Chávez, el Deporte y la política

Qué ingenuidad y qué ignorancia la de aquellos que piensan que “el deporte no tiene nada que ver con la política”. Sólo bastaría observar el mezquino tratamiento noticioso que le han dado algunos medios de comunicación a las informaciones relacionada con atletas que han mostrado públicamente alguna simpatía gobierno del presidente Chávez.

Desde los griegos hasta nuestros días el deporte siempre ha tenido una vinculación directa con la política y eso no se puede tapar con un dedo, y mucho menos con esa ridícula frasecita, convertida por periodistas y políticos fariseos en un lugar común. Así que cuando escuche a un político decir que el deporte no tiene nada que ver con la política salga corriendo, está en presencia de un gran demagogo.

Quienes duden del histórico matrimonio entre el deporte y la política le recomendamos leer la Ilíada y La Odisea, de Homero; cualquier texto sobre sociología del deporte, o, en todo caso, la historia de las olimpíadas y de los mundiales de fútbol para que jamás crean a pie juntillas esa estupidez de que los músculos van por un lado y la ideología por el otro

El tema viene a colación, entre otras cosas, por la manera tan irresponsable como algunos medios de comunicación privados han abordado el tema sobre la reciente incursión del piloto venezolano Pastor Maldonado en la Fórmula Uno con la escudería Williams. Publican poco y cuando publican se autocensuran o dejan de revelar datos de interés general sólo con el cínico propósito de intentar ocultar los logros obtenidos por el deporte venezolano durante los doce años de gestión del presidente Hugo Chávez Frías.

Pero esto no ocurre solamente con el automovilista Pastor Maldonado, sino también con su colega Milka Duno, los beisbolistas Maglio Ordoñez, Antonio Potro Álvarez y Oswaldo Guillen, el basquebolista Gabriel Estaba, el futbolista Rafael Dudamel, la ciclista Daniela Larreal, la judoca paraolímpica Nahomi Soazo, tan solo por nombrar a algunos.

No obstante el caso más dramática de la manipulación política y mediática ocurrió con la muerte del campeón mundial ligero (CMB) Edwin “Inca” Valero, quien antes y después de su tragedia fue estigmatizado y morbosamente agredido en su condición humana por el solo hecho de llevar en su pecho un tatuaje con la bandera de Venezuela y la figura del presidente Chávez.

jhocas10@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2069 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor