Pare de sufrir

Magnicidio, genocidio, suicidio

1
Quien estima que la paralización de una cabeza inmovilizará el cuerpo social, recurre al magnicidio. Cristo fue ejecutado para detener a sus creyentes. El presidente ecuatoriano Roldós y el presidente panameño Torrijos perecieron en inexplicables accidentes aéreos. Quien no encuentra cabezas, recurre al genocidio. Un millón de comunistas fueron masacrados en Indonesia para apuntalar la dominación estadounidense.

Magnicidio y genocidio no son excluyentes. El asesinato de Allende precede el de tres mil chilenos.La incineración de miles de panameños en barrios bombardeados por la aviación de Estados Unidos es preámbulo


2
El genocidio requiere la indefensión de las víctimas. Hacia fines de la Primera Guerra Mundial fueron aniquilados dos millones de civiles armenios. Los judíos europeos no resistieron, salvo en esporádicas rebelionescomo la del ghetto de Varsovia, y los nazis inmolaron a cinco millones de ellos. Los soviéticos resistieron, y derrotaron a los nazis. El genocidio fracasa cuando enciende una guerra de resistencia. En Cuba se falló consecutivamente en el magnicidio -cerca de un centenar de tentativas contra Fidel confiesa la CIA- y en el genocidio: la invasión de Bahía de Cochinos, el bloqueo de la crisis de los cohetes e infinidad de amenazas abortaron. Los golpistas iniciaron el 11 de abril con un genocidio que serviría de coartada para un magnicidio que sería el preámbulo de otro genocidio que algunos opositores calculaban en diez mil víctimas. Una resistencia popular unánime


3
Todo genocidio contra un pueblo comienza impidiéndole que se defienda. Contra laRepública Española se armó un bloqueo que le impidió recibir armas para combatir el alzamiento falangista de Franco. Maniobras diplomáticas evitaron que la revolución guatemalteca de Jacobo Arbenz dispusiera de pertrechos defensivos contra la invasión de mercenarios de Castillo Armas. Cuba fue bloqueada, y una explosión provocada aniquiló al Couvre, barco en cual llegaban armas para defender la Revolución. Contra la Nicaragua sandinista operó otro bloqueo que la estranguló económica y estratégicamente.

La mayor potencia armamentista y vendedora de armas del mundo, que inunda con más de tres millardos dólares en parque a la vecina Colombia, acusa a Venezuela de comprar armas. Víctima armada



4
Incapaces de dominar tierra firme, los imperios la atalayan con islas fortalezas -convertidas luego en islas portaavionesdesde las cuales pueden bloquear costas o arterias fluviales estratégicas. Walter Raleigh fracasó en la conquista de Guayana en 1595 y 1617: los ingleses terminaron ocupando Trinidad para controlar las bocas del Orinoco. Oliverio Cromwell falló en su intento de conquistar el Caribe en 1565: se apropió de Jamaica, segura base para la futura expansión anglosajona. Los ingleses fracasaron asimismo en su expedición contra Buenos Aires; ocuparon las Malvinas como base para amenazar el Río de la Plata. Los holandeses fueron expulsados de Tierra Firme venezolana en 1605; en 1634 nos arrebataron Aruba, Curazao y Bonaire, desde las cuales amenazaron nuestras costas con el tráfico de esclavos, con el abominable contrabando. Independizado Curazao, devino virtual base estadounidense que no elimina el narcotráfico pero pretende eliminar nuestra



5
Las personas, las naciones, no sólo son asesinadas:
también se suicidan.

La mejor forma de hacerlo es convertirse en potencia militar. Roma eligió ese camino.

Sus ciudadanos, reclutados para las constantes guerras, perdieron sus vidas y haciendas. Los esclavos y los tributos en trigo exaccionados a las naciones vencidas los arruinaron por competencia desleal. El sistema republicano dependió de tal forma del triunfo militar que devino autocracia donde las legiones ponían y quitaban césares. Los ciudadanos romanos degeneraron en marginalidad parasitaria alimentada por las conquistas. El propio ejército acabó en fuerza mercenaria integrada por extranjeros, quienes se rebelaron y saquearon Roma. El imperio se dividió y se hundió dando paso


6
Estados Unidos nace como potencia militar con un gigantesco genocidio contra indígenas países vecinos. En el proceso arrebata más de la mitad de su territorio a México, interviene en Panamá y lo cruza con el canal que le garantizará la comunicación interoceánica, ocupa Puerto Rico, ejerce un protectorado contra Cuba, plaga de invasiones el Caribe, y tras invadir Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, ocupa la mitad de ésta con las tropas de la Otan, y fuerza a Occidente a aceptar el dólar como base de las reservas monetarias. Desde entonces entabla contra la Unión Soviética una carrera armamentista que asegura el colapso económico de ambas potencias. La industria yanqui pierde la supremacía y sobrevive subpagando inmigrantes ilegales y trabajadores de maquilas en el extranjero. Ambas políticas arrojan a los estadounidenses al desempleo y a la pobreza:
las inversiones en China reportan la pérdida de millón y medio de plazas de trabajo; en la potencia norteña hay más de 36 millones de pobres.

La economía depende de la producción de armas, y ésta de una creciente serie de intervenciones militares en virtud de las cuales la presidencia deviene autocracia cesarista cuya elección y reelección depende de las agresiones bélicas y del control totalitario sobre la disidencia. Ante la resistencia de los ciudadanos contra las guerras imperiales, el ejército deviene mercenario, con preponderancia de hispanos y negros.

Estados Unidos cierra 2004 con sendos déficits cercanos a los 500 billones de dólares en su balanza comercial y en su presupuesto. “El viejo dólar se hunde”, diagnostica Bill Gates, y con él una hegemonía basada en cumplir las obligaciones imprimiendo papel verde.

El magnicida y genocida deviene suicida.


PD: Llega a Venezuela mi libro de relatos “Andanada”, editado en España. No se lo pierda.


luisbritto@cantv.net





Esta nota ha sido leída aproximadamente 5852 veces.



Luis Britto García*

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas