscritos en las prácticas ya mencionadas en esta reflexión, de repente son una minoría, pero lamentablemente, la otra parte hace tan poco por aislarlos que casi se hacen cómplices.

SOLO EL PUEBLO, SALVA AL PUEBLO



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2314 veces.



Luis Villafaña F./Movimiento 13 de Abril-Proyecto Nuestra América


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas