El Gran Polo Patriótico, una reflexión acerca de lo táctico y lo estratégico

En el campo de la doctrina militar, se define a la táctica como la acción o movimiento emprendido por un componente militar para alcanzar un objetivo, el cual a su vez, es trazado en la estrategia. Ambos términos se relacionan estrechamente y en el transcurso del tiempo han traspasado el ámbito militar, incorporándose a otros campos del conocimiento como la planificación, la administración y particularmente la política.

En ese marco de pensamiento, el presidente Hugo Chávez lanzó en octubre de 2010 la convocatoria a conformar el Gran Polo Patriótico, con el propósito de servir de soporte para las elecciones presidenciales de octubre 2012 y a la vez avanzar en la conformación de un bloque. Posterior, a comienzos de 2011 fue designado un Comité Promotor del Gran Polo Patriótico, el cual convocó y organizó el registro de movimientos sociales y organizaciones políticas revolucionarias. Hasta los momentos se ha superado la cifra de dieciséis mil grupos y organizaciones políticas, sindicales, campesinas, estudiantiles, culturales, de medios de comunicación alternativos y comunidades entre otras, a lo largo y ancho del país.

El Partido Socialista Unido de Venezuela, el Frente Campesino Ezequiel Zamora o el Movimiento de Pobladores y Pobladoras son algunas de las numerosas organizaciones y grupos de todos los tamaños que han acudido al llamado del registro. Ciertamente, mas allá del entusiasmo y alegría puestos de manifiesto en esas jornadas vendrá ahora ordenar un mapa que permita conocer a cabalidad donde están, qué actividad despliegan y quienes la conforman. También decantarlas, al verificar su existencia cierta, composición y formación como organizaciones populares; pues finalmente se integrarán en un gran movimiento, una formidable alianza de sectores populares que supera cualitativamente la noción de masa.

El Gran Polo Patriótico de cara al proceso electoral que se avecina, define lo táctico en torno a su organización y movilización eficiente como maquinaria electoral que asegure en primer lugar, el triunfo del Presidente Chávez y luego en los meses siguientes, de los candidatos a los cargos de elección popular que representen la corriente transformadora socialista del país, encarnada en el Proyecto Bolivariano y Socialista. A la par que se alcanza ese cometido, es de prever que, el Gran Polo Patriótico se forje como la alianza de todas las alianzas posibles, al acumular fuerza como ningún otro movimiento social lo ha hecho en nuestra historia reciente.

No obstante, para lograr constituir esa unidad se han de superar algunos obstáculos y retos. Entre estos, cabe mención a los recelos y discrepancias que probablemente sobrevengan al ir integrando la coalición. Asimismo se ha de elevar el nivel de formación política y fortalecer la conciencia de clase, superando el interés individual o grupal inmediato. El cometido es transformar una multitud más o menos articulada en diferentes espacios sociales y con desiguales niveles de formación ideológica, en alianza de movimientos populares que asuma como bloque, el proyecto de cambio con el liderazgo de Chávez al frente. Recordando al pensador italiano Antonio Gramsci, asistimos a un momento clave que define lo estratégico, en términos de la afirmación del carácter popular del estado y la constitución de la superclase que expresa conciencia y hegemonía como bloque histórico.

El Gran Polo Patriótico como coalición clasista está llamado a asumir el papel de vanguardia de la Revolución Bolivariana y en ejercicio de la democracia participativa, social y protagónica ser interlocutor en la definición de líneas estratégicas, en la gestión y auditoría de las políticas públicas y la formulación del Plan de Desarrollo de la Nación 2013, herramienta transformadora en la construcción de la revolución bolivariana y socialista.



frlandaeta@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2432 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas