Claridad revolucionaria

Cuando la política es concebida, practicada y ejecutada desde una óptica revolucionaria y por tal motivo basada en la más poderosa herramienta de análisis y acción, el marxismo-leninismo, el diseño de la estrategia, de la táctica y la atención a las coyunturas está puesto al servicio de los intereses populares de liberación; por el contrario, el abandono de esta metodología apunta al fortalecimiento de los sectores oportunistas de izquierda y a las oligarquías pro imperialistas de nuestros países.

El propio marxismo permite la posibilidad de construir, a partir de los análisis correctos en la caracterización de las fuerzas en juego en la sociedad en un momento determinado, las alianzas correctas que brinden la posibilidad de avance en la consecución de los objetivos tácticos en función de las metas estratégicas.

Además que un análisis político científico te señala y caracteriza quienes son aliados y quienes enemigos.

Todo lo anterior lo decimos para ilustrar el porqué los partidos políticos, sectores e individualidades más consecuentes con el proceso bolivariano somos suficientemente críticos con un estado que continua siendo capitalista y al mismo tiempo reconocemos la importancia que tiene para el avance del proceso de liberación nacional el liderazgo del Presidente Chávez y el triunfo electoral de las fuerzas patrióticas y revolucionarias en las elecciones presidenciales del próximo año. Siguiendo con lo de la elaboración política profunda, el proceso bolivariano representa para Venezuela la posibilidad histórica de liberación económica y política del imperialismo para seguir avanzando hacia metas superiores que abran paso al socialismo.

Por eso es que para quienes hemos hecho del marxismo-leninismo instrumento de praxis revolucionaria no nos sorprende que sectores de la burguesía nacional tengan intereses en la liberación nacional y acompañen, hasta dónde sus intereses se vean reflejados, al proceso bolivariano; como igualmente lo acompaña una buena casta de burócratas oportunistas mimetizados de revolucionarios como el Alcalde del Municipio Piar del estado Bolívar, por ejemplo. En este último caso como una expresión del perniciosos policlasismo cuando de cumplir tareas revolucionarias se trata.

En definitiva, la claridad revolucionaria permite conocer que para los intereses de la Clase Obrera y del pueblo en general el enemigo fundamental es el capitalismo, el enemigo principal el imperialismo y sus burguesías y operadores políticos asociados como la MUD; pero que también existen los infiltrados.

A cada quien su tratamiento político correspondiente para avanzar.


(*)Militante del PCV

www.twitter.com/edgarmelendez79

edgarml79@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1421 veces.



Edgar Meléndez(*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: