La ley de arrendamientos ¿afecta a los oligarcas?

Hacer crecer el apoyo por el proceso revolucionario, amerita aproximarse a sectores que si bien no lo rechazan, tienen sus dudas o miedos abonados por la campaña mediática constante. ¿En que se insiste? En que van a quitarle sus bienes (por pocos que sean), le van a limitar sus libertades, van a tener que hacer colas para comprar los alimentos de la dieta diaria por cuanto va a ver escasez, no va a poder viajar fuera del país, van a cerrar todos los canales de tv y radio y medios opositores, y por ahí sigue la cantaleta en esta lista interminable. Uno de los aspectos negativos del socialismo del siglo XX, fue su conexión con la pérdida de libertades, con regímenes dictatoriales, no poder entrar y salir de su país, lo cual no puede ser negado porque los hechos están ahí de manera irrefutable. En este siglo hay que demostrar, sin imposiciones, que el socialismo se va a desarrollar en plena libertad, en el marco de una democracia participativa mucho más profunda que la representativa, donde coexisten los partidos que defienden la ideología socialista con los que se oponen al proceso y deben someterse a una permanente evaluación popular para poder continuar al frente del gobierno.  

Pero se debe demostrar, igualmente, que no se va a igualar por abajo, es decir empobreciendo a todos sin mejorar a nadie como afirman sus críticos. Así como hay que reconocer que el gobierno ha hecho un esfuerzo sostenido por redistribuir la riqueza incrementando la inversión social y ha defendido a la clase media y trabajadores en muchas situaciones, como en el caso de las quiebras de los bancos, defendiendo al ahorrista, hay ciertas normativas que comienzan a afianzar esos temores, como es el caso de la ley de arrendamientos, ya que afecta realmente a esos sectores arriba mencionados, especialmente jubilados que ya quieren descansar y que cobraron sus prestaciones e invirtieron pensando en la tranquilidad y en disminuir sus preocupaciones económicas y adquirieron un inmueble para alquilar y, por arte de esta ley, se convierten en los “malos de la película”. No hay alguno que no sea afectado, tenga un inmueble o más; de la manera como se pretende calcular el canon, no sólo no les va a producir ganancias sino que les va a generar déficits, ya que dicho monto, tal como está estipulado, no va a servir ni para cubrir los costos de mantenimiento, ni de condominio si se trata de un apartamento. Lo que sí es seguro que esta ley es tan "eficaz" que, prácticamente, desde su promulgación desaparecieron los contratos de arrendamiento, y los arrendadores, y, en consecuencia, los inquilinos que serían los protegidos y beneficiados. Nadie va a invertir en compra de inmuebles para alquiler. Los que tienen alquilados se encomendarán a Dios ligando que el inquilino no sea de los vivos que piensen que pueden pagar cuando les dé la gana y no los pueden desalojar, así pasen cuatro meses viviendo gratis. A la primera oportunidad venderán el inmueble y verán que pueden hacer para sobrevivir ante una inflación que no han podido controlar y no podrán, ni con la ley de precios justos. Ojalá las leyes penales fueran tan efectivas y desaparecieran a los delincuentes, como la ley de arrendamientos hizo que se esfumaran los arrendadores, tanto actuales como potenciales.  

Este tipo de medidas, si asusta a mucha gente que ve como un gobierno que no ha logrado frenar a los verdaderos especuladores, a los verdaderos capitalistas salvajes, la emprende directamente contra aquellos a los que se les ocurrió invertir en inmuebles para arrendar. Los capitalistas no invierten en este ramo ¿Cuando ha visto a un gran capitalista preocupado por cobrar alquileres?

En este punto creo que los asambleístas pro gobierno cometieron un grave error y desoyeron a muchos simpatizantes del proceso que por esta misma página de Aporrea pidieron una rectificación. Ojalá que cuando se vean los resultados negativos, como el agravamiento de la crisis de vivienda, se den cuenta del malestar que provocan con la aplicación de esta ley. Mientras, los verdaderos especuladores seguirán obteniendo ganancias exorbitantes sin que nadie les ponga coto. Pareciera que se está transmitiendo el mensaje de que es malo obtener dinero por concepto de prestaciones sociales, o por el esfuerzo del trabajo sostenido; porque si recibes el “cochino dinero” así sea de manos del propio Estado, te estás convirtiendo en un verdadero oligarca que merece ser sancionado. ¡Por favor…!  

mfeolac@hotmail.com,mfeolac@yahoo.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5234 veces.



Manuel Feo La Cruz


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: