Replica al artículo: Otro Teodoro Petkoff a la vista: Luis Fuenmayor Toro

Algo ocurre que la canalla se irrita

Link del Articulo (http://www.aporrea.org/educacion/a116048.html)

La guerra sucia no ocurre solamente entre los estados. Se produce hasta en los niveles más elementales de la sociedad. Y como en la lucha geopolítica mundial, siempre se utilizan esbirros pagados para que lancen la basura y las calumnias sobre los enemigos. Nunca lo hacen los dirigentes, los amos, los patronos; siempre hay alguien dispuesto a cumplir con la labor mercenaria de enlodar y agredir cobardemente. La mentira y el insulto son las armas de estos cerdos de la política, validos de la existencia de la más absoluta impunidad. Es curioso que sean precisamente los partidarios de un gobierno, que se dice defensor de los de redención del pueblo venezolano, quienes acudan a estas prácticas deleznables. Prácticas, por demás, de las cuales ha sido víctima su líder y guía fundamental por parte del estercolero imperialista nacional e internacional. Pareciera que los chiqueros no están sólo de ese lado, sino que también las hay, y bastantes, del lado que nos libraría de ellos mediante una limpieza radical.

No otra cosa es el escrito de Enelia de los Ángeles Escalona (Aporrea, 20-1-2011) seguramente motivado por la aclaratoria que envié a ese portal, sobre el pago de 22 años de intereses sobre prestaciones sociales (1975-1997) durante mi gestión en la OPSU, que había sido atribuido erradamente por un articulista al exministro Moncada. No pudiendo contradecir mi señalamiento, la citada ciudadana, claramente designada a tal efecto, recurre a la ofensa y a la descalificación, no sólo mía sino de mi familia, acción muy alejada de la ética socialista que se dice defender. Nosotros pagamos esa deuda en parte con dinero contante y sonante y en parte con bonos de la deuda pública, pero esa decisión no es de Héctor Navarro ni mía, ni de ningún hechizo, sino del Ministro de Finanzas de Chávez, que es quien puede tomar estas decisiones. Vayan hasta el Presidente todas sus quejas y reproches al respecto. Debo recordarle, en descargo de Chávez, que en el período de los pagos (2001-2004) ocurrieron: la huelga general de 2001, el golpe de Estado de 2002 y el sabotaje petrolero y paro empresarial de 2002-2003.

Brevemente respondo sus otras canalladas: María Luisa Maldonado fue contratada como asesor por la ONAPRE, para que ayudara en el cálculo de prestaciones sociales, por lo que su reclamo argumentado debe hacérselo de nuevo al Presidente, responsable de la designación del director de esta oficina. No coqueteé con Caldera, acepté la invitación de Carlos Walter, ministro de sanidad de entonces y de desempeño muy superior a todos los ministros de Chávez, para dirigir dos proyectos de salud con financiamiento multilateral, lo cual no me impidió ser muy crítico públicamente de la gestión del expresidente, de lo cual se hubiera enterado si hubiera revisado la prensa nacional de ese período; pero no, había que responder rápido a Fuenmayor, para descalificar la aclaratoria antes referida. Si hubiera revisado las cifras del propio gobierno (La Revolución bolivariana en la educación universitaria 1999-2009) publicadas en el portal del ministerio respectivo, sabría que la educación oficial creció entre 2000 y 2004 un 60 por ciento, mientras que la educación privada sólo lo hizo en un 40 por ciento.

Por lo tanto, sus acusaciones son falsas, son simples calumnias elaboradas por su cerebro, para satisfacer las ambiciones de algún grupo particular. Revise la memoria y cuenta del CNU de los años posteriores a Moncada, para que se entere de cuántas carreras, núcleos y sedes universitarias privadas crecieron sin autorización ninguna y debieron ser estudiadas durante la gestión de Acuña. No mienta, no invente, documéntese. Otro tanto sobre el crecimiento de la Santa María, que se produjo entre 1992 y 1999. A esta universidad se le cerraron todos los postgrados en el interior del país, los cuales habían sido abiertos incluso sin conocimiento de su rector. La sede de Amazonas le fue cerrada durante casi un año, mientras efectuaban el proceso legal de creación; funcionaba desde los noventa. Sobre el aviso de la Contraloría de hace 5 años, parte de la guerra sucia existente desde hace tiempo, lo aclaré en artículos públicos en su momento y se entregó a dicha institución las pruebas de la total falsedad de su contenido.

Por último, como profesional en plenas facultades, capaz y conocedor de la educación universitaria, puedo contratar mis servicios de consultoría con cualquier institución legal que me lo solicite. La OPSU requirió de mi ayuda y se la presté en el área de admisión estudiantil y de publicaciones y allí están una veintena de libros, revistas y documentos, que dan fe de la actividad cumplida. Si Venezuela es de todos, como dice la propaganda gubernamental, no entiendo por qué se critica que una persona opuesta al gobierno pueda trabajar para éste. ¿No es eso lo que hacen los más de 2 millones de empleados públicos existentes? ¿O es que quien piense en forma diferente del gobierno debe ser dejado cesante? ¿El derecho constitucional al trabajo es sólo para quienes votan por el Presidente? Ah… Prefiero que se me identifique como Rector de la UCV (cargo académico de elección) que como Director de la OPSU (cargo administrativo de designación), aunque estoy orgulloso de la labor desempeñada en ambas instituciones.

lft3003@yahoo.com

Es una réplica a una alusión directa y ofensiva. Espero se publique como dicta la ética periodística.     


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2492 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a116119.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO