La CELAC y los vacíos de la oposición política venezolana

      Las escasas y desubicadas opiniones técnico-políticas que los sectores de la oposición política venezolana han formulado, sobre la reciente Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe, (Celac); nos demuestran una vez más, la orfandad que les compete sobre el programa-proyecto político que le ofrecen al país y que ante tales vacíos ideológicos-políticos, fundan sus opiniones y acciones en el diversionismo ideológico que siempre les ha acompañado. 

      De los gruesos temas de integración que en la Celac se abordaron -recogidos en su Declaratoria-, el solitario comentario que se oyó de la oposición (muy fuera de lugar), fue el pretender descalificar la Celac, como espacio donde “habrá más gastos y burocracia”, por cuanto para sus voceros, se dan similitudes con el Grupo de Río y el Sistema Económico Latinoamericano (Sela) y que de estos, por no tener la presencia de Canadá y USA no ofrecían proyectos ni nuevas respuestas. (Ver pronunciamiento de la MUD-UN-4-12). De allí su agotamiento y falta de incidencia en la región en las últimas cuatro décadas. 

      El Grupo de Río fue creado en 1986 y el Sela en 1975. Las realidades de aquel momento son muy diferentes a las de ahora, para invocarlos y pretender encontrar salidas a los complejos procesos de integración. La cleptocracia y burocracia han desgastado a dichas instancias internacionales. Estos sí han producido gastos superfluos e injustificados, al no acercarse en orientarnos y motivar a los gobiernos de la región, en darnos eficientes respuestas, sobre los más acuciantes problemas de integración que tenemos. Ignorar la realidad internacional y su articulación entre países, es una manera de evadirla y más grave aún, es dejarla pasar y que sus secuelas continúen haciendo los estragos sociales y económicos que se manifiestan en la región. 

      ¿Qué dice o propone la oposición política venezolana ante los siguientes temas de integración e interdependencia entre nuestros países hermanos?:  

    a) La desestabilización a las economías regionales, causadas por las relaciones desiguales en los intercambios-aranceles comerciales endógenos y exógenos. planteamiento formulado por la Presidenta de Argentina y es recogido en el Nro. 6 Declaración de Caracas-Celac -DCC.

    b) El amargo flagelo del narcotráfico, el cual se ha encargado de estructurar la delincuencia común, vía narcotráfico, paramilitares y crimen organizado. Situación dramáticamente planteada, por los Presidentes de México, Colombia, Argentina y es recogido en el punto 9 de la DCC.

    c) La grave situación de los cambios climáticos que socava nuestras economías y las eco-bases materiales; justo llamado de los Presidentes de Colombia, Brasil y Honduras, que se recoge en la declaratoria Nro 30 del DCC. Para sorpresas de muchos, el Presidente Hondureño, ahora nos expresa el acoso que esta siendo sometido y se solidariza con el Presidente de Ecuador por los injustificados desagravios, y demás deformados, que los medios de comunicación privados del Ecuador en conchupancia con la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH-OEA); han pretendido enjuiciar y sacar del poder político. Acción donde la verdad de los tantos hechos demostraron lo contrario.

    d) En la Celac el tema económico es medular para cualquier proceso de integración y así lo exige se trate, la Presidenta de Brasil, cuando, visionaria y estratégicamente planteó: abrir el debate para crear nuestra propia economía verde para la región. "La economía verde es desarrollo sustentable y va de la mano con la erradicación de la pobreza, y la mejora de la gobernanza internacional”. Agrega Rouseff: “debemos tener la audacia de proponer un nuevo paradigma, con respeto a nuestras soberanías”.  

      Como se recoge en la DCC, el tema económico es quizás la parte más importante de las bases de la integración latinoamericana. Las razones son muy sencillas de entenderlas, sólo valoremos el ambiente internacional que vivimos en la actualidad y los tantos reacomodos del sistema capitalista mundial, el cual no puede darnos las respuestas adecuadas a la crisis estructural-sistémica que el mismo ha generado. Como lo reafirman ”los ocupas made in usa” a partir de los profundos debates que coinciden en sus ámbitos de protestas. Reflexiones motivadas, en su razón profunda, por lo que ha venido argumentando Magdoff-Foster(2011) “EL sistema capitalista no es ni será sustentable”. Cualquier tendencia u arreglo de capitalismo “popular”, “verde”, “de rostro humano”; tampoco funcionará, las razones: Las razones:  

    1) Independientemente del agotamiento de las eco-bases para acumular riquezas; recursos financieros; servicios y de otro tipo, su tendencia es a expandir fronteras de la especulación y acumulación.

    2) El sistema agroalimentario creado por el sistema capitalista contamina el ambiente, los alimentos, a las personas y no puede satisfacer las necesidades nutricionales y biológicas de la población mundial. No tenemos posibilidad de acceder a los alimentos.

    3) El andamiaje tecnológico energéticamente es altamente costoso y destruye le ambiente.

    4) El sistema capitalista directamente colabora, amplia e impulsa desigualdades de salarios, de riquezas entre regiones, países, sociedades y familias.

    5) Las mágicas soluciones científico-tecnológicas creadas por este sistema capitalista depredador, han servido para distraer, evadir y poder luchar frente a los problemas sociales y ecológicos, muy alejadas de paliar los problemas de orden tecnológicos que ellas mismas han creado.

    6) La promoción del sistema capitalista básicamente esta asociada a fomentar, promover e impulsar características personales e individuales (dogmatizadas, argumento del Presidente de Uruguay en la Celac) las cuales nos hacen perder la conexión humana entre las comunidades y la naturaleza.  

      Estas como otras tantas razones que se encuentran en la realidad cotidiana y en nuestros tantos procesos de transición hacia un eco-socialismo, son bases para el cambio paradigmático que la Presidenta de Brasil nos demanda, necesariamente tienen y deben enfrentarse en un gran bloque común regional y solo una Celac puede ayudarnos a encontrar esa articulación y acoplamiento de lo que debiésemos consolidar para avanzar localmente en nuestras propias respuestas y soluciones paradigmáticas.  
 

      Lo que si es cierto que la Celac actuando de forma vigilante; audaz e inteligentemente, en sus distintos procesos de integración, sabrá encauzar las miles de tareas que debemos asumir, para defender esos 20 millones de kms² de territorio e inigualables recursos latinoamericanos, útiles e indispensables para mitigar y solucionar nuestras vigentes desigualdades sociales. 

      Al parecer y la historia así lo manifiesta; a los pueblos latinoamericanos y caribeños nos llego; el particular e histórico momento en el sonado cambio de épocas que se manifiesta en la región para seguir avanzando en la reconstrucción de nuestra patria grande.  

      No creemos que en la oposición política venezolana, puedan entender la tamaña coresponsabilidad que compartimos con nuestros pueblos hermanos y con las generaciones que vienen en camino. Sus vacíos ideológicos-políticos son inmensos, aunados a la desubicación de la realidad, precariza su visión del presente y futuro que la dinámica mundial actual nos presenta. 
 

                              Referencias Consultadas 

Magdoff F. Foste J. B.(2011) What Every Environmentalist Needs To Know About Capitalism. Monthly Review Press, New York,USA.

email: ipiat2000@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1940 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: