El Polo Patriótico y el Partido Revolucionario

Por exigencias de algunos camaradas, y debido a las provocaciones que sobre el tema del  partido y las distintas organizaciones de masas, he provocado en algunos colectivos. Y además que es un deber de los revolucionarios emitir opiniones sobre los distintos acontecimientos  que ocurren en nuestro proceso, estoy obligado a emitir algunas consideraciones: 

  • En principio debemos aceptar como un hecho que estamos en un proceso constante de la lucha por la unidad del pueblo y el partido revolucionario como expresión mas avanzada de esa unidad, es decir estamos construyendo la unidad del pueblo y de sus instrumentos de luchas. Acá no hay nada acabado, porque por lo demás las vanguardias de los pueblos son fundamentalmente históricas, reconocidas como tales cuando los procesos avanzan de tal manera que no dejan lugar a dudas de las incidencias que los avanzados tuvieron en el desarrollo de esas coyunturas.
  • Después aceptamos como cierto que el movimiento de masas viene avanzando mientras que el proceso de unidad no lo hace igual, la gente se moviliza (en los últimos meses esta movilización ha bajado significativamente), ante el llamado del líder, pero esto no deja expresión organizativa, donde se manifieste la unidad del pueblo como expresión del programa o de sus instrumentos. El PSUV  es un partido donde confluye distintos grupos, grupitos completamente amorfo, no es ni expresión de unidad del pueblo, menos el instrumento que pudiera guiar los siguientes procesos de lucha de la revolución bolivariana. Este debe dar paso tal ves desde su propia interior a una organización superior que además de ser expresión de  unidad política este en capacidad de dirigir las siguientes luchas cuyas características son en extremo delicadas, por la cualidad de enemigo que enfrentamos
  • También tenemos que aceptar que paralelamente con la formación del PSUV, como propuesta del presidente Chávez, se han venido conformando una serie de organizaciones populares vinculadas o no con el PSUV, dependientes o no del estado, que tienen manifestación propia, debates propios y estructuras propias y que aunque no tienen incidencia en decisiones transcendentales de la lucha por el poder (fundamentalmente por su desunión), existen como tal y son parte de la expresión de unidad del pueblo bolivariano y que además son resultados de la no existencia del partido revolucionario
  • Podemos decir a estas alturas del debate que estamos en un proceso de construcción del partido revolucionario que dirigirá los destinos de nuestra revolución. “SIN PARTIDO REVOLUCIONARIO NO HABRA REVOLUCION” dijo Chávez siguiendo a LENIN, el PSUV, podría ser un punto de partida para esa construcción en la medida que asuma sus propios postulados, debates y lucha por la unidad.
  • No debemos colocarnos fuera de la realidad, por el contrario, debemos debatir como pueblo, debatir como uno más donde quiera que nos paramos. Se trata de estructurar la fuerza para sembrar este debate en el seno del pueblo, ordenadamente. Hablamos de un partido que no existe, solo unas siglas, pero lo construimos porque nos unimos. Construimos el partido de la revolución socialista. Se trata, además de impulsar una correlación de fuerzas que determine los asuntos políticos. Organización no son las estructuras esquemáticas, es un pueblo que asuma un programa y distribuye fuerzas para el combate contra sus enemigos. Por eso, la discusión es con todo el pueblo.
  • Nuestro amigo pablo resumiría esa propuesta de la siguiente forma “…Las más recientes experiencias de acción unitaria de clase tuvieron como eje la lucha política, ratificando que es más fácil lograr la unidad de clase tras objetivos políticos definidos, para lo cual es necesario recuperar las ideas y el espíritu de las Tesis del Frente Único Proletario elaboradas en la mejor época de la III Internacional, bajo la dirección de Lenin, y alejadas de cualquier visión sectaria……….”y además
  • “…Las dificultades que ofrece conciliar la realidad del proceso bolivariano con las formas de organización que se requieren para avanzar hacia el socialismo no serán superadas tampoco en base a analogías teóricas con experiencias revolucionarias anteriores, porque es sabido que si como método es malo para las ciencias, es mucho más estéril para penetrar en la compleja trama de la lucha de clases…..”
 
  • “…..El problema del partido no puede plantearse por fuera de la realidad que lo determina y que podría formularse en los siguientes términos: ¿es posible profundizar la Revolución para avanzar hacia el socialismo y fortalecer al mismo tiempo el bloque bolivariano? Profundización de las medidas revolucionarias y mayor unidad: dos elementos que aparecen como contradictorios, y que dejarán de serlo sólo cuando se logre una respuesta práctica que permita resolverlos en una unidad superior.”
 
  • Ahora para nuestro proceso de construcción desde el PSUV, las cosas se han hecho al revés, se ha pretendido con una acción burocrática, dejar establecidas ni más ni menos que las bases del partido, nervio motor del proceso de construcción. Esa medida de convocatoria de registro de los militantes de vanguardia y intentos de estructuración de las mismas, sin que medie un proceso de debate, de acercamiento en la lucha, sin que se tome en cuenta los distintos niveles de conciencia de la militancia, no tiene sentido y podría ser un estruendoso fracaso si no le damos la pertinencia que requiere.
 
  • De hecho con la propuesta de estructuración del polo patriótico, (aunque tiene algunas característica similares a la que ha hecho el partido con las patrullas de vanguardias) el partido quedo a la deriva, por cuanto esa estructuración del polo, plantea la posible conformación de un gran frente u organización de masas con carácter político, (que por cierto es uno de los instrumento básicos de todo proceso revolucionario) en donde deben acercarse fuerzas de todo tipo que fundamentalmente levantan las banderas nacionalista de lucha contra el imperio. Y el PSUV, que tiene características similares esta como una tarabita: sin rumbo y desconcertado.
 
  • Ahora malo seria desconcertarnos por la situación planteada, creo que es un avance significativo lo que esta sucediendo en el proceso unitario del pueblo bolivariano y en consecuencia en la incidencia de la construcción de los instrumentos necesarios para seguir avanzando. Una ves mas Chávez con sus propuestas le ha dado un sacudon al proceso y nosotros debemos acompañar las mismas dando luces de cómo deben ser los procesos.
 
  • Creemos que debemos darle organicidad al partido construyendo las patrullas de vanguardia, pero entendidas como un proceso de debate y discusión-acción en donde se agrupan los sectores mas avanzados del pueblo. Es un proceso, así debemos entenderlo, explicarlo y aplicarlo, porque lo que estamos construyendo es ni más ni menos que las bases es decir el sostén del partido revolucionario. Significa esto que no se le dará cabida a todos los militantes del partido? No, lo que significa es que a cada nivel de conciencia estaremos proponiendo un nivel de organización que corresponda en donde se sienta identificado, y pueda tener posibilidades de avances en su conciencia, porque los avances en la conciencia de los compañeros guarda relación con la justa organicidad que se le de. Así se estructuran los partidos revolucionarios, a cada nivel de conciencia hay que darle propuestas que le correspondan
 
  • Del otro lado, el polo patriótico, si se le estructura también en un proceso de debate entre iguales, con características de estructura horizontal, con pertinencia por igual de las distintos capas ,sectores, clases que tienen un programa común fundamentalmente antiimperialista, puede convertirse en el gran frente contra el imperio que necesitamos estructurar. ¿Debemos inscribir en el gran polo patriótico las organizaciones políticas que estamos construyendo?, Claro que si, es la garantía que las características que antes señalamos del frente puedan concretarse y no convertirse en meras actividades electoralistas. En nuestras organizaciones populares están presentes distintas niveles de conciencia muchos de los cuales llegan a duras a penas ha ser antiimperialista, pero no anticapitalistas por lo  que no pueden, así forcemos la barra, pertenecer a las patrullas de vanguardias del partido, su pertinencia unitaria se manifiesta en el frente y allí debemos colocarlo, es decir nuestras organizaciones tienen un marcado proceso lógico antiimperialista, porque esta es la contradicción principal que marca nuestro proceso.
  • Finalmente creemos que cada día mas nuestro proceso camina por un sendero revolucionario que presagia un enorme salto en la conciencia organizativa del pueblo. Por un lado la construcción del partido, atendiendo a formas no burocráticas de organización y por el otro la construcción de un gran frente de masas políticas antiimperialistas. Los socialistas revolucionarios tenemos un gran compromiso teórico y practico en función de que esto sea un éxito.

  • jota.sanrod@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2340 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas