Necedad

Verdad que esta supuesta unidad o Mesa procrea mas que hijos, escorpiones. Usan la Unidad para trampear la entelequia de “producir nuevas ideas” pero con partidos viejos. Aptos para recordar no para anticipar.

Al final todo termina en atropellos y atropellados que desde el suelo rinden honor a la necedad. Son aptos para el discurso impertinente y el abuso sin corrección ni reparo contra quienes no se dobleguen. Maquina del absurdo manejada en operación sin sentido desde el Zenith adeco, que todo lo manosea y todo lo sentencia.

Para explicar esta tropelía de esa guardia vieja que reina y gobierna derivan su angustia con ricos discursos en bravuconada y lenguaje vacío, jeringonza que la calle condena al olvido y la opinión de nuestros hermanos “ del Metro y el autobús” desechan, pues en el interín todos están mirando –desde la TV- como se devoran. Su declaraciones, sin IVA ni ISLR, solo motivan risa y congoja al descubrir hoy el inexplicable vacio de su pasado. 

Esa Unidad de envenenados alimenta personajes sin discernimiento e incapaces de combatir – por no interpretar- la fortaleza de la idea política que enfrentan y no terminan de entender.

Carnaval macabro por su violencia donde agasajan y honran su necedad. Se descubre esa mácula de horror y se revela palmariamente la lógica inhumana que utilizan para canibalizarse entre ellos.

Espectáculo en goteo adonde se les mira como sin aflicción ni mínimo pudor cada día acuchillan y cuelgan un “hermano” bajo el sello eufemístico de una “renuncia”, ayer Ledézma, anteayer Pérez Vivas, tras antier Oswaldo, hoy Eduardo, mañana Cecilia y Diego así van en cruel y lento mortuorio, a botar al sepulcro sus desechos.

Mientras, el garrote adeco va y viene los jóvenes de la partida sufren su desengaño cuando se miran como vírgenes violadas o “mariposones” como los llamó Ramos Allup, y saben que no pueden hacer nada, lloran, se quejan, pero … mas nada, se les nota indefensos ante esa maquinaria feroz que los tritura; en ese atolladero, ahora, recién descubren cual es la verdad de la Mesa y para que sirve.

En medio de este teatro, que antes era drama y hoy es opera o tragedia, entre todos se condecoran con necedades:

- Dicen que “renuncian”, cuando los botan a patadas: necedad facebook.

- Aspiran candidatura de donde los van a despellejar: necedad notificada.

- Compiten con quien saben que los derrotará: necedad telepática.

- Quieren regresar después que los botaron de la Mesa: necedad retro.

- Repiten, “ya vendrán tiempos mejores”: necedad horneada.

- Insisten en que no “entienden su discurso”: necedad notariada.

- Explican en televisión “su renuncia”: necedad de quilates.

- Tratan de traducir el enredo y bobería de Maricory: necedad de la sesera.

- Acusan a sus agresores adecos o copeyanos de atropello: necedad e insensatez.

- A una cabeza mediocre estas cosas no le molestan: necedad holística.

- Piensan desde la cola del cuerpo, sin tener idea de lo que pasa en la lejana cabeza: necedad invertebrada.

- El brujo adeco, decide y corona candidatos, los otros miran para otro lado: necedad majestuosa.

¿ Que  hacer?... por ahora llorar sus penas y esperar que los estudiantes de la universidades de siempre decidan hacer guarimbas, o necedades callejeras, la única estrategia política que les queda hasta el 2012.

tuliomon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1441 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a133385.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO