Avanza la Media Luna. El Imperio no duerme

San Cristobal de Cucuta: Es ya un hecho

Si algo tenemos que reconocer al Imperio que se formó a partir de la II Guerra Mundial es su constancia y perseverancia en las estrategias que emplean para dominar  y explotar las riquezas del planeta tierra. En un tiempo marcharon divididos y conformaron  un poder bipolar.  Hoy el imperio es sólo uno y está liderizado por los Estados Unidos de Norteamerica.  El caso Libia es una patente muestra de lo anteriormente afirmado. 

La estrategia para apoderarse de las riquezas de Venezuela y de toda América del Sur ha sido persistente: derribar gobiernos que no obedecen a sus ordenes,  mediante la división interna de sus territorios y  sus poblaciones.  Así hicieron para dominar a África y Asia los ingleses, alemanes, italianos, holandeses, portugueses y mucho tiempo atrás los españoles cuando eran imperio. Los gringos como buenos alumnos de los ingleses continúan las mismas políticas. 

En Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela  están aplicando la misma receta: polarizar a la población para que estas se enfrenten internamente, dividirlos territorialmente y luego suministrarles armas y dinero  a los grupos que han logrado captar para sus fines.  La idea es que ellos no intervengan directamente, sino que sus testaferros se ocupen del trabajo sucio. 

En la frontera colombo-venezolana han hecho un trabajo de filigrana.  Usando los regionalismos, el contrabando, la penetración cultural y el racismo han logrado crear  polos que se confrontaran apenas  aparezca la chispa que encenderá las praderas  en una guerra fratricida de largo vuelo.  Ya han logrado que los maracuchos y el resto del país no se vean con buenos ojos y que “gochos”, colombianos, maracuchos y centrales  se muestren los dientes.  

La estrategia les ha funcionado también a nivel geográfico pues la forrmacion de una “media luna geográfica”, compuesta por los Estados Zulia, Mérida, Táchira y Trujillo para enfrentar al resto del país avanza con paso firme. El fracaso sufrido en Bolivia no los ha amilanado y esperan tener mejor suerte con Venezuela.  Ya controlan al Edo. Zulia, el cual reúne todas las condiciones geopolíticas y geoestrategicas para nuclear un nuevo Estado con petroleo y salida al mar.  Con el Táchira en el bolsillo y un toquecito que den  con la gobernaciones  de Mérida y Trujillo el mandado está   hecho.   

Una muestra de trabajo bien hecho lo observamos en San Cristóbal, capital del Estado Táchira,  donde el anterior gobernador (que  era bolivariano y revolucionario) les tendió la cama para que llegara a la gobernación el “masamorro” que ahora hace lo que le da la gana y permite  el dominio ideológico, cultural, económico y político  de los colombianos en la región.  El gobernador bolivariano se ocupó de atender, mimar y favorecer a la clase media tachirense,  llenándole sus espacios de obras publicas y dándole créditos, pensando que se la ganaría  y dejó de lado a los sectores  pobres  que después le pasaron factura. 

Alguien afirmó  que Chávez ganará en todos los Estados de Venezuela, menos en el Táchira y cuando uno se acerca a San Cristóbal tiende a creerlo, pues se observa que  el pueblo expresa,  que todas sus vicisitudes son  por culpa de Chávez y que en  Cúcuta está  el modelo a seguir y por lo tanto anhelan a un presidente parecido a Santos o a Uribe. Para algunos venezolanos, que trabajan en Venezuela y viven en Cúcuta, la “paz” que se respira allí la anhelan para Venezuela.  La cultura colombiana está metida hasta los tuétanos en los tachirenses.  Si tuviéramos un enfrentamiento bélico con Colombia, la mayoría de los tachirenses se alistarían en las filas colombianas.  Eso es muy grave y pienso que la revolución bolivariana debe hacer un gran esfuerzo por reconquistar a ese espacio.  Muchos de los colombianos residenciados en Venezuela y que  se benefician  de nuestros servicios, que se aprovechan de los dolares que mensualmente  compran para enviarlos a sus familiares  y  que  tienen a sus hijos estudiando aquí,  porque  no pagan por ello, muchos de ellos,  hablan pestes del presidente Chávez  y viven en una eterna quejadera por la inseguridad que ellos perciben en nuestro país, sin tomar en cuenta que gran parte de esa inseguridad la producen sus  paisanos.   

San Cristóbal  es de Cúcuta, es Cúcuta y vive para Cúcuta.  Allí se asienta el poder fáctico y allí se toman las decisiones que afectan a toda la “media luna”.  La penetración es de tal magnitud que hasta los maracuchos reciben sus coordenadas desde la “Suiza de Sur América”: CUCUTA. Y ya eso es mucho decir.

juanveroes64@hotmail.com  


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3813 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a133734.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO