Celac o nueva OEA

En 1826 Simón Bolívar sugirió la creación de una organización de Estados Americanos, la primera Conferencia Internacional se dio en 1890 por sugerencia de Estados Unidos lo que convierte a la OEA en una de las organizaciones más antiguas del mundo. Uno de sus principales logros fue la formulación de la Carta Democrática Interamericana aprobada por 34 países en 1991, iniciativa única para mejorar los sistemas democráticos fundamentados en la libertad, mejoramiento social, cultural, económico de los pueblos.

Lamentablemente, desde hace tiempo la OEA se convirtió en el mejor conspirador que tiene los EEUU. Políticamente nos llevo por el camino de la tradición y la anti tradición, como hemos visto la ONU y la OEA han proporcionado a EEUU influencia nunca vista que, sumadas al poder militar ha dominado la economía y las finanzas permitiéndoles llevar planes de dominación y dependencia extrema; la OEA es todo un catalogo de insensatez lo que nos ha enseñado que debemos permanecer alertas vivamos en el sistema político que vivamos, nuestros pueblos se han enfrentado con la OEA y EEUU, en un doble y real peligro a lo largo de la ultima historia.

La OEA es un freno para las democracias participativas, la organización defiende como nadie la vigencia y legitimidad de los sistemas representativos y sus elementos constitutivos como el estado de derecho para la dependencia económica en donde no existe una verdadera separación de poderes ni el ejercicio pleno de libertades colectivas ligadas a los derechos humanos por las elecciones (que siempre monitorean) no son de ninguna manera justas ni competitivas para poder alternar otros sistemas políticos, en este contexto, una nueva OEA sin la presencia de EEUU y Canadá, es importante para la región latina y caribeña.

Los secretarios como Insulza han despreciado tras bastidores los procesos revolucionarios al socialismo como modelo político, aprovechándose de ellos cuando la necesidad política lo requería como cuando decidieron reincorporar a Cuba a la organización; la OEA nunca se pronuncio claramente sobre el sistema participativo por la necesidad de cambiar no solo la cultura política impartida por EEUU sino para oxigenar la democracia sabiendo que lo representativo en la política es un fracaso total como lo es el sistema capitalista, sistema que en complicidad con la OEA por su mediocridad en las actividades a ella encomendada no ha permitido que la región supere el subdesarrollo sosteniendo gobiernos e instituciones débiles y enfermos, ese grave error alimento los golpes de las dictaduras y el asentamiento de la imposición de Washington en todas las áreas a través de la OEA.

Como dice el presidente Correa, la OEA “ha tenido históricamente grandes distorsiones no es posible que los problemas Latinoamericanos sean tratados en Washington, se quiere imponernos una visión anglosajona de los derechos humanos, de ahí la necesidad de plantear un cambio radical”.

El próximo 2 y 3 de diciembre se realizara en Venezuela un encuentro regional donde se planteara la necesidad de crear la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) algo así como el grupo de Rio, pero, eliminando como dice el presidente de Ecuador, “las grandes distorsiones y sesgos que se han mantenido en el sistema Interamericano”; el caso cubano es la peor de las manchas que tiene la OEA desde 1961 así como los golpes de estado, el ultimo en Honduras y la paciencia de todos en América Latina por su ineficiencia diplomática haciéndole el juego a Washington.

Se requiere una organización fuera de las muchas existentes con alcance Latinoamericano que ayude a otra visión de la política a través de la cultura y los derechos humanos sin el peso especifico en política que tiene EEUU, sin lugar a dudas será de gran ayuda como lo es UNASUR para Sudamérica.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2053 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: